Concepto actual de la muerte

JHpiresEl polvo de momia desapareció en su propio desprestigio. Su ineficacia curativa correspondía a la ineficacia de las momias para eternizar los cuerpos perecederos. La Cultura del Renacimiento floreció y se desenvolvió en la Tierra. En vano la Iglesia condenó las pesquisas, las combatió, las maldijo. Galileo tuvo que defenderse frente a los tribunales de la Inquisición, Giordano Bruno fue quemado en hoguera criminal y herética por sustentar que la Tierra giraba en torno del Sol. Descartes, el filósofo espadachín quien no se tragó la falsa paciencia de los sacerdotes del Colegio de La Fleche, tuvo que huir hacia Suecia y, en un golpe de esgrima, recolocar el problema copérnico del heliocenrismo: “La Tierra está fija en su atmósfera – escribió – que gira en torno del Sol”.

Leer másConcepto actual de la muerte

Las ranitas en la crema

ranasYo estaba en época de exámenes. Había rendido dos finales y un parcial. Tenía fecha para mi siguiente examen en una semana y la materia era muy larga.

– No voy a llegar – le dije a Jorge -. Es inútil seguir poniendo energía en una causa perdida. Creo que lo mejor es presentarme con lo que sé hasta ahora; así, por lo menos si me bochan no habré desperdiciado esta semana estudiando.

– ¿Conoces el cuento de las dos manitas? – preguntó el gordo. – Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema. Inmediatamente sintieron que se hundían; era imposible nadar o flotar mucho tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos patalearon en la crema para llegar al borde del recipiente pero era inútil, sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sintieron que cada vez era más difícil salir a la superficie a respirar. Una de ellas dijo en voz alta:

Leer másLas ranitas en la crema

Estacas unidas…

chico-jovenAlgunos compañeros del Estado de S. Paulo visitaron a Chico, por algunos días, disfrutaron de su convivencia amable e instructiva. Uno de ellos más entusiasmado con los fenómenos que asistió, admirando la vida sencilla de los habitantes de Pedro Leopoldo, en nombre de los compañeros, dijo a Chico:

-Vamos a volver para S. Paulo, venderemos todo lo que tenemos y, después, con nuestras familias, viviremos definitivamente en esta bella ciudad, en su compañía. Así, acabaremos felices nuestros días y podremos ser más útiles al prójimo y desarrollar nuestros dones mediúmnicos…

Leer másEstacas unidas…