Vehículo poderoso

violencia1Vehículo poderoso es la palabra que refleja, de forma segura, el nivel moral en el cual nos encontramos. Con la palabra se propagan las buenas obras y se enciende la esperanza. Se puede fortalecer la fe vacilante y sostener la paz. También sirve para alimentar el vicio y la delincuencia.

Hablando, el profesor eleva la mente de sus aprendices a la culminación del saber. Utilizando el verbo, el malhechor arroja a muchos para el foso del crimen. Conversando, la madre educa al hijo, señalándole los caminos del honor y del deber. Utilizando la palabra, los malos líderes conducen a los pueblos a guerras cruentas, permitiendo que las fauces de la muerte sieguen vidas preciosas. Los buenos gobernantes, preocupados y responsables por sus gobernados, elaboran discursos de paz y se esfuerzan para proporcionarla. Seguir leyendo “Vehículo poderoso”

Acción de la oración

kardecTransmisión del pensamiento

9. La oración es una invocación; por ella nos ponemos con el pensamiento en relación con el ser a quien nos dirigimos. Puede tener por objeto suplicar, dar gracias o glorificar. Se puede orar para sí mismo, para otro, para los vivos y para los muertos. Las oraciones dirigidas a Dios son oídas por los espíritus encargados de la ejecución de su voluntad, y las que se dirigen a los buenos espíritus son transmitidas a Dios. Cuando se ruega a otros seres que a Dios, sólo es con el titulo de intermediarios, de intercesores, porque nada puede hacerse sin la voluntad de Dios. Seguir leyendo “Acción de la oración”

La amistad real

Chico_dibujoUn gran señor que supo amontonar sabiduría, más allá de la riqueza, auxiliaba a diversos amigos pobres, en el mantenimiento del buen animo en la lucha por la vida. Sintiéndose más viejo, llamó al hijo para que cooperara. El joven debía aprender con él a distribuir gentilezas y bienes. Para comenzar, lo envió a la residencia de un compañero de muchos años, al cual destinaba trescientos cruceiros mensuales. El joven siguió sus instrucciones.

Viajó seis kilómetros y encontró la casa indicada. Pero contrariamente a lo que él esperaba, no halló una vivienda en ruinas. El domicilio, a pesar de ser modesto, mostraba encanto y confort. Las flores perfumaban el ambiente y albo lino vestía los muebles con belleza y decencia. Seguir leyendo “La amistad real”

Volver arriba