Vida y Valores (Menores abandonados)

raulHan sido muy duras las observaciones que hacemos diariamente al respeto de nuestros menores. Al lado de los menores bien nacidos, los que tienen familia, los que tienen hogar, nos damos cuenta de que hay centenas y centenas de pequeños, de pequeñas, de adolescentes, que son menores, dichos abandonados. Algunos son llamados por técnico del Servicio Social, por los técnicos sociológicos de “menores en situación de riesgo social” Naturalmente que los periódicos están llenos de las crónicas al respecto de ellos, en lo cotidiano de las ciudades grandes y de las ciudades pequeñas. Hay menores en condición de riesgo social que se unen a otros menores y roban, hurtan, agreden y matan. Encontramos menores envueltos en todo tipo de dificultad social, en todas las esferas de comportamiento moral de bajo nivel. Y, ciertamente que la voz colectiva, la voz general, dirá que son menores abandonados. Poca gente se dará cuenta de que esos menores abandonados no son apenas los que nacen en los guetos, en las favelas, pero todos aquellos que dejaron de recibir de alguna manera, el soporte, la atención, el respaldo sea de la familia, sea de los gobiernos, sea de la sociedad en general.

Leer másVida y Valores (Menores abandonados)

¿Existen las hadas?

ratoncito-perezAsí ocurrió todo. Ella cumplió nueve años. Un diente se le cayó en proceso natural y, como siempre, ella lo dejó en el lugar señalado para ser cambiado por un dinerito, por la hada de los dientes. Pues bien: cuando la madre fue a colocar el dinero y coger el diente, encontró una carta y un bolígrafo muy pequeño, de aquellos que se utilizan como llavero.

La carta, entre corazones dibujados, decía: ¡Hola, hada! Espero que tú existas. Bueno, creo que sí. Pero quiero la verdad. Si eres mi padre o mi madre, lo acepataré bien. Si eres el hada, será mejor que firmes con este pequeño bolígrafo. Al final de la carta, estaba la opción para ser marcada: Existencia: – Sí – No. Y con letras grandes, entre más corazones dibujados: ¡Yo creo en ti!

Leer más¿Existen las hadas?

¿Usted ve bien su vida?

Mario_MasDesde que reencarnamos vamos aprendiendo a ver la vida de forma unilateral, o sea, vemos solo una parte de las cosas como explica el benefactor Aniceto en el libro, Los mensajeros, pagina 77: “Cuando en la carne, somos muchas veces inclinados a comprobar solamente los efectos, sin ponderar los orígenes. En el mendigo, vemos solo la miseria; en el enfermo, solamente la ruina física. Es indispensable identificar las causas”.

Por cuenta del condicionamiento de ver parcialmente las cosas, tenemos la impresión que vemos la realidad. Así, la otra parte va quedando cada vez más distante u olvidada. Por cuenta de eso la mente procesa automáticamente apenas una parte de los acontecimientos: en el hijo rebelde los padres ven solo al niño sin límites, desobediente…

Leer más¿Usted ve bien su vida?