Anunciación del consolador

kardec35. – Si me amáis, guardad mis mandamientos, y pediré al Padre, y él os enviará otro Consolador, para que permanezca eternamente con vosotros. – El Espíritu de Verdad, que este mundo no puede recibir, porque no lo ve; mas vosotros, lo conoceréis, porque permanecerá con vosotros y estará en vosotros. – Mas el Consolador, que es el Espíritu Santo que mi Padre enviará en mi nombre, os enseñará todas los casas, y os hará recordar de todo lo que os dije. (San Juan, Cap. XIV, v. 15, 16, 17, 26. – El Evangelio según el Espiritismo, Cap. VI).

Leer másAnunciación del consolador

Frente al pase magnético

andreluzAl aplicar pases y demás métodos de la terapéutica espiritual, no indagar sobre los resultados y jamás temer por el agotamiento de las fuerzas magnéticas.

El bien ayuda sin preguntar.

Recordar que en la aplicación del pase no se hace necesaria la gesticulación violenta, la respiración jadeante o el bostezo continuo, como también que no siempre hay necesidad de tocar directamente al paciente.

La práctica del pase no necesita de ningún recurso espectacular.

Leer másFrente al pase magnético

Casos de los Casos de Chico…

xavierEl apreciado compañero Manoel Franco, Presidente del Centro Espirita Hijos de Dios, de la colonia de Curicica, de esta Capital, nos contó:

Leí y releí, con placer y emoción, los Lindos casos de Chico Xavier. Viajando, hace días, en un tren de la Central, en el desvío de la línea auxiliar, observe que una señora, a mi lado, se lamentaba junto a una compañera, porque residía cerca de una vecina, que, en su ausencia, le robaba las gallinas.

Acordándome del caso de la historia de la llave de los lindos casos, le conté a la hermana para que lo experimentase. Aceptó mi consejo.

Leer másCasos de los Casos de Chico…

Campeonato de la Insensatez

DiCuando el conocimiento se liberaba del soez grillete de la ignorancia y las ciencias adquirían ciudadanía cultural, alargando los horizontes del pensamiento y aportando mejor conocimiento sobre la finalidad existencial, a mediados del siglo XIX, surgió el Espiritismo como un sol para la Nueva Era, que debería iluminar a la Humanidad a partir de entonces. Era la respuesta de los Cielos a los ruegos de los sufrimientos que se esparcían por la Tierra. Conforme Jesús había prometido, se trataba de El Consolador, que llegaba para atender a las múltiples necesidades humanas.

Sintentizando el idealismo filosófico con las conquistas de la experimentación científica moderna, al tiempo en que la ética del Evangelio se restauraba, esa incomparable Doctrina se proponía ofrecer los instrumentos hábiles para la adquisición de la felicidad.

Leer másCampeonato de la Insensatez