Buscar a Jesús

scan0012Seamos buenos cristianos, pero también empecemos por ser buenas personas.

Es importante que ante todo no comencemos por seguir al Maestro, cuando en verdad no comprendemos a nuestro semejante.

El Maestro nos enseñó, “antes de orar y ofrecer tus ofrendas, ves y reconcíliate con tu hermano”.

Jesús, nuestro Divino Maestro nos enseñó otra bella lección, pues no podemos seguir al Cristo, cuando no comprendemos a nuestro semejante, no podemos seguir al Cristo cuando no perdonamos a nuestro semejante, no podemos seguir al Cristo cuando ni siquiera olvidamos

Leer másBuscar a Jesús

Terapia de las vivencias pasadas

simonetti1- ¿Qué es la TVP?
Es la terapia de las vivencias pasadas, comprendiendo investigaciones sobre experiencias traumáticas ocurridas en el pasado próximo o remoto; en la existencia actual o en anteriores. El objetivo es ayudar al paciente a lidiar con los conflictos y fobias resultantes de esos traumas, a partir de una catarsis.

2 -¿Qué es la catarsis?
Al recordar la situación dramática que motivó su problema, experimentando las mismas emociones, el paciente aprende a lidiar mejor con él, superándolo. Alguien tiene irracional pavor a los recintos cerrados, la claustrofobia. Sometiéndose a la TVP descubre que en una existencia anterior murió emparedado (preso en un cubículo sin puertas o ventanas). Al revivir aquellas emociones, tomando conciencia del origen de su miedo, comienza a vencerlo. Es la catarsis.

Leer másTerapia de las vivencias pasadas

Aprendizaje

meimei2Estudias ciencias y filosofías, artes e idiomas. Para eso, gastas fuerza y tiempo. Escucha.

El amor que Jesús nos trazó como camino de redención puede ser igualmente adquirido en ejercicio disciplinario. Esforcémonos por alcanzarlo.

Los instructores son nuestros propios semejantes. Algunos te buscan. Son aquellos que no te consideran o te agreden, a veces inconscientemente, junto a los cuales es posible aprender comprensión y tolerancia, desprendimiento y perdón.

Leer másAprendizaje

El Espíritu de la maldad

maloEl espíritu de la maldad, que promueve aflicciones para mucha gente, viendo, en una determinada mañana, un nido de pájaros felices, proyectó destruir a las pobres aves. La madrecita con alas, muy contenta, acariciaba a los hijitos, mientras el papá volaba, en búsqueda de alimento.

El espíritu de la maldad notando aquella inmensa alegría se exasperó. Mataría a todos los pajaritos, pensó para sí. No obstante, para eso, necesitaba de alguien que lo auxiliase. Aquella acción exigía manos humanas. Comenzó, entonces, a buscar la compañía de los niños. ¿Quién sabe si algún niñito podría obedecerlo?

Fue a casa de Juancito, el hijo de doña Laura, pero Juancito estaba muy ocupado en la asistencia al hermano menor, y, como el espíritu de la maldad tan solo puede arruinar a las personas insinuándose a través del pensamiento, no encontró medios de dominar la cabeza de Juan. Corrió a la residencia de Celina, la hija de doña Carlota.

Leer másEl Espíritu de la maldad