Mi renacimiento

Yo ya estaba listo para regresar a la vida en la Tierra y veía a mis padres que se preguntaban:

– ¿Convendrá tener un hijo? ¿No se perjudicará nuestro trabajo? ¿No aumentarán demasiado los gastos?

Diariamente tejían este tipo de consideraciones y no se decidían. Yo estaba acompañado por algunos amigos espirituales que siempre inspiraban en mis padres el deseo de tener un hijo, que sería yo.

Un día, finalmente, ellos me aceptaron y adquirieron para mí todo lo que habían soñado para su bebé: copitas, carrito y mil y un pertrechos.

Leer más

Fe y cultura

“Al enfermo en la fe sobrellevad, pero no hasta discernimientos dudosos.” -Pablo (Romanos, 14:1)

Indudablemente, no siempre la fe acompaña la expansión de la cultura, tanto como no siempre la cultura consigue elevarse al nivel de la fe.

Un cerebro vigoroso puede elevarse a prodigios de cálculo o destacarse en los más entrañados campos de la emoción, puertas adentro de los valores artísticos, sin entender bagatelas de resistencia moral delante de la tentación o del sufrimiento.

Leer más

A la memoria de Allan Kardec

Conforme trascurre el tiempo
tu figura se agiganta,
y un Redentor se levanta
¡gloria de la humanidad!
De todas las religiones
la tuya es la más sencilla,
porque en su código brilla
la razón y la verdad.
Son todas sus enseñanzas
ampliación del Cristianismo;
por eso el Espiritismo
es la mejor religión.

Leer más

Padre alcohólico

1- Mi padre es alcohólico. Se ha hundido en el vicio, perdió el trabajo y el respeto por sí mismo. Estamos en una situación difícil por su culpa. Ya estuvimos en buena situación. Sobrevivimos con el esfuerzo de dos hermanos más mayores. Por mi lo echábamos de casa…

¿Y si tuviera cáncer? Ciertamente te compadecerías, procurarías rodearlos de cuidados.

2- Él no tiene cáncer. Es solamente un débil que se dejó dominar por la bebida. No merece compasión.

Engaño tuyo. Sabes que el alcoholismo es clasificado por le medicina como una enfermedad grave, problemática, incurable y de difícil control.

Leer más

Ayúdate que el Cielo te ayudara

Se cuenta que un sabio caminaba con los discípulos por un sendero escabroso, cuando encontraron un hombre piadoso que, arrodillado, le rogaba a Dios que lo ayudara a sacar su coche del lodazal. Todos miraron al devoto, se sensibilizaron y siguieron su camino.

Unos kilómetros más adelante, había otro hombre, que estaba, igual que el anterior, con su coche detenido en un atascadero. Éste, no obstante, vociferaba reclamando, pero intentaba con mucho empeño rescatar el vehículo. Conmovido, el sabio propuso a sus discípulos que lo ayudaran. Reunieron todas sus fuerzas y consiguieron retirar el transporte del atascadero.

Leer más

Con serenidad

La serenidad es la piedra angular de las edificaciones morales y espirituales de la criatura humana, sin la cual se tornan muy difíciles las realizaciones. Es consecuencia de una conducta correcta y una conciencia ecuánime, que proporcionan la visión real de los acontecimientos, así como facultan la identificación de los objetivos de la vida, que merecen los valioso emprendimientos de la existencia corporal.

Leer más

Sobre los médiums XIV

Hoy os hablaré del desinterés que debe ser entre los médiums una de sus cualidades esenciales, de la misma manera que la modestia y la abnegación.

Dios les ha dado esta facultad con el fin de que ayuden a propagar la verdad, pero no para hacer de ella un tráfico; y por esto no sólo entiendo aquellos que quisieran explotarla como lo harían con un talento ordinario, que se harían médiums como uno se hace cantor o bailarín, sino todos aquellos que pretendiesen servirse de ella con cualquier mira de interés material.

Leer más

Súpercultura y calamidades morales

“Y le dijo Dios: Necio, esta noche vuelven a pedir tu alma; y lo que has prevenido, ¿de quién será?” – Jesús (Lucas, 12:20)

No basta juntar valores materiales para la garantía de felicidad.

La súpercultura consigue actualmente en la Tierra ciertos prodigios, en todos los reinos de la Naturaleza física, desde el control de las fuerzas atómicas a las realizaciones de la Astronáutica.

Leer más

Sobre los médiums XII

Dios me ha encargado de una misión que debo cumplir con los creyentes a quienes favorece con la mediumnidad. Cuántas más gracias reciben del Altísimo, más peligros corren, y estos peligros son tanto más grandes porque toman origen en los mismos favores que Dios les concede.

Las facultades de que gozan los médiums les atraen los elogios de los hombres, las felicitaciones, las adulaciones: aquí está su escollo. Estos mismos médiums que deberían tener siempre presente en la memoria su incapacidad primitiva lo olvidan; hacen más: lo que sólo deben a Dios lo atribuyen a su propio mérito. ¿Qué sucede entonces?

Leer más