Vida y Valores (Hijos adoptivos)

Vale la pena parar a pensar en el significado de los hijos en nuestra vida. Cuando un matrimonio se une y de esa unión viene un hijo, ese hijo es el coronamiento de una relación que se admite importante. Un hijo es símbolo de la rigidez de una unión que fue establecida en bases de un bien querer, en bases de afecto, de amor. El hijo, en fin, es ese lazo que acostumbra unir dos partes humanas: el padre y la madre, el matrimonio para que, a partir de ahí, se establezca la familia.

Cuando pensamos en hijos biológicos es eso lo que se da. Pero ¿y cuando la cuestión envuelve a los hijos adoptivos? Como el nombre lo dice, son nuestros hijos porque los adoptamos como tales. No son nuestros hijos biológicos, no nacerán de nuestras entrañas, de nuestras células, pero nacerán de nuestros sentimientos.

Leer másVida y Valores (Hijos adoptivos)

Vida y valores (Humores en el hogar)

Nuestra casa es el lugar donde nos recogemos para convivir en familia. Todos nosotros vamos para casa al salir del trabajo, de la escuela. Vivimos en nuestra casa. Pero existe una dimensión en nuestra casa, pocas veces observada, porque la casa para donde la gente va, no es apenas la construcción de albañilería, no es apenas la construcción de madera, no es apenas la construcción propiamente dicha, es más otro tipo de elaboración. Nuestra casa, aquella dentro de la cual nos envolvemos, la llamamos hogar. Entonces hacemos una distinción entre la casa, construcción física, sea de que material que sea, sea el apartamento, sea lo que sea es el hogar.

Leer másVida y valores (Humores en el hogar)

Vida y valores (Enfermos y enfermedades)

Indudablemente, somos un gran cuerpo eléctrico. El ser humano, el alma humana es un conjunto de energías pensantes. Sí, todos nosotros. Todo cuanto existe, en el Universo, es formado por esa energía cósmica. Somos parte de esa energía cósmica. Consonante a los principios que regulan la vida del Universo, después del gran Creador que es Dios, la materia, el Espíritu, somos parte de ese Ser Espiritual. Somos Espíritu y tenemos unión con la materia, ese otro principio, a fin de que, a través de esos contactos con la materia, podamos desarrollar nuestras habilidades, nuestro intelecto, nuestras más profundas capacidades. Naturalmente, cuando pensamos así, vale la pena considerar que, si somos un conjunto de energías, tenemos una determinada frecuencia de vibración. Vibramos dentro de un determinado cuadro, dentro de un determinado espectro, que hace con que esas energías pulsen, y esa pulsación de la energía que nos compone, decimos que es nuestra vibración.

Leer másVida y valores (Enfermos y enfermedades)

Vida y valores (La bendición del cuerpo)

San Francisco de Asís acostumbraba decir que su cuerpo era un dulce burrito. Y explicaba que aquel burrito lo llevaba por todas partes. Obediente, tranquilo, exigiéndole muy poco, con muy pocas necesidades. Cuando pensamos en esa imagen creada por Francisco, de que nuestro cuerpo sería nuestro burrito imaginamos que él es nuestro instrumento de trabajo en la Tierra. Es gracias a nuestro cuerpo que nosotros, seres espirituales, aprendemos en el camino de la evolución. Del mismo modo que, para desplazarnos en el mundo, necesitamos de vehículos que nos lleven de aquí para allí, para venir del mundo de los Espíritus para la Tierra, todos precisamos de ese instrumento corporal, de ese vehículo que llamamos cuerpo físico.

Parece, sin embargo, que poca gente da importancia al cuerpo físico como debería darse. Lo trata con una cierta dejadez, con cierta indiferencia, con ciertos descuidos. El cuerpo físico es, de hecho, esa oficina notable de bendiciones, ese burrito maravilloso que nos lleva para todo lugar. Pero tiene necesidades propias.

Leer másVida y valores (La bendición del cuerpo)

Vida y Valores (En torno al aborto)

La sociedad terrestre, de vez en cuando, es sacudida por movimientos variados en torno a ideas, de ideologías, de concepciones. Concepciones esas que nacen en el campo de la política, de las creencias religiosas, de los deportes, de la vida social de manera general. Ciertamente que, en estos tiempos que estamos viviendo en el mundo, hay una pelea que varios países ya enfrentaron. Algunos consiguieron abolir, otros consiguieron incrementar, que es la cuestión del aborto. Ahora estamos también, en nuestro país, con esa cuestión del aborto. Hay personas en contra, hay personas a favor. Pero lo importante es saber que, en ningún momento, nosotros seremos felices por practicar el aborto o abortamiento, ya que el aborto es el producto del abortamiento, es lo que se quita a la mujer después de la muerte cruel en el acto del abortamiento. Ahora, cada vez que pensamos en la tesis levantada por partidos políticos, por lideranzas sociales, por individuos, por asociaciones, parece que nosotros estamos lidiando en un mundo de raíces eminentemente materialistas. Y, algunas veces, un materialismo cruel, un materialismo salvaje.

Leer másVida y Valores (En torno al aborto)

Vida y valores (Inmortalidad y responsabilidad)

Todos nosotros somos seres inmortales. Usted ya debe haber oído hablar que todos nosotros somos seres inmortales. Todos los religiosos admiten que somos inmortales, dotados de esa característica que hace con que la muerte no tenga poder de aniquilarnos.

Cuando hablamos de la muerte, es la muerte del cuerpo, nunca la muerte del alma. El espíritu es plenamente inmortal. Podemos decir que heredamos de la Divinidad, que es eterna, esa característica de ser inmortales. Somos inmortales, porque una vez aparecidos en el plano Divino, una vez salidos en la tela cósmica del amor de Dios, nada nos podrá borrar. Somos pasibles de la eternidad, viviremos para siempre, porque Dios que nos creó, nos creó para que seamos prefectos, a lo largo de los milenios de evolución.

Leer másVida y valores (Inmortalidad y responsabilidad)

Contraservicios

De todos aquéllos que se acercan al Espiritismo, afirmándose espiritistas, pocos son los que se han definido, apoyados en los objetivos radiantes de su luminosa doctrina. La mayoría aún se contenta con los viejos hábitos del pequeño esfuerzo, admitiendo que su adhesión al Movimiento Espiritista significará suspensión de sus problemas, alejamiento de las enfermedades, a fin de que viva de la misma forma como siempre ha vivido con un pie en el Cielo y otro en la Tierra o, lo que es peor, con los discursos de espiritualización y las realizaciones e intenciones meramente mundanas.

Para el abultado número de personas que llegan al movimiento doctrinario, la marca básica de su carácter es la inmutabilidad de su postura íntima. El Espiritismo es el que deberá, en ese caso ser ajustado a sus hábitos personales, tantas y tantas veces cuantos sean los malos hábitos, para que se digan contentas y satisfechas.

Leer másContraservicios

Vida y valores (El problema de la tentación)

Existe una dificultad en el ser humano, que es necesario parar muchas veces para pensar al respecto. Es la dificultad de las tentaciones. Al fin y al cabo, ¿Qué fenómeno es ese? Casi siempre, en la problemática de las tentaciones, hacemos un juicio de nosotros mismos, y damos una mala interpretación de las cosas, de nuestras posibilidades. Hay veces que valoramos nuestra condición por encima de lo debido, súper valorizamos nuestras posibilidades, juramos que no cederemos en determinadas cuestiones, que no caeremos en determinadas circunstancias, y acabamos por adoptar posturas de las cuales somos llevados por la tentación. A veces, tenemos la tentación de traicionar, de traicionar a un amigo, de engañar a la esposa, de engañar al marido, de traicionar a una persona que es querida por nosotros. ¿Por qué nos ocurre esa tentación? Otras veces, tenemos la tentación de hurtar. Si, de robar. Y esa tentación se manifiesta desde la cleptomanía, en que personas hurtan cosas de tiendas, de mercados, hasta el impuesto de renta fraudulento. Es un hurto. Si, es un hurto. Tenemos la tentación de beber. Comenzamos con la primera copa y juramos que quedaremos sobrios, que podremos conducir el coche, y juramos…

Leer másVida y valores (El problema de la tentación)

Vida y valores (El libro albedrío y el karma)

Casi siempre las personas les gustan arrastrar las situaciones de su vida a cosas imponderables.Atribuyen la suerte, al azar, a la buena estrella, a la mala estrella. Cada uno halla que nació bajo un comando diferente, un comando astral. Buena luna, una luna mala. Y, dentro de ese campo de aserciones espirituales, psicológicas,astrales, existe la tesis del karma. Se habla del karma con mucha tranquilidad,pero pocas veces nos detenemos para evaluar lo que realmente es el karma o la ley del karma. Esa palabra tiene origen en el sanscrito. Esa lengua que fue hablada en la India, tiene por sentido decir que Karma corresponde a la Ley de Causa y Efecto. Karma seria como causa y efecto. Cuando el gran Buda se refirió a la rueda del karma, estableció que sobre la rueda del karma están todas las personas.Imaginemos una rueda gigante de un parque de diversiones y esos individuos que ahora están en la parte superior de la rueda, en la medida en que se mueve, va modificando de posiciones. De repente, alguien que estaba en la cima de la rueda, estará en la parte más baja de ella y quien estaba en la parte más baja de ella estará en la cima. De ese modo, todas las otras posiciones se modifican sobre la rueda.

Leer másVida y valores (El libro albedrío y el karma)

Vida y valores (La construcción del hogar)

Es muy común hacer la distinción entre casa y hogar. Acostumbramos a llamar casa la construcción de material, de madera, de albañilería, de piedra, sea lo que sea, en cuanto el hogar es lo que pasa dentro de esa construcción.

Muchas veces, conseguimos construir la casa,pero no llegamos a formar el hogar. Vivimos dentro de esa casa de formas tan extrañas, que no configuran el hogar. El hogar es lo emocional, es lo sentimental, es lo racional, es lo vivencial. Es la interacción de las personas. La casa es el edifico. Muchas veces las personas dicen: Estoy yendo para casa, pero, aborrecidos, porque están yendo para casa y, posiblemente, al llegar a casa, no encontrarán el respaldo del hogar. Es muy importante saber por que el hogar nos es tan importante. Exactamente porque allí se reúnen Espíritus,criaturas, individuos procedentes de las más variadas esquinas de la naturaleza. Venidas, esas criaturas, de las experiencias de las más variadas y,al encontrarnos dentro de casa, para formar el hogar, tendremos obligatoriamente que intercambiar esas experiencias. La esposa tuvo una educación, una formación, una instrucción o dejó de tenerla. El marido otra y, ahora, son dos personas que se van a reunir, en la tentativa de forjar otras personas y educarlas, los hijos.

Leer másVida y valores (La construcción del hogar)

Vida y Valores (Educación religiosa de los hijos)

No siempre observamos que nuestros hijos son seres espirituales. Nuestros hijos son Espíritus. No importa cuál sea nuestra creencia, no importa si no tenemos creencia religiosa, el hecho es que nuestros hijos son los hijos de Dios, prestados a nuestros cuidados, durante un tiempo más o menos largo en la Tierra. Cuando pensamos en eso, nos viene a la mente la razón por la cual la Divinidad sitúa esos hijos junto a nosotros. Sitúa a Sus hijos junto a nuestros hijos que ya llevan más tiempo en la encarnación. Cuando pensamos en eso, tenemos que tener en cuenta que hay razones bastante ponderables, bastante plausibles para que nosotros recibamos, por parte del Creador, uno o más de Sus hijos bajo nuestros cuidados. A partir de ahí entonces, pensar lo que Dios quiere de nosotros con relación a esos hijos puestos bajo nuestras manos. Sin ninguna duda, cualquiera de nosotros que llega a la Tierra para una nueva existencia, para una nueva experiencia, o si quisiéramos, para una nueva encarnación, viene con el propósito de evolucionar.

Leer másVida y Valores (Educación religiosa de los hijos)

Vida y Valores (La desencarnación)

Existen cosas de las cuales no conseguimos huir. Cosas que son parte de Leyes inexpugnables. De entre esas Leyes inexpugnables, que todos conocemos en la Tierra, existe la Ley de la desencarnación, la muerte. Naturalmente que el ser espiritual que somos nosotros, la criatura espiritual que nosotros representamos, esa no muere jamás. Ese individuo es inmortal. Una vez que somos creados por Dios, nunca desapareceremos del plano de la Divinidad. Cambiaremos de mundos, de cuerpos, pero seremos, continuaremos siendo. Pero, todas las cosas resultantes de la materia pasan por transformaciones en su estructura. Esas transformaciones la llamamos muerte.

Si miramos una montaña de barro rojo, que retiramos con facilidad, poca gente imaginará que esa montaña de barro rojo era una montaña de hierro, de mineral de hierro que, a lo largo del tiempo, se transformó y, en el lugar del hierro que teníamos que llevar al fuego para que él se disuelva, ahora tenemos el barro, que usamos para la construcción, para la plantación, para allanar caminos, damos un numero enrome de usos.

Leer másVida y Valores (La desencarnación)