Vida y valores (Magnetismo personal)

slide-raul-03-2014Cada criatura humana es un magneto que camina por la tierra. La tierra en sí misma es un gran cuerpo magnético. Pero, cada criatura humana es un cuerpo magnético sobre otro cuerpo magnético. Cada cual de nosotros carga su capacidad magnética, y esa capacidad magnética es así llamada por el poder de atraer y que cada uno de nosotros detiene en sí mismo. Esa experiencia que el ser humano alcanzo, gracias a esas experiencias remotas que venimos trayendo a lo largo de la evolución de los seres, de los mundos, de los planetas, desde cuando el átomo es dotado de una capacidad de atraer las partículas a su alrededor, desde que el núcleo atómico se volvió responsable por atraer de vuelta la nube de electrones, hasta la criatura que atrae a su alrededor un conjunto de personas.

Leer másVida y valores (Magnetismo personal)

Viajando con un hermano sacerdote

chico-jovenSentado en el ómnibus que lo llevaría a Belo Horizonte, Chico noto que su compañero de asiento era un hermano sacerdote. Lo saludo y se entrego a la lectura de un buen libro. El sacerdote, también, le correspondió y saludo, abrió un libro sagrado y comenzó a leerlo.

A mitad del viaje, paso el ómnibus cerca de un lugar con banderas, que conmemoraba el día de S. Pedro y S. Pablo. El sacerdote observo aquello y, después, mirando para Chico comento:

-Vea esta festividad en honra de dos grandes Santos, y en este libro, leo la historia de S. Pablo, cuyo autor le da prominencia sobre S. Pedro. No se puede negar esto. S. Pablo es el Príncipe de los Apóstoles, aquel que recibió de Jesús las llaves de la Iglesia.

Leer másViajando con un hermano sacerdote