El carnero rebelde

carneroCierto carnero muy inteligente, pero indisciplinado, se dio cuenta de los beneficios que la lana esparcía en todas partes, y desde entonces, se juzgó mejor que los demás seres de la creación, pasando a rebelarse contra el trasquilado.

– Si era tan precioso – pensaba – ¿por qué aceptar la humillación de aquella tijera enorme?

Sufría frío intenso, de tiempo en tiempo, y, despreocupado de las ricas raciones que recibía en el redil, se detenía solamente en el examen de los perjuicios que suponía sufrir. Muy amargado, se dirigió al Creador, exclamando:

Leer másEl carnero rebelde

El amor propio

sebastian_de_araucoEl convencimiento íntimo de que todo lo merecemos, nos causa, al no obtenerlo, estados deprimentes y de ansiedad emocional, así como dolores morales que nos llevan a enfocar ese desagrado, esa vibración negativa que germina y crece en nosotros, sobre aquellos que suponemos culpables o causantes de nuestros disgustos o de las situaciones desagradables que debemos sobrellevar.

Entonces, nos resentimos y comenzamos a sentir rencor y hasta odio que crece en cada golpe que nos corresponde recibir. Todo eso es originario de nuestro amor propio.

Leer másEl amor propio

Viejo argumento

Emmanuel2«Y aduciendo él esto en su defensa, dijo Festo en alta voz: – Estás loco, Pablo, la abundancia de letras te hace delirar.» – (Hechos, 26:24.)

Es muy común lancen a los discípulos del Evangelio la falsa acusación de locos, que les es imputada por los círculos del cientificismo de cada siglo. El argumento es viejísimo por parte de cuantos pretenden huir a la verdad, complacientes con sus propios errores.

Hay trabajadores que pierden valioso tiempo, lamentando que la multitud los clasifique como desequilibrados. Esto no constituye razón para contiendas estériles. Muchas veces, el propio Maestro fue interpretado como demente y los apóstoles no recibieron otra definición.

Leer másViejo argumento

El deber

denis_1_okLa práctica constante del deber nos conduce al perfeccionamiento. Para acelerar éste, conviene primero estudiarse a sí mismo con atención y someter nuestros actos a un juicio escrupuloso. No se puede remediar el mal sin conocerlo. Podemos, incluso, estudiarnos en los demás hombres. Si cualquier vicio, si cualquier enojoso defecto nos choca en ellos, indaguemos con cuidado si existe en nosotros un germen idéntico, y, si lo descubrimos, dediquémonos a arrancárnoslo.

Consideremos nuestra alma como lo que es realmente, es decir, una obra admirable, aunque muy imperfecta, y hemos de notar que estamos en el deber de embellecerla y adornarla sin cesar. Este pensamiento de nuestra imperfección nos hará más modestos y alejará de nosotros la presunción y la necia vanidad.

Leer másEl deber

Problemas religiosos

JHpiresSe oye con frecuencia la pregunta: “¿El Espiritismo es religión?” Y muchas veces los espíritas no saben responderla. La confusión al respecto proviene de las campañas religiosas contra el Espiritismo. Las Iglesias Cristianas, descendientes directas de la Iglesia Judaica, se definen religiosas en los términos tradicionales del formalismo de sus organizaciones y del culto exterior calcado de los diversos cultos de esa naturaleza que les sirvieron de modelo, en primer lugar el judío, y después los mitológicos, con sustanciales influencias de Órdenes Ocultas, como la Masonería.

Leer másProblemas religiosos