En los dominios de la palabra

ChicoAkardecNo vamos a tratar aquí del arte de hablar y escribir bien, obedeciendo a las leyes gramaticales.

Recordamos la conversación que tuvimos, de una vez, con Chico, sobre lo que sale de nuestra boca, que nos revela el carácter, la personalidad. Sin que contengamos la lengua, difícilmente conseguiremos ganar nuestro día.

Cuando estamos convencidos de nosotros, ya tomamos parte en los torneos de la maledicencia, conversamos futilidades o damos respuestas infelices, que nos traerán sufrimiento y arrepentimientos tardíos. Y viene a la superficie la respuesta que recibimos, por el aire, sin hilo del pensamiento, de personas de quien, en momentos desprevenidos, hicimos un mal juicio…

Leer más

Cuando Él llegó

ameliaAquellos eran días tormentosos, semejantes a éstos. El monstruo de la guerra devoraba las naciones, que se transformaban en amontonamientos de cadáveres y pasto de devastación, mientras la locura del poder esclavizaba las vidas en las fuertes redes de su cruel dominación.

El ser humano valía menos que una alimaña, como ocurre hoy cuando lo denominan como excluido, cayendo en la extenuación de la miseria.

Los vencedores alucinados se regocijaban en sus cárceles internas que los enloquecían cuando paseaban su pestilencia en los carros de triunfo coronados de hojas de mirto o de laurel.

Leer más

Convite a la solidaridad

Di“Trátalo, y todo lo que gaste de más, en la vuelta yo te pagaré” (Lucas: capítulo 15º, versículo 35.)

Son muchos los necesitados que desfilan aflicciones, aguardando entendimiento y socorro. Unos están señalados rudamente por deformidades visibles que constituyen la cruel recibida de que precisan para aprender, conducta y deber. Otros se encuentran situados por limitaciones coercitivas que funcionan como presidio correccional, a fin de habilitarlos para una futura convivencia social.

Algunos se presentan con dificultades en el raciocinio y en la lucidez, aunque con apariencia armoniosa, como si fuesen estetas de la forma, emparedando miserias mentales que los enseñan a valorizar oportunidades y bendición.

Leer más