Amor pleno

JoannaEn cualquier circunstancia la terapia más eficiente es amar. El amor posee un admirable don que proporciona felicidad, porque estimula los demás sentimientos para la conquista del Self, haciendo florecer los tesoros de la salud y de la alegría de vivir, conduciendo a los páramos de la plenitud.

Al estimulo del pensamiento y conducido por el sentimiento que se engrandece, el amor desencadena reacciones físicas, descargas de adrenalina, que proporcionan el bienestar y el deseo de vivir en su esfera de acción. Innato en el ser humano, porque procedente del Excelso Amor, puede ser considerado como razón de la vida, en la cual se desarrollan las aptitudes elevadas del Espíritu, señalando para la victoria sobre las pasiones.

Leer másAmor pleno

De la obsesión y da la posesión

AllanKardec1La obsesión es el dominio que los malos espíritus ejercen sobre ciertas personas, con el fin de enseñorearse de ellas y someterlas a su voluntad por el placer que experimentan causando daño. Cuando un espíritu bueno, o malo, quiere obrar sobre un individuo, lo envuelve, digámoslo así, con su periespíritu cual si fuera una capa; entonces, penetrándose, los dos fluidos, los dos pensamientos y las dos voluntades, se confunden; y el espíritu puede entonces servirse de ese cuerpo como del suyo propio, haciéndole obrar a su voluntad, hablando, escribiendo o dibujando: así son los médiums. Si el espíritu es bueno, su acción es dulce, benéfica y no inspira sino cosas buenas; si es malo, las inspira malas. Si es perverso e inicuo, arrastra a la persona cual si la tuviera dentro de una red, paraliza hasta su voluntad, y aun su juicio, el cual apaga bajo su fluido como cuando se apaga el fuego con un baño de agua; le hace pensar, obrar por él; le obliga a cometer actos extravagantes a pesar suyo; en una palabra, le magnetiza, le produce la catalepsia moral, y entonces el individuo se convierte en ciego instrumento de sus gustos. Tal es la causa de la obsesión, de la fascinación y de la subyugación vulgarmente llamada «posesión».

Leer másDe la obsesión y da la posesión

La riqueza y la pobreza

amigosEn esta edición de la Revista Espírita que trata el tema “Desafíos de la existencia”, no podría faltar una reflexión sobre la riqueza y la pobreza. Ambas representan tanto oportunidades de desarrollo de nuestras facultades como seres inmortales, como retos a los que nos tenemos que sobreponer para no contraer deudas mayores que las que ya cargamos.

Por lo menos en este sentido son iguales: la riqueza y la pobreza son situaciones transitorias, auténticos desafíos existenciales que convocan al ser humano a vencerse a sí mismo. Es más, ambas son herramientas, ya que cada uno de nosotros recibirá su parte de riqueza o de pobreza según la necesidad de aprendizaje de su espíritu. Es precisamente para liberarnos de las deudas de existencias anteriores que recibimos, como préstamo divino, nuestra propia cuota de riqueza o de pobreza.

Leer másLa riqueza y la pobreza

En Cristo

Emmanuel-chicoxavierCristianismo será, sobre todo, nosotros en Cristo, tanto como el Cristo vive en nosotros.

A fin de alcanzar, pues, esa fórmula de integración, para que el apostolado de la Buena Nueva se extienda en toda la Tierra, a través de nuestra fe renovadora, no basta la confesión exterior de nuestro modo de creer. Es imprescindible nos ajustemos al ideal, a la acción, a la conducta y a la actitud del Maestro ante la vida, convirtiéndonos en reflejo de su voluntad misericordiosa y justa.

El Evangelio no es un florilegio de afirmativas filosóficas, a camino de los museos literarios y, si, ruta viva que nos cabe observar, olvidándonos a nosotros mismos, tomando la cruz de nuestras responsabilidades individuales y siguiendo al encuentro de nuestra unión con el Benefactor Celeste. Para eso, con todo, no nos compete indagar y si obedecer.

Leer másEn Cristo