Antonio Costeau

kardec2Miembro de la Sociedad Espiritista de París, sepultado el 12 de septiembre de 1863, en el cementerio de Montmartre, en la fosa común. Era un hombre de corazón que el Espiritismo condujo a Dios. Su fe en el porvenir era completa, sincera y profunda.

Simple obrero empedrador, practicaba la caridad en pensamientos, en palabras y en acciones, según sus débiles recursos, porque encontraba también el medio de asistir a los que tenían menos que él. Si la Sociedad no costeó los gastos de una fosa particular, fue porque había a la sazón una aplicación más útil de los fondos, pues estos gastos son para los vivos una vana satisfacción de amor propio, y los espiritistas saben que la fosa común es una puerta que conduce al cielo, tan bien como puede hacerlo el más suntuoso mausoleo.

Leer másAntonio Costeau

¿Humildad o sin vergüenza?

ChicoAkardecChico, en un momento de distracción, en que se sentía físicamente desgastado, pues ya había atendido cerca de 80 casos, cada cual más doloroso, como sucede diariamente, fue buscado por un hermano que lo importunó por más de dos horas. El buenísimo Médium se sentía experimentado en demasía. Se trataba de uno de esos casos para lo cual el querido Dr. Bezerra recetaba prisión en vez de oración, por tratarse de espíritus abusadores. Y, en un momento de descuido, dejo al importuno hermano hablando solo, diciéndole: no me moleste y hasta luego…

Leer más¿Humildad o sin vergüenza?

Este es mi nieto

aguaMe acuerdo feliz de las veces que llegaba a tu casa y venías, ligera, a recibirme en el portón.

Me acuerdo que mis ojos encontraban los tuyos y que me enseñabas a utilizarlos también para sonreír.

Me acuerdo de la ternura de aquella mirada tan silenciosa, capaz de hablar a mi corazón.

Me acuerdo de tu regazo, de tu abrazo, de tus manos suaves que acariciaban mis cabellos.

Me acuerdo de tu casa: tan festiva, tan acogedora, tan primaveral y de los besos con los que me acogía en tu alma.

Leer másEste es mi nieto