Dictado de un espíritu

amaliaSoy un Espíritu muy viejo y muy experimentado, he tenido ocasión de sentir los más crueles remordimientos y las más dulces satisfacciones. Recuerdo una existencia que tuve de caudillo, de general en jefe, teniendo a mis órdenes a los hombres más valientes y más aguerridos. Una palabra mía los hacía morir en medio de un mar de fuego; yo era un dios para ellos, disponía a mi antojo de sus vidas. Si los dioses habitasen en la Tierra, yo podría decir que fui un dios temido y adorado.

Gané muchas batallas, engrandecí a mi patria, le di muchos días de gloria, y dejé la Tierra en el campo de batalla, después de haber ganado y haber vencido al ejército enemigo.

Leer másDictado de un espíritu

Fábula china

chinoSe cuenta que allá para el año 250 A.C., en la China antigua, un príncipe de la región norte del país estaba por ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, él decidió hacer una competencia entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío.

Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años, escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe.

Leer másFábula china

Oración dominical

oracionCurada por el Maestro Divino, la suegra de Simón Pedro quedó maravillada con los poderes ocultos del Nazareno humilde, que hablaba en nombre de Dios, uniendo los corazones con su fe profunda y ardiente. Restablecida en su salud, pasó a reflexionar más atentamente acerca del Padre que está en los cielos, siempre dispuesto a atender las súplicas de sus hijos.

Llamando cierto día al yerno para un examen más detenido del asunto, le consultó sobre la posibilidad de pedir a Jesús favores excepcionales para su familia. Le recordaba la circunstancia de ser el Maestro un poderoso emisario del Reino de Dios que parecía muy próximo. Lo concitaba a ponderar al Mesías que ellos eran de sus primeros colaboradores sinceros y a enumerarle las necesidades urgentes de la familia, la exigüidad del dinero, el peso de los servicios domésticos, la casa pobre de recursos, situaciones que las inmensas posibilidades de Jesús, lleno de poderes prodigiosos, serían capaces de remediar.

Leer másOración dominical