Muertes súbitas

corazonLas muertes súbitas representan un duro golpe para familiares y amigos del fallecido. Pero sirven también de advertencia. Si bien es verdad que debemos vivir la vida con alegría y buena disposición, aún bajo los golpes de pruebas y dificultades, no por eso debemos olvidarnos de que no somos del mundo. Sí, la verdad final es que no pertenecemos al mundo terreno, material.

Pasamos rápidamente por aquí y seguimos nuestro camino espiritual. La muerte, según decía el filósofo alemán Martin Heidegger, es el momento en que el ser se completa. En el Espiritismo no es el ser, sino la existencia que se completa con la muerte. Cada vida en la Tierra, cada existencia del hombre en la Tierra es un proceso que se inicia en la cuna y termina en la sepultura. Muy bien lo dicen las Filosofías de la Existencia: el hombre es un proyecto. Unos alcanzan rápido el blanco a través de la muerte súbita, otros lo alcanzan más lentamente, pero todos tendrán que alcanzarlo, hoy o mañana.

Leer másMuertes súbitas

Causas de nuestras aflicciones

depresion¿Por qué sufrimos? Mejor, ¿para qué sufrimos? ¿Tiene sentido el sufrimiento? ¿Cuál es el motivo de nuestras angustias, de nuestros anhelos? En fin, ¿cuáles son las causas de nuestros dolores e insuficiencias, de nuestras enfermedades y adversidades?

Observando nuestro mundo, el panorama que refleja nuestras sociedades –por otra parte, cada vez más complejas– donde predomina de forma significativa el sufrimiento, el dolor y las enfermedades, tanto individual como colectivamente, nos cabe preguntar: ¿qué es lo que hacemos para que este horizonte de dolor permanezca como base de nuestra realidad? Si bien es verdad que vivimos en un mundo de pruebas y expiaciones, hace ya más de dos mil años que vino Jesús Cristo al mundo, mostrándonos que es posible progresar por amor y no ya por mediación del dolor.

Leer másCausas de nuestras aflicciones

Aproveche la ocasión

andreluizNo es el compañero dócil que exige su comprensión fraternal más inmediata. Es aquel que aun lucha por domar la ferocidad de la ira, dentro del propio pecho.

No es el hermano lleno de entendimiento evangélico que reclama sus atenciones impostergables. Es aquel que aún no consiguió eliminar la víbora de la malicia en el campo del corazón.

No es el amigo que marcha en paz, en la senda del bien, quien solicita su cuidado insistente. Es aquel que se perdió en el berenjenal de la discordia y de la incomprensión, sin fuerzas para volver al camino recto.

Leer másAproveche la ocasión

Bicorporeidad

kardecLa facultad emancipadora del alma y su desprendimiento del cuerpo, durante la vida, pueden dar lugar a fenómenos análogos a los que presentan los espíritus desencarnados.

Como durante el sueño del cuerpo el espíritu se traslada a diversos lugares, puede hacerse visible y aparecerse bajo una forma tangible, o cuando menos, en una apariencia tan idéntica a la realidad, que muchas personas pueden decir verdad si afirman haberlo visto en un mismo momento en dos puntos diferentes. En efecto, en los dos habrá estado; solamente que en uno se encontraba el periespíritu.

Leer másBicorporeidad