Historia de dos almas. Part 2

Amalia– «Siéntate y descansa, me dijo mi guía, y todo cuanto se te presente, asiéntalo y guárdalo en tu libro de memorias.»

Así lo hice. Y ahora aprovecho la ocasión que se me presenta con esta linda historieta, para dar nueva vida a lo que ya un día había sido mío.

Estando escribiendo y tomando apuntes del natural, pensaba: Si ya no dispongo de un cuerpo para poder escribir ¿qué haré yo con estos apuntes, si de nada me han de servir? Y entonces oí a mi guía que me hablaba:

—«Mujer de poca fe, ¿acaso, en la tierra, para escribir, no necesitabas: tú la inspiración de los de arriba? Pues ahora, en lugar de esperar la inspiración, serás tú quien la darás; y no te faltarán en la tierra seres afines a ti que la reciban.» Seguir leyendo “Historia de dos almas. Part 2”

El dinero de la viuda

AllanKardec15. Y estando Jesús sentado frente al arca de las ofrendas, estaba mirando como echaban las gentes el dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. – Y vino una pobre viuda y echó dos pequeñas piezas del valor de un cuadrante. – Y llamando a sus discípulos les dijo:

En verdad os digo, que más echó esta pobre viuda que todos los otros que echaron en el arca; porque todos han echado de aquello que les sobraba, mas ésta de su pobreza, echó lo que tenía, todo su sustento. (San Marcos, cap. XII, v. de 41 a 44. – San Lucas, cap. XXI, v. de 1 a 4.)

6. Muchas personas sienten no poder hacer tanto bien como desearían por falta de recursos y si desean la fortuna, es, según dicen, para hacer de ella un buen uso; la intención es laudable sin duda, y quizás muy sincera en algunas; ¿pero puede asegurarse que sea en todos completamente desinteresada? ¿No los hay que deseando hacer bien a los otros, estarían muy satisfechos empezando por hacérselo a sí mismos, darse algunos goces más, procurarse un poco lo superfluo que les falta, y dar el resto a los pobres? Seguir leyendo “El dinero de la viuda”

Apelación fraternal

dar-y-recibirMi amigo, no guardes en vano la fe que el Cielo te concedió. Es el discípulo del Maestro, en el círculo de las lecciones, embajador de su evangelio en los caminos de la vida. Que no te espante, pues, el cuadro doloroso del mundo, a donde fuiste llamado a servirlo.

Ora y vigila, espera y ama siempre, para que seas, en nombre de Él, luz que disipe las tinieblas, amor que anule el odio, paz que aniquile la guerra, fe que extermine la incredulidad, sabiduría que esclarezca, esperanza que reanime, comprensión que auxilie, fraternidad que bendiga, inspiración que conduzca al bien, estímulo a la santificación!… Seguir leyendo “Apelación fraternal”

No hurtar

foto_emmanuelReunión pública del 27-1-61
1ª Parte, cap. VI, ítem 24

La Ley dice: “no hurtarás”.

Por cierto, no hurtarás el dinero, ni la vivienda, ni la vestimenta, ni las posesiones de los semejantes. Sin embargo, existen otros bienes que son sustraídos mediante el asalto de la agresividad invisible, que pasa impunemente delante de los tribunales establecidos en la Tierra.

Muchos amigos restituyen con honestidad la moneda encontrada en la calle, pero no se avergüenzan de robar la esperanza o el entusiasmo a los compañeros dedicados al bien, al esbozar escenas mentales de amargura y desánimo que favorecen la victoria del mal. Seguir leyendo “No hurtar”

Serenidad

divaldo-francoEl buen ciudadano no puede ni debe abdicar de la serenidad en cualquier situación en que se vea expuesto. Dejarse dominar por las secretas pasiones del ego es un comportamiento peligroso, porque ellas lo ciegan, le quitan el discernimiento y lo precipitan a situaciones embarazosas. La serenidad demuestra seguridad personal, consciente de la actitud y confianza en el bien.

Normalmente, en los momentos de crisis, se encienden incendios voraces y llamas inesperadas que como devoradoras surgen por todos sitios, dificultando el entendimiento del hecho y precipitando conductas lamentables. La verdad es falseada, suposiciones malévolas son transformadas en acusaciones insensatas y la decisión es siempre infeliz, porque está basada en ideas preconcebidas. Seguir leyendo “Serenidad”

Historia de dos almas

amalia-domingo-soler-399Como todo mi afán ha sido constantemente buscar el porqué de los acontecimientos de la vida, siempre recuerdo, entre tantos, uno que me había preocupado bastante; y es el de una amiga da la infancia con la que había mezclado mis juguetes durante nuestros infantiles juegos y, por lo tanto, nos teníamos muchísimo cariño.

Pasando de la infancia a la edad de las ilusiones, recuerdo que mi amiga, siempre que de amores se trataba, me decía:

—¡Ay, Amalia!, tú ya ves cómo me asedian mis adoradores, pero yo no siento simpatía ni amor por ninguno de ellos, y sí oigo, como si una voz oculta me; dijera: Seguir leyendo “Historia de dos almas”

El buen espiritista

amaliadsEl buen espiritista, no es el que visita los centros donde puede satisfacer mejor su curiosidad, sino el que se une a una agrupación para prestar toda suerte de servicios a la misma y contribuir a que progrese en todos los sentidos, tomando parte muy activa, según lo permitan sus fuerzas, tanto en la instrucción moral y material de sus asociados, como en practicar obras de virtud, sosteniendo al desvalido y enseñando al que no sabe o al que sabe menos.

¿Qué méritos puede tener el espiritista que espera al día de la sesión para pasar un rato de simple  espectador, aplaudiendo o murmurando después, de las facultades buenas o malas de los médium, estableciendo comparaciones y fomentando la rivalidad entre los centros? Vale mucho más dedicarse algunos días de la se mana al estudio, que nos ha de llevar al conocimiento de lo que se debe hacer en las sesiones, para su mayor progreso, acostumbrándose a conocer ese mundo espiritual que nos rodea constantemente; poder salvar los escollos que tiene la práctica del mediunismo y saber distinguir a los espíritus que vienen en misión de instruirnos, de los que sólo acuden afectando diferentes formas con refinada hipocresía y con el deliberado propósito de poner la discordia entre los hermanos de una misma creencia. Seguir leyendo “El buen espiritista”

No olvides

felicidadNo olvides de que somos el reflejo de lo que pensamos. Nuestro pensamiento plasma nuestra vida de mañana. Aprovecha, por lo tanto, el momento que pasa, a fin de construir un mañana risueño.

Siembra alrededor de ti semillas de optimismo y bondad, para poder recoger mañana frutos de amor y felicidad. Si somos esclavos del ayer, somos dueños de nuestro mañana.

***

No dudes del poder de la bondad, aunque te parezca que todo está contra ti. Un corazón unido a Dios está en mayoría contra todo una multitud discordante. Seguir leyendo “No olvides”

Mecanismos conflictivos

DIEn los mecanismos del comportamiento humano hay un destaque especial para el placer, que es parte del proceso de la evolución. La búsqueda del placer, nunca esta demás insistir en el asunto, constituye estimulo vigoroso para la lucha. Cara a eso, cuando algo inesperado y desagradable acontece, las personas afirman que no tienen ninguna razón para vivir, solamente porque un problema, que tal vez les madure más, despertándolas para otra realidad, les ocurrió, tiznándoles la capacidad de discernimiento para la elección entre lo verdadero y lo falso.

Normalmente se establece que vida feliz es aquella que presenta las criaturas sonrientes, bien dispuestas, con expresiones donairosa, destacadas en el grupo social, pero que, más allá de la máscara agarrada en la cara, conducen sufrimientos, inseguridades, incertezas sobre sí mismas y aquellas que están a su alrededor. Seguir leyendo “Mecanismos conflictivos”

Reequilibrio

emmanuel2La palabra tratamiento, en una de sus más justas interpretaciones, significa proceso de cura. Y existen tratamientos de varios modos.

***

Cuando sufrimos, por ejemplo, los perjuicios de la ignorancia, buscamos el apoyo de la escuela para que la instrucción nos felicite con la luz del discernimiento.

***

En el día de la enfermedad, es forzoso recorrer a la ciencia médica, que se expresará en tu favor, a través de medidas socorristas diversas. Seguir leyendo “Reequilibrio”

El libro de los Espíritus

AllanKardec1Luz que indica el camino

La historia de las civilizaciones se perpetúa a través de los libros, proporcionando enriquecimiento histórico y cultural de los pueblos. El libro, cada vez más leído, se vuelve instrumento actuante sobre la mente humana. Los libros tanto pueden enriquecer, ampliar, liberar, como deturpar o esclavizar consciencias. Por tanto, es necesario valorizar aquellos que dignifican al hombre.

Bajo la luz bendecida del Consolador, El libro de los espíritus conmemora 156 años iluminando consciencias. Seguir leyendo “El libro de los Espíritus”

Jesús, ¿ya reencarnó en la Tierra?

richard1– ¿Hubo reencarnaciones anteriores de Jesús?
Jesús no reencarnó. Fue, más apropiadamente, un Espíritu encarnado. Vivió en la Tierra una única encarnación.

2 – ¿No estaba, entonces, vinculado a la Humanidad?
Nadie más vinculado que él. Es, conforme revela Emmanuel, en A Camino de la Luz, psicografía de Francisco Cándido Xavier, el gobernador de nuestro planeta. Tiene la tarea de conducir las colectividades que aquí evolucionan Seguir leyendo “Jesús, ¿ya reencarnó en la Tierra?”

Navegación de entradas

1 2 3 4 9 10 11
Volver arriba