Estado natural

kardec776 – ¿Son una misma cosa el estado natural y la ley natural?
– No; el estado natural es el estado primitivo. La civilización es incompatible con el estado natural, mientras que la ley natural contribuye al progreso de la Humanidad. El estado natural es la infancia de la Humanidad y el punto de partida de su desarrollo intelectual y moral. Siendo perfectible el hombre y llevando en sí el germen de su mejoramiento no está destinado a vivir perpetuamente en estado natural, como no está destinado a vivir perpetuamente en la infancia. El estado natural es transitorio y el hombre se libera por el progreso y la civilización. La ley natural por el contrario, rige a la Humanidad entera, y el hombre se perfecciona a medida que comprende y practica mejor esa ley.

Leer másEstado natural

Biografía de Augusto Vives y Vives

Juan_Miguel_FernándezHan transcurrido muchos años en los que un valeroso grupo de espiritistas luchaban ideológicamente para divulgar el Espiritismo en nuestra España, frenados siempre por las fuerzas religiosas que se oponían una y otra vez en colaboración con los gobiernos, para que la Doctrina Espírita no tuviese futuro. Ellos fueron instrumentos de divulgación de la ética espírita a través de su comportamiento, de sus hechos, de su vida, no de sus palabras, constituyendo un ejemplo para la sociedad. Entre ellos vamos a resaltar hoy a Augusto Vives y Vives, nacido en Barcelona en el año 1835 en una familia humilde y pobre.

Apenas tendría Augusto dos meses de vida, cuando su madre decide en un momento de desesperación suicidarse. Y con la criatura en brazos se dirige a la orilla del mar de un lugar apartado para encontrarse a solas.

Leer másBiografía de Augusto Vives y Vives

El perdón

JesusLas primeras peregrinaciones de Cristo y de sus discípulos, en torno al lago, habían alcanzado triunfos inolvidables. Ya eran enfermos atribulados que agradecían el alivio buscado ansiosamente; humildes trabajadores que llenaban su pecho de santos consuelos ante las divinas promesas de la Buena Nueva.

Entretanto, aquellas actividades, comenzaron a despertar la reacción de los judíos rigurosos que veían en Jesús un revolucionario peligroso. El amor que el profeta nazareno predicaba, quebraba principios antiguos de la ley judía. Los señores de la tierra observaban cuidadosamente los diálogos de los esclavos que intercambiaban inmenso júbilo proveniente de las esperanzas en un nuevo reino que no llegaban a comprender.

Leer másEl perdón