A la Reina en el bosque

Imagen bella del pudor divino:
flor delicada, misteriosa y pura;
solo una vez te he visto en mi camino
y jamás he olvidado tu hermosura.

Hoy te vuelvo a encontrar, y entusiasmada…
te proclamo la reina de las flores,
más dulce en tu corola perfumada
que la ilusión feliz de los amores.

Tú cuando nace el esplendente día
al recibir el matinal rocío,
te inclinas triste, marchitada y fría;
¡misterio extraño que saber ansío!

Leer másA la Reina en el bosque

A la memoria de la Señora Condesa de Vallellano

¡Descansa en Paz, mujer! Ya tu gemido
no eleva triste su clamor al cielo…
Ya el dolor, que tu vida a consumido
lo cubre del sepulcro el denso velo.

Tu misión desgraciada se ha cumplido;
cesaron al morir tu afán, tu anhelo…
Tú reposas en tumba solitaria,
y yo elevo por ti santa plegaria.

Viajeros que cruzáis el nuevo mundo,
que el genio de Colón nos ha legado;
ese rico vergel grande y profundo
de propios y extranjeros admirado;

Leer másA la memoria de la Señora Condesa de Vallellano

La muerte de su hijo en el mar

¡Llorar eternamente es tu destino!
Víctima de tu suerte desgraciada
los abrojos alfombran tu camino.
¡Eres, noble mujer, desventurada!

Solo tu inmenso amor al Ser divino,
te hace vivir tranquila y resignada…
¡Tú sufrimiento y tu dolor deploro,
y uno mi canto con tu amargo lloro!

Te arrebató, la muerte inexorable
tus objetos de amor y de ternura,
los que hicieron tu vida tan amable
con su amorosa y célica dulzura…

Leer másLa muerte de su hijo en el mar

Mi risa. Dedicado a mi amigo D. Manuel Ignacio Sartu

¿Dices que mucho me rio?
¡pues es mi dicha ilusoria!
“te contará amigo mío
de aquesta risa la historia.”

En la dulce adolescencia
en el mundo penetré,
con santa y pura creencia
candidez y buena fe

Me brindó la sociedad
con su halago y su falsía:
(era tan corta su edad…
que en sus engaños creía.)

Leer másMi risa. Dedicado a mi amigo D. Manuel Ignacio Sartu

¿Qué es la madre?

Es e árbol gigantesco a cuya sombra bienhechora acampa toda una familia por numerosa que esta sea; es el símbolo de paz y esperanza, en cuyos brazos se acogen lo mismo el criminal que el justo; es el oasis bendito en donde encuentran consuelo todos los afligidos; es la figura más grande que se puede encontrar sobre el planeta; es el ángel tutelar que guía nuestros vacilantes pasos, desde la cuna al sepulcro; es la esclava voluntaria dispuesta a todos los sacrificios, siempre que estos reporten un pequeño bien a los suyos; en fin, es el amor en todas sus manifestaciones, y sin embargo, de la madre recibimos el mayor mal, aunque sea inconsciente para ella.

Leer más¿Qué es la madre?

¡Qué situación la de España!

¡Qué situación la de mi general!
(De Francisfredo, Dux de Venecia)
¿Qué ha sido España de tus
grandezas?
¿Qué de tus hijos, aquel valor,
qué asombro dieron con sus proezas
Bernardo el Carpio y el Campeador?…

¿Qué de tus hombres, tus capitanes,
que nada hiciera retroceder?…
¿Murió la raza de los Guzmanes,
que un hijo dieron por no ceder?

Leer más¡Qué situación la de España!

A mi madre

¡Cuánto tiempo hace ya, madre querida,
que estrecharte no puedo con mis brazos!
¡Oh! Con cuanto placer diera mi vida
por formar otra vez tan dulces lazos.

Una madre es la flor, puede decirse
que brota de este mundo en los abrojos…
¡Infeliz de aquél que vio extinguirse
la luz hermosa de sus tiernos ojos!

¡Al perder una madre, el sentimiento
angustia al corazón, y es tal la pena…
que trastorna abatiendo el pensamiento
y un recuerdo y no más, el alma llena.

Leer másA mi madre