Aprendamos a aceptar

buena genteEstamos en constante aprendizaje, entre tanto, todas esas lecciones son muy útiles y nada es casual. Sabiendo que en nuestra vida se compone de decisiones, de aprendizajes, y se compone en definitiva de que aprendamos a amar, todo ese compendio de situaciones, nos lleva a una última que sin duda, es la más difícil, la aceptación de las cosas.

Es cierto que lo que más nos cuesta es aceptar las situaciones, aceptar los compromisos asumidos en la espiritualidad, aceptar incluso todo lo que nos rodea y aún más, aceptar como son los demás. Este ultimo suele provocar mayores disensiones, mayores malestares, mayores problemas, pues sino aprendemos a aceptar a los demás tal y como son, es porque muchas veces no nos aceptamos a nosotros mismos, y es así porque no sabemos perdonar, no sabemos amar, porque quien perdona, quien ama, sabe aceptar todo lo que le pasa, sabe aceptar tal y como son los demás, porque sabe, que los errores de los demás, y las malas decisiones de los demás, podemos cometerlos nosotros también, pues podemos cometer los mismos errores que los demás, incluso peores.

Leer másAprendamos a aceptar

Autodependencia

bucay«Me acuerdo siempre de esta escena: Mi primo, mucho más chico que yo, tenía tres años. Yo tenía unos doce… Estábamos en el comedor diario de la casa de mi abuela. Mi primito vino corriendo y se llevó la mesa ratona por delante. Cayó sentado de culo en el piso llorando. Se había dado un golpe fuerte y poco después un bultito del tamaño de un carozon de durazno le apareció en la frente. Mi tía que estaba en la habitación corrió a abrazarlo y mientras me pedía que trajera hielo le decía a mi primo: Pobrecito, mala la mesa que te pegó, chas chas a la mesa…, mientras le daba palmadas al mueble invitando a mi pobre primo a que la imitara… Y yo pensaba: ¿…? ¿Cuál es la enseñanza?

Leer másAutodependencia

El renacer

teixeiraNormalmente discutimos las cuestiones referentes al renacimiento corporal, entrelazando ese o aquel argumento, pasando impresiones y casos varios, pruebas, de nuestro conocimiento. El renacimiento en el cuerpo, todavía, reclama nuestro esfuerzo, en el sentido de rehacer la propia peregrinación, utilizándonos de las felices lecciones que la Doctrina del Consolador nos viene presentando, desde hace tanto tiempo.

Renacer en nueva indumentaria fisiológica es reencarnar. Aunque el peso que el término deja traslucir para algunos, no resta duda de que, siendo ley divina, todos en ella estamos incursos. Los que creen en la acción de esa ley como los que no la admiten, todos estamos sujetos a su comando.

Leer másEl renacer

Ciclos de reencarnación

reecarnarCuando el Espíritu ha llegado ya a un grado medio de evolución, como en el que se encuentran los sectores más inteligentes de nuestro conglomerado humano y aquellos que ya están vibrando en amor y actuando en la práctica del bien; sienten la necesidad de progreso, de proseguir en la realización de la tarea comenzada en el ayer e interrumpida por la muerte.

Después de una larga estadía en el plano extrafísico, los seres ya más evolucionados sienten grandes ansias de progreso renovador, por verse inhabilitados, además, a ascensiones mayores; y entonces renuncian a esa vida maravillosa de su hábitat y deciden volver de nuevo a la lucha, en la cual algunas veces sucumben por no haber medido bien sus fuerzas. Conocen las vicisitudes que habrán de pasar en la nueva vida de la carne; pero, el deseo que sienten de volver al plano físico, a pesar de los esplendores de la vida maravillosa en que se encuentran, les hace decidirse. Es una fuerza interna que les impele a volver, es la Ley de Evolución que presiona sobre el Espíritu.

Leer másCiclos de reencarnación

Alabanza de Navidad

Jesus¡Señor Jesús!

Cuando viniste al mundo, numerosos conquistadores habían pasado, cimentando reinos de piedra con sangre y lágrimas. En la retaguardia de los carros de oro y púrpura en que ostentaban la victoria, se extendían como rastros de la muerte la degradación y el pillaje, la maldición del suelo envilecido y el llanto de las víctimas indefensas.

Se levantaban, poderosos, en palacios fortificados y hacían leyes de soga y cuchillo, para ser, justo después, olvidados en el rol de los verdugos de la Humanidad. Sin embargo, Señor, naciste entre pajas y permaneciste recordado para siempre.

Leer másAlabanza de Navidad

Dudas

richard1-Recibí la comunicación de un amigo suicida detallando lo que le ocurrió. Pensando en matarse, se puso un puñal en el abdomen, pero no tuvo coraje de consumar su intento. Sin embargo, sintió que Espíritus obsesores presionaron su mano, literalmente obligándola a enterrar el puñal. En su agonía oyó sus carcajadas. ¿Es posible una acción de estas por parte de los perseguidores espirituales?

Si los obsesores tuviesen ese poder, estaríamos todos a su merced. Lo que ellos hacen es inducir, sugerir, convencer al obsedido a cometer suicidio. No tienen poderes para forzarlo, razón por la cual nunca se podrá dispensar al suicida de su gesto trastocado. Él siempre responderá por su acto.

Leer másDudas

El hombre nuevo

JHpiresPara construir un mundo nuevo necesitamos de un hombre nuevo. El mundo está lleno de errores e injusticias porque es la suma de los errores e injusticias de los hombres. Todos sabemos que tenemos que morir, pero sólo nos preocupamos con la vida pasajera de la Tierra. Por eso, la humanidad desencarnada que nos rodea sufre y es aún más miserable que la encarnada a la que pertenecemos.

“Las filas de enfermos que yo atendía en la vida terrena – dice el mensaje de un espíritu – continúan en este lado”. Mucha gente se extraña que en las sesiones espíritas se manifiesten tantos espíritus sufrientes.

Leer másEl hombre nuevo

Los dos monjes

monjeDos monjes volvían por la noche a su templo. Había llovido y el camino estaba mojado. Llegaron a una intersección y había una bella muchacha, incapaz de cruzar la calle debido al barro. Inmediatamente, el primer monje la cogió en sus brazos y la cruzó al otro lado.

Después los monjes continuaron su camino.

Más tarde, esa noche, el segundo monje, incapaz de contenerse más tiempo, le dijo al primero: «¿Cómo has podido hacer eso? Los monjes no debemos ni mirar a las mujeres ni mucho menos tocarlas, especialmente a las jóvenes y bonitas».

Leer másLos dos monjes

En la siembra mediúmnica

mediumnidad“Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal perdiere su sabor, ¿con qué será salada? – Jesús – (Mateo, 5:13)

Todo médium traído a la siembre espirita cristiana, para fines determinados, está obedeciendo, de manera indirecta, a los designios de los Mensajeros de Jesús, que otorgan recursos y oportunidades de trabajo a cada uno conforme las aptitudes y necesidades.

Situado entre los hermanos encarnados que le piden amparo y los benefactores desencarnados que esperan su colaboración, es razonable pregunte a cada medianero a sí mismo en la esfera de los servicios consagrados al bien:

Leer másEn la siembra mediúmnica

Objetivo de la fe

fe.“Alcanzando el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas” – Pedro (I Pedro, 1:9)

“¿Cuál es la finalidad del esfuerzo religioso en mi vida?” Esta es la interrogación que todos los creyentes deberían formularse, frecuentemente.

El trabajo de auto‐esclarecimiento abriría nuevos caminos para la visión espiritual. El hombre raramente se entrega a los ejercicios de la fe, sin espíritu de comercialismo inferior.

Comúnmente, se busca el templo religioso con la preocupación de ganar alguna cosa para el día que pasa. Sin embargo, raciocinios elementales conducirán el pensamiento a más vastas consecuencias.

Leer másObjetivo de la fe