Control de la agresividad

odioLa posibilidad de evitar cualquier forma de agresividad consiste en actuar en sus primeras manifestaciones, en el pensamiento de las personas a través de la Educación Espiritual, con el ejemplo y por la práctica de buenas acciones.

Jesús, al ser agredido por malhechores, pidió a Dios: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen”. (Lc 23, 24) En ese sentido, las palabras “no saben”, significan inmadurez espiritual, y no propiamente ignorancia por falta de escolaridad. Eso muestra porque muchas personas sin ninguna escolaridad pueden revelar sabiduría que las iguala a la de los sabios.

El verdadero camino, que lleva al control de la agresividad, debe empezar en lo íntimo de cada uno, procurando dominar el egoísmo que esclaviza el alma a los bienes materiales. Y, aunque sean bienes indispensables a la vida, deben ser distribuidos con ecuanimidad entre todos los seres humanos, que necesitan de un mínimo para que tengan supervivencia con dignidad.

Leer másControl de la agresividad

Ama a Dios

dar-y-recibir“Si alguien dice que ama a Dios y no ama a su hermano, es un mentiroso”Esto lo escribió el Apóstol san Juan y expresa una gran verdad.

Dios está en todas las criaturas. Por lo tanto, si tenemos odio a alguien, ofendemos al mismo Dios que habita en él.

Demostraremos nuestro amor a Dios, que no vemos, amando a las criaturas que vemos y que viven junto a nosotros.

***

No pierdas tu equilibrio interior. Por grande que sea la tempestad que te envuelve, no pierdas el equilibrio. Todas las tempestades pasan. Y si sabemos recibirlas con serenidad, no nos pueden hacer ningún daño.

Jesús dormía dentro de la barca…

Cuando los discípulos lo llamaron asustados, todo se calmó. Haz lo mismo. Recurre al Maestro Divino, para que las tempestades se calmen a tu lado.

Leer másAma a Dios

Trastornos de conducta en la familia

DivaldoEn un aglomerado familiar, por las conjeturas anteriores de las existencias, el crisol de la evolución, no son pocos los asuntos que quedan por el camino, aguardando una solución. Entre algunas, vale la pena señalar el trastorno de conducta por obsesión, que anatematiza a muchos Espíritus en el campo de la reencarnación.

Por no haber tenido la oportunidad de volver al mismo proscenio hacia donde se fue su verdugo, la víctima del pasado, delirante, permanece en aflicción y busca la forma de alcanzarlo para la venganza lamentable, sin serenarse mientras las leyes de la afinidad no se le acerque del antiguo antagonista. En vez de la contribución sublime del amor, lamentablemente, aún elige convivir con el odio, con la venganza enfermiza, en terrible alucinación que le impide discernir racionalmente las actitudes que deben ser tomadas y resbalando en el proceso obsesivo, tan cruel como fueron las causas que lo desencadenaron.

Leer másTrastornos de conducta en la familia

La subconsciencia en los fenómenos psíquicos

emmanuel2Todas las teorías que pretenden elucidar los fenómenos mediúmnicos, ajenos a la Doctrina Espiritista, pecan por la insuficiencia y falsedad.

En vano, se procura complicar la cuestión con términos rebuscados, presentándose las hipótesis más impropias y absurdas, dado que los conocimientos recientes de la Física, de la Filosofía y de la Psicología no explican hechos como los de la levitación, de materialización, de naturaleza, al final, genuinamente espirita.

Para la ciencia paralizadas en las concepciones dogmáticas de cada escuela, la fenomenología mediúmnica no debe constituir objeto de ridículo y de burla, pero si un conjunto de materiales preciosos para su observación. Felizmente, si muchos de los investigadores crearon los más complicados sistemas aclaratorios, llenos de extravagancias en sus engañadoras deducciones, algunos de ellos, perseverante, han colaborado con la filosofía espiritualista para la consecución de sus planes grandiosos, que implican la felicidad humana.

Leer másLa subconsciencia en los fenómenos psíquicos