Aflicciones

Tentaciones-desiertoJesús nos dijo que en este mundo solo tendremos aflicciones, entre tanto, cada día recordemos al Maestro como siempre oraba al Padre, cada día recordemos al Maestro como siempre hacia el bien.

Siendo que nuestro Divino Maestro, el ejemplo que nos dio era siempre el bien, y a pesar de que El nos dijo que tendríamos aflicciones, entonces solo tenemos que hacer una cosa, y es cuando tengamos aflicciones en vez que quejarnos, oremos, en vez de lamentarnos oremos, en vez de hablar de nuestra supuesta mala suerte, oremos, porque si el Maestro nos dijo que en nuestras vidas solo tendremos aflicciones, cierto es que también nos enseño que siempre tenemos que hacer el bien, por lo tanto, trabajemos para hacer el bien a pesar de las aflicciones y trabajemos para lograr tener en nuestra vida el objetivo principal y es el mayor mandamiento de Jesús.

Leer másAflicciones

El estudio

LedenisEl estudio es la fuente de dulces y nobles goces; nos libera de las preocupaciones vulgares y nos hace olvidar los males de la vida. El libro es un amigo sincero que nos pone buena cara lo mismo en los días felices que en los de mala fortuna. Hablamos del libro serio, útil, que instruye, consuela y reanima, y no del libro frívolo que distrae y con harta frecuencia desmoraliza.

No se penetra lo bastante en el verdadero carácter del buen libro. Es como una voz que nos habla a través del tiempo y nos relata los trabajos, las luchas y los descubrimientos de aquellos que nos precedieron en el camino de la vida, y que en provecho nuestro suavizaron sus asperezas. ¿No constituye una de las escasas felicidades de este mundo el poder comunicar por medio del pensamiento con los grandes espíritus de todos los siglos y de todos los países?

Leer másEl estudio

Los obreros de la última hora

Trabajo-ultima-horaEsta celebración del aniversario de El Evangelio según el Espiritismo es una especial oportunidad para reflexionar sobre el sentido profundo de la parábola de los obreros de la última hora, comentada en el capítulo XX por dos espíritus que se identifican como Constantino y Henri Heine. Es, sin lugar a dudas, una parábola que nos atañe muy de cerca.

El amigo Constantino nos dice que somos trabajadores de la última hora. Es más, nos dice que desde hace muchos siglos, en existencias anteriores, fuimos llamados a servir a la causa del Maestro, pero nos retrasamos en presentarnos al trabajo. Constantino nos alerta de que debemos emplear bien esta hora que nos queda, sin hacer demasiado caso de las dificultades que podamos encontrar por el camino. Por muy graves que se nos puedan figurar, no pasan de «un momento fugitivo en la inmensidad de los tiempos».

Leer másLos obreros de la última hora

Las apariencias engañan

chico-jovenAlgunos compañeros conversaban furiosamente, en Pedro Leopoldo, sobre cierto político: la cosa debía ser así…Debía ser de cierto modo….El hombre era la perversidad en persona…Prometió eso e hizo aquello…

Uno de los hermanos se dirigió al médium y pregunto:

-¿Qué dices, Chico? ¿Tenemos alguna referencia de los Amigos Espirituales sobre el asunto?

Chico pretendía responder, pero en el justo momento, en que iba a decir su opinión, escucho la voz de Emmanuel susurrándole seguro a los oídos:

Leer másLas apariencias engañan