Cultivando el amor

joanaEl amor es, por excelencia, el más noble de todos los sentimientos. Fuente de todas las virtudes, fue cantado por Cristo en verso y prosa. El Maestro nos ofreció el amor, en oposición al ojo por ojo, diente por diente, como nueva forma de relacionarnos los unos con los otros: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

El amor como camino hacia el perdón: No te digo que debes perdonar hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete. El amor como principio de la caridad: Todo lo que hicieres al más pequeño de mis hermanos, a mí me lo haces. Nos enseñó el amor que nos lleva a la paciencia y a la resignación: Si alguien te hiere en una mejilla, preséntale también la otra.

Jesús, por el ejemplo de su amor, nos enseñó sobre el don de servir: Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, así también haced vosotros con ellos. 

Leer másCultivando el amor

En el grupo Espirita

grupo“Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” – Jesús (Mateo, 18:20)

Comprendiendo que cada obrero de la siembra espirita cristiana se incumbe de tarea específica, es forzoso indagar, de cuando en cuando, a nosotros mismos, lo que somos en el grupo de trabajo al que pertenecemos:

¿Una llave de solución en los obstáculos o un elemento que los agrava?

¿Un compañero asiduo a las lecciones o un asistente que, por falta de ganas, aparece de vez en cuando?

Leer másEn el grupo Espirita

En los caminos de la fe

Emmanuel-“A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos.” – Jesús (Mateo, 10:32)

En el mundo, de modo general, habituándonos a juzgar que los testimonios de la fe prevalecen solamente en los momentos de angustia superlativa, cuando el sufrimiento nos transforma en blanco de atenciones públicas. Evidentemente, en la Tierra, las crisis de aflicción alcanzan a todos, cada cual, en el tiempo debido, según las luchas regeneradoras que se nos hagan necesarias, en el curso de las cuales estamos impelidos a entregar todas las energías de nuestro espíritu en los actos de fe.

Leer másEn los caminos de la fe

Migaja y multitud

paes“Y habiendo mandado que la multitud se sentase sobre la hierba, tomó los cinco panes y los dos peces y, levantando los ojos al cielo, los bendijo, y, partiendo los panes, los dio a los discípulos, y los discípulos a la multitud.”‐ (Mateo, 14:29)

Ante el cuadro de la legión de hambrientos, cualquier hombre experimentaría un invencible desánimo, considerando la migaja de cinco panes y de dos peces. Pero Jesús emplea el inmenso poder de la bondad y consigue alimentar a todos sobradamente. Sin embargo, observemos que para eso toma a los discípulos como intermediarios.

Leer másMigaja y multitud