Afectividad perturbada

DiLa afectividad es el sentimiento que se expresa mediante reacciones físicas positivas. El ser humano tiene necesidad de placer, y todos sus esfuerzos son dirigidos para disfrutarlo, evitando las experiencias del sufrimiento, exceptuándose los casos de trastornos masoquistas. Toda y cualquier búsqueda, conscientemente o no, aguarda la compensación del bienestar, que es siempre la fuente motivadora para toda lucha. De ese modo, la afectividad produce una reacción de adrenalina en la sangre que lleva al individuo al calentamiento orgánico, del cual transcurre la sensación agradable del placer, del deseo de estar próximo, del contacto físico, del apretón de mano, del abrazo, de la caricia.

Leer másAfectividad perturbada

Cuestión de ética

herculanoSin la observación activa y vigilante de los principios éticos que lo informan, ningún movimiento cultural puede subsistir, pues estará minado en sus bases por la irresponsabilidad de los adeptos. Lo que se evidenció, en el caso de la adulteración, en este caso de modo amenazador e incluso arrasador, fue el estado de alienación en que cayó la comunidad espirita en lo concerniente a sus responsabilidades doctrinarias.

Este no es un problema superficial, que podamos ignorar simplemente. Es un problema de la más alta gravedad para todas las organizaciones humanas. Lo que la ética espirita nos enseña es que no debemos confundir el error con quien lo cometió.

Leer másCuestión de ética

Allí donde hay un universo esta Dios

Camille_FlammarionAllí donde hay un universo esta Dios, y también su ciencia, su amor, sus leyes exactas y sus incomparables obras. Hermanos queridos: Los que lejos de vuestras miradas seguimos la ruta eterna del progreso tenemos muchas cosas que comunicaros. Hemos oído muy atentamente a la hermana que se ha comunicado, y os podemos decir: Ella tuvo la facultad de penetrar en las almas y medir sus radiaciones. Nosotros, con la ayuda de Dios, pudimos estudiar, calcular y descubrir muchísimas trayectorias y leyes de los cuerpos celestes.

Ella tenia un ojo bendito que miraba sin mirar y veía sin ver, cosas que los demás no podíamos observar. Nosotros disponíamos de otro ojo maravilloso, el telescopio, que nos acercaba las inmensidades del cosmos. Uno descubría las cualidades y pensamientos de las almas: el otro escudriñaba los cielos.

Leer másAllí donde hay un universo esta Dios

Pobres ovejas

bucayMe quedé boyando en el tema de las relaciones entre padres e hijos. ¡El gordo tenía razón! Cada generación ve las cosas desde su propio y único punto de vista. Nosotros y ellos como en otro tiempo, ellos y los abuelos, peleamos porque no podemos siquiera acordar una misma realidad.

— Hablé con mis viejos, ¿sabes?

— ¿Ahá?

— Le conté el cuento de la gallina.

— ¿Y?

Leer másPobres ovejas

La visita de la Verdad

scan0012Cierta ocasión, dijo el Maestro que sólo la Verdad hará libre al hombre; y, quizá porque no le pudiese aprender, de inmediato, la vasta extensión de la afirmativa, le preguntó Pedro, en el culto doméstico:

-Señor, ¿qué es la Verdad?

Jesús exhibió en su rostro una enigmática expresión y contestó:

– La Verdad total es la Luz Divina total; sin embargo, el hombre aún está lejos de soportarle la sublime fulguración.

Reparando, sin embargo, que el pescador continuaba hambriento de nuevos esclarecimientos, el Amigo Celeste meditó algunos minutos y habló:

Leer másLa visita de la Verdad