Brilla y calienta

corazonEn el suelo ardiente y denso de la Tierra, tanto como en el charco, brilla el Sol, cuyos rayos se esparcen bajo el amparo de Dios, iluminando sin indagaciones, ni afirmaciones. Brilla y calienta en la alegría de la acción, para la cual fue creado.

En la jornada evolutiva, todos podemos brillar siempre, sin indagaciones estériles, sin cuestionamientos, sin indecisiones. Realizar nuestra aspiración, para lo cual fuimos creados; comprenderse, para comprender; servirse, para servir; amarse, para amar.

La ilustre Autoridad de Cristo Jesús, el Amable Rabino Galileo, Maestro Memorable, porque aprendió a brillar y a calentar, ofreciéndose como ejemplo para que ninguno de nosotros se atreva a alegar ignorancia.

Leer másBrilla y calienta

De la oración

kardec658 – ¿La oración es agradable a Dios?
–La oración es siempre agradable a Dios cuando es dictada por el corazón, porque la intención es todo para él y la oración del corazón es preferible a la que se puede leer, por más bella que sea, si la lees más con los labios que con el pensamiento. La oración es agradable a Dios cuando es dicha con fe, fervor y sinceridad. Pero no creáis que le conmueve la del hombre vano, orgulloso y egoísta, a menos que esto sea, de su parte, un acto de sincero arrepentimiento y de verdadera humildad.

Leer másDe la oración

Saber como convive

Emmanuel-“Y si alguien cuida saber alguna cosa, aún no sabe como conviene saber.” – Pablo (I Corintios, 8:2)

La civilización siempre cuida saber excesivamente, pero, en tiempo alguno, supo como conviene saber. Es por esto que, aún ahora, el avión bombardea, la radio transmite la mentira y la muerte, y el combustible alimenta maquinarias de agresión. También, de este modo, en la esfera individual, el hombre sólo imagina saber, olvidando que es indispensable saber como conviene.

En nuestras actividades evangélicas, toda la atención es necesaria para el éxito en la tarea que nos fue acometida. 

Leer másSaber como convive

Krisha Gotami

luzEste cuento narra la historia de Krisha Gotami, una joven india que tuvo la buena fortuna de vivir en la época de Buda. Hace muchos años, en la ciudad de Shravastra, vivía una joven mujer la cual había perdido a sus padres y a su marido quedando únicamente con su pequeño hijo recién nacido. Este se convirtió en su motivo para vivir.

Cuando su hijo tenía apenas un año, éste cayó enfermo y murió. Agobiada por la pena y el dolor, Krisha Gotami enloqueció, vagaba por las calles día y noche con el cuerpecito en sus brazos, suplicándole a todo el mundo con quien se topaba, un remedio que le devolviera la vida a su hijo.

Leer másKrisha Gotami