La piedad

kardec217.) La piedad es la virtud que más se aproxima a los ángeles, es la hermana de la caridad que os conduce hacia Dios. ¡Ah! dejad que vuestro corazón se enternezca al aspecto de las miserias y de los sufrimientos de vuestros semejantes; vuestras lágrimas son bálsamo que derramáis sobre sus heridas, y cuando por una dulce simpatía, conseguís volverles la esperanza y la resignación, ¡qué satisfacción no experimentáis! Es verdad que este encanto tiene cierta amargura, porque nace al lado de la desgracia; pero si no tiene la acritud de los goces mundanos, ni las punzantes decepciones del vacío que dejan en pos de sí, tiene una suavidad penetrante que alegra el alma.

Leer másLa piedad

Confirmando revelaciones de André Luiz

andreluzHace algunos años que nos dedicamos al estudio de los libros del espíritu André Luiz.  Dependiendo del énfasis que ponemos en cada lectura, descubrimos diversas facetas de las obras. Varias veces hallamos una frase o un capítulo interesante y lo guardamos en la memoria. Fue lo que ocurrió con el capítulo 36 del libro Nuestro Hogar –La vida en el mundo Espiritual (primera edición en 1943) intitulado “El sueño”, donde leemos:

“Fui conducido, entonces, por ella, a un prodigioso bosque, donde las flores estaban dotadas de singular propiedad –la de retener la luz–, revelando una fiesta permanente de perfume y de color. Tapetes dorados y luminosos se extendían, de esa manera, bajo los grandes árboles susurrantes al viento”… (…)

Leer másConfirmando revelaciones de André Luiz

No tengáis miedo

bezerraHijos, no tengáis miedo de la vida, en las pruebas y sorpresas del camino; no tengáis recelo del mañana, que solamente a Dios pertenece. Vivid con alegría y sin miedo, sumisos a la Voluntad Divina en cualquier circunstancia.

Combatid vuestros errores, todavía comprendéis la necesidad de aprender la lección en los reveses que nadie puede esquivar.

Recoged, resignadamente, en la gleba que plantasteis, sin reclamar de los espinos que os dilaceran las manos, que no supieron separar los brezos del buen grano. Que la revuelta silenciosa no os amargue la existencia, determinando vuestras más veladas actitudes.

Leer másNo tengáis miedo

Relatividad de la vida física

Divaldo#1Aunque la relatividad del ser físico, de la existencia terrena, el sentido de la vida permanece inalterado. Si se depositan en el cuerpo, apenas, todas las aspiraciones, a medida que él envejece, que se disminuyen sus resistencias y posibilidades, claro está que pierde el impacto y el objetivo.

Observando, la vida como un todo, no solamente como la trayectoria fisiológica, tales oportunidades se realizan a cada instante, archivándose en el pasado, y sirven de base para nuevas búsquedas y motivaciones.

No siendo el cuerpo más que una vestimenta, su duración sin restricciones, desgastándose en cuanto vibra, consumiéndose a medida que es utilizado. Las conquistas agradables y las derivadas del sufrimiento es parte integrante de su contenido, permaneciendo como valores que lo enriquecen.

Leer másRelatividad de la vida física

Mañana

emmanuelMuchas veces a la semana repetimos la palabra “mañana”. Tenemos la costumbre de decir “mañana” al vecino que solicita nuestra cooperación y consuelo. Habitualmente postergamos para mañana las tareas espinosas.

Siempre que surge alguna dificultad que demanda nuestro mayor esfuerzo, apelamos al mañana. Sin dudas, el “mañana” constituye una luminosa esperanza con la renovación del Sol en el camino, pero también representa el servicio que dejamos de realizar.

Leer másMañana