Psicología espírita de la educación

herculanoAsustados con los lineamientos gigantescos de la renovación cultural que el Espiritismo nos propone, con urgencia, en esta hora de transición evolutiva de nuestro planeta, muchos compañeros pretenden huir de la realidad y esconder la cabeza bajo el travesaño. ¿Cómo puede ser esto? Es lo que preguntan con los ojos mirando fijamente, como los científicos del siglo pasado frente a los fantasmas exhibidos por las investigaciones de Crookes, Richet, Crawford y otros. Pero los fantasmas no desaparecen. Continúan presentes, convidándonos a una invasión de nuevas y más amplias dimensiones de la realidad. Nadie seguramente le ha pedido a criaturas tan frágiles que se hiciesen espíritas.

El Espiritismo, como Kardec explicó hace más de un siglo, es una convicción personal, por eso mismo voluntaria, a la que ninguno está obligado por ninguna confesión religiosa ni forzado por ninguna catequesis salvacionista.

Leer másPsicología espírita de la educación

El gran problema del mundo

Ledenis“Todo el mundo reconoce hoy la necesidad de una educación moral capaz de regenerar a la sociedad y de sacar a Francia (y al mundo) del estado de decadencia que, acentuándose cada día, amenaza llevarlos a la caída y a la ruina.

Durante largo tiempo se ha creído hacer bastante con difundir la instrucción, pero la instrucción sin la enseñanza moral es impotente y estéril. Ante todo, es menester hacer del niño un hombre, que conozca sus deberes como conoce sus derechos. No basta desarrollar las inteligencias, es preciso formar los caracteres, fortificar las almas y las conciencias.

Leer másEl gran problema del mundo

Atendamos al Señor

bezerrademenezes… olvidamos, de algún modo, las cuestiones individuales que nos afligen el camino para considerar, en el curso de algunos instantes apenas, la nueva situación que se nos muestra frente a los ojos.

Todos nos agregamos, en el clima de la oración, buscando la solución de nuestros problemas. Problemas que se expresan como dificultades, obstáculos, renovaciones y desafíos sin cuenta. Anotemos, sin embargo, la necesidad de mayor observación del panorama en que evolucionamos.

… en el transcurso de apenas algunos años, todo el paisaje del campo espírita cristiano se nos alteró, fundamentalmente.

Leer másAtendamos al Señor

El hombre que se creía muerto

Hombre..Recuerdo que me había quedado pensando en el cuento de las dos manitas.
– Es como aquella poesía de Almafuerte –comenté—. No te des por vencido ni aun vencido.

– Puede ser – dijo el gordo – aunque más me parece que en este caso es: “No te des por vencido antes de ser vencido” o si quieres: “No te declares perdedor antes de llegar al tiempo de la evaluación final”. Porque… Y ya que estaba, me contó otro cuento.

Había un señor muy aprensivo respecto de sus propias enfermedades y sobre todo, muy temeroso del día en que le llegara la muerte. Un día, entre tantas ideas locas, se le ocurrió que quizás él ya estaba muerto. Entonces le preguntó a su mujer:

Leer másEl hombre que se creía muerto