Tercer Milenio

bezerraHijos, adentrando el Tercer Milenio de la Era Cristiana, es necesario que evaluéis lo que tenéis hecho, en vosotros mismos, para que el Espiritismo, en la causa que abrazasteis, se propague sin tantos problemas en beneficio de los hombres, en la Tierra.

¿Habéis sido, en el grupo espirita al cual os vinculasteis, un factor de unión entre los compañeros? ¿Cuáles son vuestros verdaderos propósitos en la Doctrina?  ¿Pretendéis solamente disfrutar de las bendiciones de la fe raciocinada ante las arremetidas del miedo y de la inseguridad, a camino de la vida del más allá del túmulo, o anheláis que la fuente cristalina que os refresca se ofrezca a los labios resecados de quien os acompaña en la peregrinación para las cimas?  ¿Frecuentáis la casa espírita apenas para aliviar la conciencia o ya os integrasteis en alguna tarea en que ya os sea posible sentiros más útiles? ¿Ejercéis la mediumnidad para vuestro deleite, en el intercambio con los amigos del Más Allá, o de ella hacéis un instrumento cotidiano de consuelo y de esclarecimiento para los que divagan sin rumbo?

Leer másTercer Milenio

La idea de la inmortalidad

emmanuelEn vano los corifeos del ateísmo propagaron sus amargas teorías, cuyo objetivo es el aniquilamiento de la idea de la inmortalidad entre los hombres; en balde la enseñanza de nuevos sistemas de educación, dentro de las innovaciones de los códigos políticos, intentará sofocarla, porque todas las criaturas nacen en la Tierra con ella grabada en los corazones, inclusive los pretendidos incrédulos, cuya mentalidad, no consiguiendo solucionar los problemas complejos de la vida, se revelan, maldiciendo contra la sabiduría suprema, como si sus gritos blasfematorios pudiesen oscurecer la luz del amor divino, deteniendo los sublimes manantiales de la vida.

Puede la política obstaculizar su manifestación, anteponiéndole fuerzas represoras: la idea de la inmortalidad vivirá siempre en las almas, como la aspiración latente de lo Bello y de lo Perfecto.

Encima del poder temporal de los gobernantes y de la moral dudosa de los predicadores de las religiones, ella continuamente proseguirá dulcificando los corazones y exaltando las esperanzas, porque significa en si misma el luminoso patrimonio del alma encarnada, como recuerdo perpetuo de su vida en el Más Allá, simbolizando el lazo indestructible que une la existencia terrena a la Vida Eterna, vislumbrada, así, por su memoria temporalmente adormecida.

Leer másLa idea de la inmortalidad

¿Son los Espiritistas los denominados obreros de última hora?

ultima_hora1. La parábola

Los más dedicados exégetas –estudiosos de los textos bíblicos– consideran que hay algunas parábolas de Jesús de difícil o por lo menos controvertida comprensión. La parábola de la viña, también llamada de los trabajadores (obreros) de la última hora es una de ellas. Así para que podamos preparar nuestra respuesta a la pregunta del título de este artículo, transcribimos a continuación la parábola en Mateo 20, versículos 1-16:

«Porque el Reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia, que salió por la mañana a contratar  obreros para su viña. Y habiéndose concertado con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Y saliendo cerca de la hora tercera, vio otros que estaban en la plaza ociosos. Y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que fuere justo.

Leer más¿Son los Espiritistas los denominados obreros de última hora?