Padres anticuados

1) Tengo una relación complicada con mis padres. Vivimos en desacuerdo. ¿Fuimos enemigos en el pasado?

La dificultad no está en el reencuentro de enemigos del pasado que hasta puede pasar. Pero básicamente se sustenta en nuestros desencuentros con la comprensión.

2) ¿Cómo cultivar comprensión si no hay la misma dedicación de su parte?

Quien ejercita la comprensión solamente cuando hay reciprocidad aun no conquistó el don de comprender.

Leer másPadres anticuados

Presentimiento errado

Jovino era un médium vidente. Percibía, frecuentemente, junto a él, un simpático Espíritu que se decía su protector. Se habituó a consultarlo, en principio al respecto de cuestiones doctrinarias; después, problemas personales; finalmente, a pretexto de cualquier asunto. Cuando adquirió un coche, era conductor inexperto, incorporó la ayuda del acompañante espiritual a partir de su indecisión, en un cruce muy movido de tráfico, cuando este le habló, resoluto:

– ¡Venga pasa! Y Jovino fue…

Leer másPresentimiento errado

Pactos de muerte

1-Quién no ha oído hablar de amantes que, por culpa de la frustración de sus ganas de unión, firman un pacto de muerte, partiendo juntos hacia el suicidio. ¿Se reencontraran en el Mundo Espiritual?

Pobres infelices, ¡ingenuos en su pretensión! Además de atormentados por aflicciones superlativas, propias del suicidio, tendrán el mayor dolor de sentirse solitarios, sin la deseada unión.

2-Digamos que eran almas afines, viviendo un grande amor. ¿Incluso así quedarán separados?

Será la mayor carga del pacto de suicidio. Ambos se dirigirán a regiones del umbral, y quedarán tan envueltos por el sufrimiento, que no tendrán tiempo ni disposición para pensar en el ser amado.

Leer másPactos de muerte

Pitágoras y las vidas sucesivas

La suma del cuadrado de los catetos es igual al cuadrado de la hipotenusa. ¿Catetos? ¿Hipotenusa? Ciertamente el lector no familiarizado con la geometría reclamará:

-¡Eso es griego para mí!

Realmente, es cosa de griego, del genial Pitágoras (580-500 a.C.), estableciendo las relaciones entre los lados del triángulo rectángulo. A partir de esas elucubraciones inaccesibles a los iniciados, él y sus discípulos demostraron que las leyes que rigen el Universo pueden ser expresadas en términos matemáticos. Toda la física se estructura en ese principio y la propia Teoría de la Relatividad, de Albert Einstein (1879-1955), que revoluciono la Ciencia, se expresa en un enunciado matemático: E = mc2.

Leer másPitágoras y las vidas sucesivas

Muchas moradas

Dijo Jesús (Juan, 14:1-3): No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay…

Comenta Kardec, en El Evangelio según el Espiritismo (capítulo III, ítem 2): La casa es el Universo. Las diferentes moradas son los mundos que circulan en el espacio infinito y ofrecen, a los Espíritus que en ellos encarnan, moradas correspondientes al adelantamiento de los mismos Espíritus.

Leer másMuchas moradas

Hereditariedad moral

1- ¿Hay algún componente moral en la herencia genética?

Los investigadores jamás descubrieron ninguna indicación de que los genes transmitan algo de los padres en la formación del carácter de sus hijos.

2- ¿Cómo dice el dicho “hijo de pez, pececito es?

Podemos encontrar criminales con hijos bandidos, pero eso no guarda ninguna relación en el aspecto moral, somos herederos de nosotros mismos, de nuestras experiencias y tendencias cultivadas en existencias pasadas.

Leer másHereditariedad moral

Evangelio

1 – ¿La reencarnación aparece en el Nuevo Testamento?

Más que en el Viejo. Existen muchas referencias, bastante explícitas.

2 –Se evoca el célebre encuentro de Jesús con Nicodemus para demostrar que Jesús enseñaba la reencarnación. ¿Sería esa la mayor evidencia?

Es la más recordada. El problema es que Jesús empleaba un lenguaje simbólico, algo complicado. Favorece la fantasía y la especulación. La persona siempre la interpreta según las conveniencias de su religión.

Leer másEvangelio

Obsesión

1.¿Puede alguien ser llevado al suicidio por influencia de Espíritus obsesores?

Ocurre con frecuencia. Infiltrado en los pensamientos del obsedido, el obsesor insiste en la idea del suicidio, que repercute, incesantemente, en su imagen mental, induciéndolo a la terrible iniciativa. Imaginemos a alguien a nuestro lado, sugiriendo, por culpa de nuestros problemas: Acaba con tu sufrimiento. ¡Libérate de esta angustia! No vale la pena continuar viviendo! ¡Mátate! Es una presión terrible, tortura que acaba por minar la resistencia de la víctima.

Leer másObsesión

Erraticidad

1 – ¿Existe un tiempo determinado para reencarnar?

El estado en la erraticidad, como denominaba Kardec a la vida espiritual, es variable. Podemos estar un año o un milenio. Depende de nuestras necesidades y opciones.

2 – ¿Dónde estamos más tiempo en la Tierra o en el Más Allá?

Tendemos a quedarnos más tiempo en el mundo espiritual, incluso por una cuestión de disponibilidad reencarnatoria. La población desencarnada es mucho más numerosa, cerca de 20 billones. No están equivocados los cofrades que hablan de la necesidad de valorizar la experiencia humana, considerando que hay hileras en el Más Allá, aguardando la inmersión en la carne.

Leer másErraticidad

Últimas palabras

Ya podemos sacar algunas conclusiones.

Vamos allá:

Usted no está preso por acaso.

Vino a parar a una prisión por el cumplimiento de la justicia de los hombres, por lo que hizo en esta vida o cumpliendo la justicia de Dios, por lo que hizo en vidas anteriores. No hay como negar la existencia de Dios.

Para eliminar a Dios tendríamos que explicar el Universo, que funciona como un reloj perfecto, sin la existencia del relojero. Algo como decir que este libro que usted está leyendo surgió de la explosión de una tipografía.

Leer másÚltimas palabras

Un sentido para la vida

Apoyados en el bendecido trabajo de la fraternidad aquellos hombres resistieron a sus provocaciones por tres años.

En 1945 terminó la guerra. Pero para ellos la supervivencia no era nada. El gran milagro, la bendición mayor, fue el hecho de haber encontrado un sentido para la vida, mientras construían la vía férrea de la muerte.

Vida en plenitud, vida con objetivo, vida vibrante y bella. Una vida extrañamente sensata, en medio de un mundo que enloqueció. Era exactamente en eso que pensaban en el culto de acción de gracias en el campamento, por el término de la Guerra, cuando recordaban aquella Navidad desde hacía tres años, cuando, de manos puestas, imploraban por la libertad.

Leer másUn sentido para la vida

El peso del odio

Una cosa curiosa, amigo lector.

Cuanto más aquellos prisioneros trabajaban procurando ayudar al semejante, mejor entendían los problemas humanos.

Parecía que sus manos sirviendo eran como antenas que les permitían sintonizar el Cielo, recibiendo bendiciones de bienestar y esclarecimiento.

Aunque no conociesen la reencarnación, sentían que existe una razón para los sufrimientos humanos. No se imaginaban víctimas de un juego cruel del destino. Sabían ahora que revelarse contra los dolores del mundo es caminar para el desatino, para la locura que complica todo. Aprendieron, por eso, a aceptar el sufrimiento como instrumento de despertar del alma humana en relación a los valores de la vida.

Leer másEl peso del odio