Cielo e infierno

mas_allaCielo e infierno no existen, en la forma como han sido mostrados por las religiones. Existe, si, el mundo espiritual, con sus diversas franjas o dimensiones vibratorias. Cuanto más elevadas, más luminosas y felices. Cuanto más bajas, más oscuras y tenebrosas.

Nadie llega al Cielo, o sea, a los planos superiores del mundo espiritual, sin antes aprender aquí en la Tierra a perdonar, ser pacifico, humilde, fraterno, honesto, justo, desprendido de los bienes materiales y, encima de todo, amar. De la misma forma, nadie asciende espiritualmente sin adquirir los valores de la inteligencia y de la sabiduría, a través del estudio, del trabajo, de las luchas y dificultades de lo cotidiano.

Leer másCielo e infierno

Amor y atracción

emmanuel2En medio de la noche fría, el discípulo inquirió:

– Instructor, ¿cómo entender la atracción del amor? ¿Por qué se destruyen tantas criaturas, en nombre del afecto?

-El sabio pensó, pensó…

Después, inclinando la llama de la candela que iluminaba el recinto, rodeada de gran número de mariposas, entre las cuales muchas de ellas caían muertas, esclareció:

-Muchos se anulan, en nombre del amor, por ignorar sus principios divinos. Observa las mariposas y la llama.

Leer másAmor y atracción

De las mixtificaciones

kardec303. Si es desagradable el ser engañado, lo es más aún el ser mixtificado; por otra parte es uno de los inconvenientes más fáciles de salvar. Los medios de descubrir las astucias de los Espíritus mentirosos se han manifestado en todas las instrucciones precedentes; por esto hablaremos poco sobre el particular. Aquí están las respuestas de los Espíritus sobre este asunto:

1. Las mixtificaciones son uno de los escollos más desagradables del Espiritismo práctico; ¿hay un medio de preservarse de ellas?

Me parece que podéis encontrar la respuesta en todo aquello que se os ha enseñado. Sí, cierto, hay para esto un medio sencillo, es no pedir al Espiritismo más que aquello que puede y debe daros; su objeto es el mejoramiento moral de la Humanidad; si no os separáis de esto nunca seréis engañados, porque no hay dos modos de comprender la verdadera moral, la que puede admitir todo hombre de buen sentido.

Leer másDe las mixtificaciones

El despertar de un Espíritu

amaliadsCuando voló mi espíritu, ¡qué hermoso
halló su despertar! Del infinito
la belleza admiró, y allí vio escrito
de su historia el gran libro misterioso.

Y allí leerlo, lloró, lloró, ¡Dios mío!;
lloró entregado a sin igual quebranto,
hasta que oyó decir: —Seca tu llanto!,
que ya hizo punto, tu vivir sombrío.

—¡Borrar!, borrar quisiera, ¡oh!, mensajero
de augurio celestial, tanta negrura,
trocándola en purísima blancura,
emblema de un espíritu sincero.

Leer másEl despertar de un Espíritu