Armonía del Universo

LedenisSiendo dada en nosotros la existencia de un principio inteligente y razonable, el encadenamiento de las causas y de los efectos nos hace remontar, para explicar su origen, hasta la fuente de donde emana. A esta fuente, en nuestro limitado e insuficientes lenguaje, los hombres le llamamos Dios. Dios, diremos, ha sido presentado bajo aspectos tan extraños, a veces tan escandalosos por los hombres de secta, que el espíritu moderno se apartó de Él. ¡Pero qué importan estas divagaciones de los sectarios! Pretender que Dios puede ser aminorado por las declaraciones de los hombres equivale a decir que el Montblanc y el Himalaya pueden ser manchados por el soplo de una mosca. La verdad plana radiante y deslumbrante, está por encima de las oscuridades teológicas. Seguir leyendo “Armonía del Universo”

Primeras gracias recibidas

ChicoAkardecEl 4 de noviembre de 1944, fecha de nuestra primera visita a Chico, él, después de llenarnos con lindos casos, nos llevo al interior de su sencilla casita, para participar de una sesión en que recibimos mensajes tocantes de Emmanuel y de nuestra cuñada Wanda, una delicada ave del cielo, muy temprana llamada a la Patria Espiritual, y las dos poesías abajo, que nos arrancaron lagrimas de emoción, tanto nos hablaron al corazón, visto que navegábamos en un mar de llantos u observábamos cardos brotando en nuestros caminos con pretensión de herirnos. Seguir leyendo “Primeras gracias recibidas”

El ladrillo Boomerang

bucayAquel día yo venía muy enojado. Estaba fastidioso y todo me molestaba. Mi actitud en el consultorio era quejosa y poco productiva. Detestaba todo lo que hacía y tenía. Pero sobre todo, estaba enojado conmigo. Aquel día sentía que no podía soportar “ser yo mismo”.

-Soy un tonto- dije (o me dije) -Un reverendo imbécil… Creo que me odio. -Te odia la mitad de la población de este consultorio. La otra mitad te va a contar un cuento. Seguir leyendo “El ladrillo Boomerang”

Volver arriba