Alucinógenos

DiEn la actualidad las drogas alucinógenas ocupan un lugar destacado, pues dominan con mucha facilidad a las nuevas generaciones, estrangulando las esperanzas humanas en relación al futuro.

Los miasmas venenosos que desprenden han creado un paisaje triste, sombrío y desolador, que el hombre que los usa posee una gran miseria económica y moral. Ya que está más preocupado con el cuerpo que con el espíritu, se dejo engolfar por la comodidad y el placer, deparando inesperadamente, en el vació interior que le resulta amarga decepción, luego de secundarias conquistas externas. Seguir leyendo “Alucinógenos”

Hermano Francisco Portugal

chico_xavierNuestro apreciado hermano Francisco Portugal se sentó a nuestro lado y nos decía entristecido, no tener aun una posibilidad para abrazar a Chico y hablarle. Y, en virtud de ver tanta gente en la sesión y alrededor del médium, calculaba que su deseo no sería satisfecho. Tenía que asistir a la sesión y regresar el sábado a Petrópolis, donde reside, sin al menos recibir algo que carecía, principalmente con relación a un hermano desencarnado.

Rápido como un relámpago, Chico captó el anhelo de su hermano, pues, dejando de lado algunos amigos, ya atendidos, se acercó a nosotros y dijo:

– ¡Hermano Portugal, entonces, pensabas que no te abrazaría, que no te había visto! Estás equivocado, como otros hermanos, estás también dentro de mi corazón. Seguir leyendo “Hermano Francisco Portugal”

María de Magdala

Maria_magdalaMaría de Magdala había escuchado las prédicas del Evangelio del Reino, no lejos de la principesca villa donde vivía entregada a los placeres, en compañía de ciertos patricios romanos, llenándose de profunda admiración por el Mesías. ¿Qué nuevo amor era aquel predicado a simples pescadores por labios tan divinos? Hasta entonces, ella había caminado sobre las rosas rojas del deseo, embriagándose con el vino de condenables alegrías. No obstante, su corazón estaba sediento y desalentado.

Joven y hermosa, se había emancipado de los estrictos prejuicios de su raza; su belleza esclavizó ante sus caprichos de mujer, a los más ardientes admiradores; pero su espíritu tenía hambre de amor. El profeta nazareno había sembrado en su alma nuevos pensamientos. Seguir leyendo “María de Magdala”

Siembra y cosecha

Humberto-de-CamposCierto Hombre, enredado en el vicio de la embriaguez, era frecuentemente visitado por un generoso amigo espíritu al que le amparaba la existencia.

– ¡Arrepiéntete y recurre a la Bondad Divina! – rogaba el bienhechor cuando el alcohólico se desprendía parcialmente del campo físico, en las alas del sueño. – ¡Valoriza el tiempo y no postergues tu propia renovación! Un cuerpo terrestre es herramienta preciosa con la que el alma debe servir en la oficina del progreso. No menosprecies tus propias fuerzas!…

El infeliz despertaba, impresionado. Rememoraba las palabras oídas, intentaba mentalizar la hermosura del enviado sublime y, íntimamente, formulaba el propósito de regenerarse. Sin embargo, sobreviniendo la noche, sucumbía de nuevo a la tentación. Embriagándose, se arrojaba a un largo período de inconsciencia, volviéndose al relajamiento y la desidia. Seguir leyendo “Siembra y cosecha”

Dar

sillasA un amigo mío llamado David, su hermano le dio un automóvil como regalo. Un día, cuando David salió de su oficina, un niño de la calle estaba caminando alrededor del brillante coche nuevo admirándolo.

-Señor, ¿este es su coche? ?preguntó.

David afirmó con la cabeza.

– Mi hermano me lo regaló. Seguir leyendo “Dar”

Convite a la simplicidad

JoannaAngelis“Considerad los lirios” (Lucas: capítulo 12º, versículo 27.)

Complementos y atavíos representan no pocas veces dispensables adornos.

Como el exceso en unos y escasez en otros, donde abundan complejidades falta sensatez y equilibrio.

Lo bello se exterioriza en aura de armonía y la fuerza de la belleza reside en la discreción de la simplicidad. Seguir leyendo “Convite a la simplicidad”

Mi búsqueda

pazBusco y busco,
caigo y me levanto
mi vida es lo que es
soledad y desengaño.

No se de donde soy
no se cual será mi verdad,
una verdad que no encuentro
ni en mi propia soledad.

Soy como un árbol en el bosque
rodeado de ramas,
que no me quieren tocar,
soy como un pájaro herido
a merced de la soledad. Seguir leyendo “Mi búsqueda”

Frente a los animales

andreluizAbstenerse de perseguir o apresar, maltratar o sacrificar animales domésticos o salvajes, aves y peces, por medio de excursiones periódicas a los campos, lagos y ríos, o en competiciones deportivas sangrientas, persiguiendo con ello un placer recreativo.

Hay diversiones que son verdaderos delitos disfrazados.

En el contacto con los animales a los que tenga estima, gobernar los impulsos de protección y cariño, a fin de no caer, con el pretexto de amarlos, en excesos ridículos.

Toda pasión ciega al alma. Seguir leyendo “Frente a los animales”

Comienzos del Espiritismo

AllanKardec1La Tercera Revelación, la Doctrina Espirita, es impersonal y tiene un sentido universalista, por las verdades y certezas que encierra. El Codificador de la Doctrina, que se preparó por más de un encarnación a fin de convertirse en la personalidad confiable para dar su trabajo la seguridad y la credibilidad que solo la Verdad puede ofrecer, es el primero en reconocer que el Espiritismo representa, en su esencia, las enseñanzas de los Espíritus superiores, al frente el Espíritu de Verdad, referido por el Cristo cuando prometió enviar al Consolador para recordar sus enseñanzas y traer conocimientos nuevos a la Humanidad.

Así, tanto Allan Kardec, como los médiums que sirvieron de intermediación para el conocimiento, por los hombres, de la Doctrina Consoladora, tomaron consciencia de que fueron ellos los instrumentos escogidos para servir a una gran misión, pero los verdaderos autores de la gran Revelación fueron los Espíritus superiores, al servicio del Cristo. Seguir leyendo “Comienzos del Espiritismo”

El niño

ninos_21De todo lo que nos rodea en la vida, una de las dádivas más preciosas que Dios nos proporciona es la presencia del niño. Él tiene el don especial de dar sabor y gracia a todo. Se contenta con muy poco: un paseo, una puesta de sol, un paquete de palomitas. Y tiene la pretensión de que el mundo entero le pertenece. Es suyo el árbol, la bola, el volante de bádminton. Es suyo el pájaro, el jardín. Son suyos el coche del papá y el lápiz labial de la mamá.

Un niño nace con un brillo angelical e incluso al crecer, siempre se queda con un halo de luz suficiente para cautivar nuestro corazón, aunque él se siente en el barro, llore a todo volumen, haga un berrinche o ande por la casa jactándose después de vestir las mejores ropas y zapatos de su madre o de su padre. Él puede ser el más cariñoso del mundo y parecer el más ingenuo, hasta el punto de agotar nuestra capacidad de responder preguntas. Seguir leyendo “El niño”

Obsesión

ErraticidadEn los últimos años la obsesión viene propagándose en la Tierra, cada vez más y más, causando perturbaciones y sufrimientos de los más variados. La obsesión, es ciertamente, una enfermedad, solo que es una enfermedad del alma, o mejor, nuestra alma es la que favorece las condiciones necesarias para que se puedan instalar. ¿Pero, que es una obsesión? Es el dominio que un espíritu ejerce sobre alguien. Ese dominio ocurre en varios grados, desde los más leves hasta aquellos que van de la fascinación a la subyugación, pudiendo llegar a la posesión.

Conforme explica Allan Kardec, el codificador del Espiritismo, “La obsesión es una acción permanente que un espíritu malo ejerce sobre un individuo”. Es una acción permanente y no esporádica, en que el espíritu perseguidor permanece junto al obsediado, usando todos los recursos que conoce y de los cuales consigue lanzar mano, para alcanzar lo que pretende. La acción obsesiva es ejercida por un espíritu malo; no es ejercida por un espíritu bueno, o mismo por un “sufridor”, porque es una acción maléfica, buscando generalmente la venganza. Seguir leyendo “Obsesión”

La mujer y sus sagrados atributos: maternidad, amor, femineidad

madres“Y será aun a la mujer a quien confiaremos la misión más sublime en la construcción evangélica dentro de los corazones, en el supremo esfuerzo de iluminar al mundo”. (Buena Nueva, Humberto de Campos / Francisco Cândido Xavier, Lección 22, La mujer y la resurrección, IDE-Mensaje Fraternal, páginas 148 149, Araras, Caracas. 1985).

Siendo creado por Dios sencillo e ignorante, el Espíritu se educa en el prodigioso laboratorio del Universo. Ganó la bendición de la Vida, sin poseer ningún recurso neuropsíquico o pequeño impulso del instinto. Todo estaba por conquistar, a través de la divina Ley de Reencarnación. Trae en germen potencias espirituales para realizar, por sí mismo y a través de innumerables existencias corpóreas, su gran destino, su propio progreso espiritual rumbo a la Perfección. Seguir leyendo “La mujer y sus sagrados atributos: maternidad, amor, femineidad”

Calamidades

autobullyingLas calamidades como aquella que la humanidad sufrió recientemente, donde decenas de millares de personas desencarnaron en cuestión de minutos, por fuerza de un fenómeno geológico, modifica, en muchas mentes, sus convicciones filosóficas y religiosas. ¿Existe Dios? ¿Él es la bondad suprema? ¿Él dirige los destinos de esta humanidad? ¿Porque, entonces, una calamidad como esa que generó tanto sufrimiento, no solamente a los que fueron alcanzados directamente por ella, como a todos los que presencian impotentes su desenvolvimiento?

Para los que tienen una visión mecánica de la vida, no les faltan argumentos para poner en duda la existencia y la grandiosidad de Dios, ante los acontecimientos ocurridos. Pocas líneas religiosas se encuentran aptas a una respuesta satisfactoria para estos argumentos, ya que atribuyen al Creador condiciones iguales a las del hombre, con los mismos sentimientos y acciones, un dios antropomórfico, a pesar de ser Él el Creador del Universo. Seguir leyendo “Calamidades”

Del médium

andreluizRechazar la suposición de que tiene responsabilidades o una misión de gran trascendencia, reconociéndose humilde, encargado de tareas comunes, aunque graves e importantes como las de cualquier otra persona. EL colaborador de Cristo es siempre siervo, y siervo del amor.

En el horario disponible entre las obligaciones familiares y el trabajo que le reporta la subsistencia, vencer los imprevistos que le puedan impedir comparecer a las sesiones, tales como visitas inesperadas, fenómenos climáticos y otros motivos, manteniendo lealtad al propio deber. Sin entusiasmo íntimo no hay ejercicio mediúmnico productivo. Seguir leyendo “Del médium”

Navegación de entradas

1 2 3 4 7 8 9
Volver arriba