Elección de pruebas

cuerpoNuestra morada, el planeta Tierra, podría considerarse una universidad sublime con diversos cursos y disciplinas en la que nos encontramos matriculados actualmente. En ella, cohabitamos encarnados y desencarnados, es decir, los que están en el cuerpo físico o ya lo han abandonado, con distintos niveles de evolución, inmersos en infinidad de diferentes vibraciones dentro del fluido cósmico universal, que nos conecta a todos y sirve de vehículo para nuestros pensamientos.

En nuestra larga carrera evolutiva, poco a poco, siglo tras siglo, durante miles de años, usando diferentes cuerpos en el campo de las formas, nuestro espíritu construye, lentamente, su posibilidad de ascender algún día a las sublimes esferas de la perfección.

Leer másElección de pruebas

Buen animo

Humberto-de-CamposEl apóstol Bartolomé fue uno de los más dedicados discípulos de Cristo, desde los primeros tiempos de sus predicaciones junto al Tiberíades. Todas sus posibilidades eran empleadas en acompañar al Maestro, en su tarea divina. Entre tanto, Bartolomé era triste y en innumerables ocasiones, el Señor lo sorprendía en meditaciones profundas y dolorosas. Fue tal vez, por eso que, una noche, mientras Simón Pedro y su familia se entregaban a los impostergables quehaceres domésticos, Jesús aprovechó algunos instantes para hablarle más demoradamente al corazón.

Después de una afectuosa y fraterna interrogación, Bartolomé dejó que su sensible espíritu hablase:

Leer másBuen animo

El periespíritu

kardecLos espíritus, según hemos dicho tienen su cuerpo fluídico al que se da el nombre de «periespíritu». Su substancia es tomada en el fluido universal o cósmico que lo forma y alimenta, como el aire forma y alimenta el cuerpo material del hombre. El periespíritu es más o menos etéreo según los mundos y el grado de depuración del espíritu. En los mundos y en los espíritus inferiores, su naturaleza es más primitiva y se acerca mucho a la materia bruta.

En la encarnación, el espíritu conserva su periespíritu, que es el órgano transmisión de todas las sanciones. Para las que vienen del exterior puede decirse que el cuerpo recibe la impresión, el periespíritu la transmite, y el espíritu, el ser sensible e inteligente, la siente. Cuando el acto parte de la iniciativa del espíritu, puede decirse que éste quiere, el periespíritu transmite, y el cuerpo ejecuta.

Leer másEl periespíritu

El pequeño pez

pez«Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

«El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo».

«¿Esto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Leer másEl pequeño pez