El dormir y los sueños

kardec2400 – ¿El Espíritu encarnado permanece voluntariamente en su envoltura corporal?
– Es como si preguntases si el prisionero se alegra con la prisión. El Espíritu encarnado aspira sin cesar a su liberación y cuanto más grosera es la envoltura, más desea librarse de ella.

401 – Durante el sueño, ¿descansa el alma como el cuerpo?
– No, el Espíritu jamás está inactivo. Durante el sueño, los lazos que le unen al cuerpo se aflojan y el cuerpo no necesita del Espíritu. Entonces recorre el espacio y entra en relación más directa con otros Espíritus.

Leer másEl dormir y los sueños

Meditación

Amalia¡Hermosa Juventud! ¡Luz y armonía!
¡Destello celestial!
¿Por qué tan breves son tus dulces horas?
¿Por qué te vas?
¿Por qué tus sueños de ilusión y amores, los viene a disipar el desencanto de la edad madura?
¡¡¡Qué triste edad!!!
¿Por qué tus goces pasan como el humo?
¿Por qué la humanidad corre en pos de un fantasma que se llama felicidad?

No conocen que es vana su porfía; pues, ¿cómo han de encontrar en lontananza el bien que ellos soñaron, si lo dejan atrás? Gloria, honores, renombre de la posteridad…, ¡ay!, no son más que amargas irrisiones de la felicidad.

Leer másMeditación

Heridas y cicatrices de la infancia

DiHa sido establecido a través de la cultura de los tiempos, que la infancia es el periodo más feliz de la existencia humana, exactamente por la falta de discernimiento de los niños, y en razón de sus aspiraciones que no pasan de deseos de lo desconocido, de necesidades inmediatas, de ignorancia de la realidad. Sus diversiones son legítimas, porque a ellos se entrega en totalidad, sin ningún esfuerzo, gracias a la imaginación creadora que lo transporta para ese mundo subyacente de creer en aquello que le parece.

No estando la personalidad aun formada, no hay disociación entre lo que es existencia real y aquello que solamente se fundamenta en la experiencia mental. El niño atraviesa ese periodo psicológicamente feliz, sin saber, con las excepciones comprensibles de casos especiales, porque tampoco sabe lo que es la felicidad. Solo más tarde, en la edad adulta es cuando, recordando los años infantiles, constata su valor y puede tener dimensión de los acontecimientos y placeres.

Leer másHeridas y cicatrices de la infancia

Mediumnidad y usted

andreluzIntuición – Ejerza la facultad de la percepción clara e inmediata, pero, para ampliarle el área de acción, procure alimentar buenos pensamientos de manera constante.

Clarividencia – Agradezca la posibilidad de ver en el Plano Espiritual; no obstante, en el esfuerzo del día a día, deténgase en el lado bueno de las situaciones y de las personas, para que sus recursos no se comprometan en el mal.

Clariaudiencia – Regocíjese por escuchar a los desencarnados; sin embargo, aprenda a oír en lo cotidiano para construir la felicidad del prójimo, defendiéndose contra la caída en los engaños de las sombras.

Leer másMediumnidad y usted