¿Cuál es tu causa?

paulo-coelho-ayudarUna revista trae publicada en su portada una pregunta directa y provocativa: ¿Cuál es tu causa? Justo abajo de la pregunta tema de la noticia principal, un pequeño texto explicativo: Todo el mundo puede hacer la diferencia. Y no necesita cambiar el mundo. Las luchas más grandes están en el día a día.

En el cuerpo del diario, el texto de la noticia comienza afirmando: Donar sangre, cabello, alegría o tiempo. Rescatar la autoestima, un animal, un sueño o una vida. Conozca historias de personas que descubrieron diferentes razones para vivir y una misma felicidad: la de ayudar.

En seguida leemos diversos relatos de personas y sus causas nobles. Algunas muy modestas, pero todas extremadamente importantes.

Leer más¿Cuál es tu causa?

Él vino

raul¿Qué habría sido de la Humanidad si el Celeste Amigo, durante el tiempo que vivió en las estrellas, entendiese que no era necesario venir al suelo del mundo para ayudarnos con Su experiencia superior? ¿Qué sería del género humano, si en el caso el Buen Pastor hubiese renunciado a venir al planeta, por temer el poder discrecional del Imperio de Roma, capaz de enterrar bajo los pies todo y cualquier opositor de su régimen político? ¿Cómo estaría la Tierra, si el Maestro Nazareno hubiese tenido desdén por descender a los fluidos planetarios por entender cuán difícil y peligroso seria la comodidad con los vicios interpretativos y las manos de hierro del sacerdocio de Israel? ¿Qué habría ocurrido con nosotros, si el Rabí de Galilea se hubiese esquivado de venir al suelo del mundo, por identificar la precaria condición moral e intelectual de sus habitantes, por saber de las limitaciones generales que caracterizaban al pueblo en cuyo seno debería nacer?

Leer másÉl vino

Agresión

JoannaAngelisCuando alguien embiste, furibundo, atacando a otro, ya se encuentra desequilibrado, siendo inútiles los esfuerzos del otro, concentrados en la palabra, a fin de llamarlo a la razón. El agresor, psicológicamente, se encuentra dominado por el instinto de la destrucción. Faltándole los valores morales para superar la circunstancia o el hecho que le desagrada, se deja vencer por la irascibilidad irracional, atacando con violencia. Porque está con la voluntad minada y sin control sobre sus propios impulsos, descarga sus frustraciones y conflictos en las personas que, de alguna forma, lo enfrentan o no se le someten, o a pesar de ser sus semejantes, lo provocan.

Las agresiones se inician y toman forma a partir de la reacción mental osada, que no siempre se exterioriza en palabras o gestos, pero que se torna habitual, hasta el momento de la irrupción externa, en forma de provocación y choque físico, cuando se transforma en el golpe de la estupidez o en una actitud de consecuencias imprevisibles.

Leer másAgresión