La educación

leondenisPor medio de la educación, las generaciones se transforman y se mejoran. Para obtener una sociedad nueva es preciso hacer hombres nuevos. Así pues, la educación de la infancia es de una importancia capital. No basta enseñar al niño los elementos de la ciencia.

Tan esencial como saber leer, escribir y calcular es aprender a gobernarse, a conducirse como un ser racional y consciente, es entrar en la vida armado no solamente para la lucha material, sino, sobre todo, para la lucha moral. Ahora bien, de esto es de lo que nos ocupamos menos. Se procura desarrollar las facultades y los aspectos brillantes del niño, y no sus virtudes. Seguir leyendo “La educación”

Sr. D. Manuel Ausó

amaliaHermano mío.- Tú que has consagrado la mayor parte de tu vida al estudio, tú que comprendes toda la influencia que ha de ejercer en el adelanto, de la humanidad la doctrina o, escuela espiritista, apreciarás en su justo valor todos los medios que se emplean para que nuestras creencias se arraiguen en la cabeza y en el corazón; tú debes leer y juzgar tina nueva obra que hace poco tiempo publicaron nuestros hermanos Corchado y Benisia.

Paginas sangrientas lleva por título, con el apéndice de «escritas sobre episodios de la guerra civil»; es un libro que está llamado a ser uno de los mejores propagandistas de nuestra filosofía, por lo mismo que no dice una palabra de la «monomanía» que nos enloquece. Es el iniciador de una escuela y de tina literatura embrionaria hoy, pero que tomará forma mañana. Sencillo en su dicción y profundo en su idea, es un romancero popular que pinta con facilidad admirable los proezas y las derrotas de uno y otro bando. Seguir leyendo “Sr. D. Manuel Ausó”

Las consecuencias del mal

autobullyingEs innegable la extensa presencia del mal en nuestro mundo, reflejo del nivel moral de la mayoría de sus habitantes, cuyo comportamiento es aún gobernado por el egoísmo. Enfermedades y desastres naturales, vicios, guerras y deshonestidad forman un cortejo triste y ocupan gran parte del espacio, o de tiempo, en los medios de comunicación. Sin embargo, no es difícil reconocer que esos males son consecuencia, principalmente, de la acción infeliz del propio hombre, ya que la ciencia consigue proveer con creciente exactitud la ocurrencia de los que provienen de causas materiales, desarrollando recursos para evitarlos o minimizar sus daños.

El hambre, por ejemplo, que todos los años hace millares de víctimas, resulta principalmente de la distribución profundamente injusta de los recursos disponibles en la Tierra y no de factores ambientales.
Acontece que, como hijos de Dios, traemos escrito en nuestra conciencia sus leyes, sabias y justas, y nuestra felicidad depende de su obediencia. Más que eso, el propio Creador nos recuerda constantemente por la presencia de sus enviados – profetas e instructores – que traen la misión de enseñarnos y aclararnos esa legislación divina, incentivándonos a su cumplimiento. Seguir leyendo “Las consecuencias del mal”

Estado del alma en el momento de la muerte

allankLos Espíritus siempre nos han dicho que la separación entre el alma y el cuerpo no se efectúa instantáneamente; algunas veces comienza antes de la muerte real, durante la agonía; cuando la última pulsación se hace sentir, el desprendimiento todavía no es completo; se opera más o menos lentamente según las circunstancias, y hasta su total liberación el alma siente una turbación, una confusión que no le permite darse cuenta de su situación; se encuentra en el estado de una persona que se despierta y cuyas ideas son confusas.

Este estado nada tiene de penoso para el hombre cuya conciencia es pura; sin entender bien lo que ve, está calmo y espera sin miedo el completo despertar; al contrario, es lleno de angustias y de terror para aquel que teme el futuro. Decimos que la duración de esa turbación es variable; es mucho menos larga en aquellos que, cuando encarnados, ya han elevado sus pensamientos y purificado su alma; dos o tres días le son suficientes, mientras que en otros es preciso a veces ocho días o más. Seguir leyendo “Estado del alma en el momento de la muerte”

Volver arriba