¡Qué situación la de España!

¡Qué situación la de mi general!
(De Francisfredo, Dux de Venecia)
¿Qué ha sido España de tus
grandezas?
¿Qué de tus hijos, aquel valor,
qué asombro dieron con sus proezas
Bernardo el Carpio y el Campeador?…

¿Qué de tus hombres, tus capitanes,
que nada hiciera retroceder?…
¿Murió la raza de los Guzmanes,
que un hijo dieron por no ceder?

Leer más¡Qué situación la de España!

A mi madre

¡Cuánto tiempo hace ya, madre querida,
que estrecharte no puedo con mis brazos!
¡Oh! Con cuanto placer diera mi vida
por formar otra vez tan dulces lazos.

Una madre es la flor, puede decirse
que brota de este mundo en los abrojos…
¡Infeliz de aquél que vio extinguirse
la luz hermosa de sus tiernos ojos!

¡Al perder una madre, el sentimiento
angustia al corazón, y es tal la pena…
que trastorna abatiendo el pensamiento
y un recuerdo y no más, el alma llena.

Leer másA mi madre

Ilusión y desengaño

La risueña ilusión en la existencia
sembró fragantes y purpúreas flores,
en cuyo cáliz encerró la esencia
y el ámbar de los célicos amores.

En cambio, el desengaño en su inclemencia
las plantas agostó con sus rigores;
por eso la ilusión doliente y bella
pregunta al desengaño en su querella.
¿Por qué destruyes con afán insano
lo que mi dicha y mi ventura fuera,
y agostas el pensil que hizo mi mano
para alfombrar del hombre la carrera?

Leer másIlusión y desengaño

El mundo del poeta

¡Cuán dulce es la noche silenciosa
gozar del sueño el apacible encanto;
y contemplar la siembra misteriosa
que enjuga compasiva nuestro llanto!

Esa maga purísima y hermosa,
que la noche cobija con su manto…
es una estrella cuyo disco puro
ilumina el pasado y el futuro.

¡A su fulgor contempla nuestra mente
tantas formas extrañas, tantos seres!
los unos nos sonríen dulcemente
brindándonos con copas de placeres;
otros vemos llorar amargamente
en fuerza de terribles padeceres
y en tomo de nosotros van girando
y huecas carcajadas todos dando…

Leer másEl mundo del poeta

Al Señor D. Antonio Capo. En la inauguración de su academia dramática

¡Cuánto tiempo hace ya que de tu acento
escuché la sentida vibración!
¡Cuánto tiempo hace ya que tu talento
me inspiró una profunda admiración!

Cuanto tiempo hace ya que en los vergeles
de Sevilla, trasunto del edén.
En sus bosques de acacias y laureles
formé coronas para orlar tu sien;

Pasaron años con su densa bruma;
y nunca, nunca te llegué a olvidar,
que el recuerdo del genio es cual la espuma
que orgullosa se eleva sobre el mar.

Leer másAl Señor D. Antonio Capo. En la inauguración de su academia dramática

La esclavitud

En páginas de sangre, escrita esta la historia,
que guarda tus anales, mezquina humanidad;
¡que lucha tan horrible!. ¡Que trágica victoria
obtuvo sobre el débil tu fuerte voluntad!.

Tus siglos de barbarie, de locos sacrificios,
tus ídolos, tus dioses, tu impura condición;
tu pompa, tu riqueza, tus crímenes, tus vicios,
pasaron como pasa rugiendo el aquilón.

Necesitaba el mundo un algo sobrehumano
que le prestara aliento para poder vivir,
se desquiciaba en orbe y el hombre era un tirano
que solo ambicionaba gozar y destruir.

Leer másLa esclavitud

La misión del espiritismo

No viene el Espiritismo a derribar templo alguno, ni a conquistar uno a uno fieles del catolicismo; que entonces haría lo mismo que las demás religiones, que se disputan santones y milagrosas leyendas; canonjías y prebendas; cuentos y tradiciones. ¡Ah! No; está muy lejos de eso; porque la Escuela Espiritista, es harto racionalista y no quiere el retroceso; sueña con el progreso, con la redención humana, cree que el ayer y el mañana y el presente, todo es uno; y que no hay hombre alguno que sea su aspiración vana. Todos pueden ascender y hasta los cielos subir, siendo iguales el porvenir del hombre y de la mujer, creen que querer es poder, que una firme voluntad, yendo en pos de la verdad y abrigando un gran deseo, se hace gigante un pigmeo ansiando su libertad.

Leer másLa misión del espiritismo

A D. Rafael Joven y González para su canto titulado

Mi juventud

Joven poeta: sigue la carrera
que tu genio brillante te ha trazado.
Se más audaz que el águila altanera,
entrega al viento tu eco apasionado.

Revelas en tu canto un alma ardiente
rica de inspiración y de armonía,
noble y grande ambición tu pecho siente,
ver los despojos de grandeza un día.

Cruza veloz el piélago profundo,
y que puedan tus ojos contemplar
las fértiles llanuras de otro mundo,
que un nuevo sol tu sien pueda abrazar.

Leer másA D. Rafael Joven y González para su canto titulado

Meditación. Oda a la virtud

Se dice con bastante fundamento
que en el temperamento
consiste la virtud únicamente;
triste cosa es decirlo, más yo infiero
que el adagio vulgar es verdadero.

La profunda experiencia
que sin duda es la madre de la ciencia,
nos dice cada día
que la virtud es cuestión de fantasía
y hablando llanamente
diremos claramente,
aunque esto a la criatura no la encumbre,
que la virtud es, tan solo, la costumbre.

Leer másMeditación. Oda a la virtud

Mi juventud

Joven poeta: sigue la carrera
que tu genio brillante te ha trazado.
se más audaz que el águila altanera,
entrega al viento tu eco apasionado.

Revelas en tu canto un alma ardiente
rica de inspiración y de armonía,
noble y grande ambición tu pecho siente,
ver los despojos de grandeza un día

Cruza veloz el piélago profundo,
y que puedan tus ojos contemplar
las fértiles llanuras de otro mundo,
que un nuevo sol tu sien pueda abrazar.

Leer másMi juventud