Libertad de pensar

833 ¿Hay algo en el hombre que se substraiga a toda violencia, y por lo cual disfrute de libertad absoluta?

«Por el pensamiento disfruta el hombre de libertad sin límites, puesto que no reconoce trabas. Puede contenerse su manifestación, pero no anonadarlo.»

834 ¿Es responsable el hombre de su pensamiento?

«Lo es ante Dios, y pudiendo él solo conocerlo, lo condena o absuelve según su justicia.»

Allan Kardec

Leer más

Esclavitud

829 ¿Hay hombres que están por la naturaleza condenados a ser propiedad de otro hombre?

«Toda sujeción absoluta de un hombre a otro es contraria a la ley de Dios. La esclavitud es un abuso de fuerza, que desaparecerá con el progreso, como desaparecerán poco a poco todos los abusos.»

La Ley humana que consagra la esclavitud es contraria a la naturaleza, puesto que asimila el hombre al bruto y le degrada moral y físicamente.

830 Cuando la esclavitud forma parte de las costumbres de un pueblo, ¿los que se aprovechan de ella son responsables, ya que se limitan a conformarse con un uso que les parece natural?

«El mal siempre es mal, y todos vuestros sofismas no lograrán que una mala acción se trueque en buena; pero la responsabilidad del mal es relativa a los medios que se tienen para comprenderlo. El que saca provecho de la ley de esclavitud es siempre culpable de una violación de la ley natural; pero en esto, como en todo, la culpabilidad es relativa, Habiendo llegado la esclavitud a ser costumbre en algunos pueblos, el hombre ha podido aprovechar de buena fe una cosa que le parecía natural; pero, desde que su razón más desarrollada, e ilustrada sobre todo por las luces del cristianismo, le ha hecho ver en el esclavo un igual suyo ante Dios, no tiene disculpa.»

Leer más

Libertad natural

825 ¿Hay posiciones en el mundo en que el hombre pueda vanagloriarse de gozar de una libertad absoluta?

«No; porque todos, así los grandes como los pequeños, os necesitáis unos a otros.»

826 ¿Cuál sería la condición en que el hombre podría gozar de libertad absoluta?

«El ermitaño en el desierto. Desde el momento en que se reúnen dos hombres, tienen derechos que respetar, y no tienen, por consiguiente, libertad absoluta»

827 La obligación de respetar derechos ajenos, ¿quita al hombre el derecho de pertenecerse a sí mismo?

«De ningún modo, pues es un derecho que procede de la naturaleza.»

Leer más

Igualdad ante la tumba

823 ¿De dónde procede el deseo de perpetuar su memoria con monumentos fúnebres?

«Último acto de orgullo.»

– Pero la suntuosidad de los monumentos fúnebres, ¿no se debe con frecuencia más a los parientes, que quieren honrar la memoria del difunto, que al mismo difunto?

«Orgullo de los parientes que quieren glorificarse a sí mismos. ¡Oh!, no siempre se hacen esas demostraciones por consideración al muerto, sino por amor propio y por consideración al mundo, y para hacer alarde de riquezas, ¿Crees que el recuerdo de un ser querido sea menos duradero en el corazón de un pobre, porque no puede depositar más que una flor en la tumba? ¿Crees tú que los mármoles salvan del olvido al que ha sido inútil en la tierra?»

Leer más

Igualdad de los derechos del hombre y de la mujer

817 ¿El hombre y la mujer son iguales ante Dios, y tienen los mismos derechos?

«¿No ha dado Dios a ambos la inteligencia del bien y del mal y la facultad de progresar?»

818 ¿De dónde procede la inferioridad moral de la mujer en ciertas comarcas?

«Del imperio injusto y cruel que el hombre se ha tomado sobre ella. Es resultado de las instituciones sociales y del abuso de la fuerza respecto de la debilidad. Entre hombres poco avanzados moralmente, la fuerza es el derecho.»

Leer más

Pruebas de la riqueza y de la miseria

814 ¿Por qué ha dado Dios a unos la riqueza y el poder y a otros la miseria?

«Para probar a cada uno de un modo diferente. Ya sabéis, por otra parte, que los mismos espíritus son los que han elegido esas pruebas, en las cuales sucumben con frecuencia.»

815 ¿Cuál de las dos pruebas es más improbable para el hombre, la de la desgracia o la de la fortuna?

«Tanto lo es la una como la otra. La miseria provoca la murmuración contra la Providencia, la riqueza excita a todos los excesos.»

Leer más

Desigualdad de riquezas

808 ¿La desigualdad de riquezas no tiene por origen la desigualdad de facultades que da a unos más medios de adquirir que a otros?

«Sí, y no. ¿Qué me dices de la astucia y del robo?»

– La riqueza hereditaria, ¿no es, empero, fruto de malas pasiones?

«¿Qué sabes tú? Remóntate hasta su origen y verás si siempre es puro. ¿Sabes tú si en su principio no fue fruto de una expoliación o de una injusticia? Pero sin hablar del origen, que puede ser malo, ¿crees tú que la codicia del bien, aun del mejor adquirido, los deseos secretos que se conciben de poseerlo más antes, son sentimientos laudables? Esto es lo que Dios juzga, y te aseguro que su juicio es más severo que el de los hombres.»

Leer más

Desigualdades sociales

806 ¿La desigualdad de condiciones sociales en una ley natural?

«No; es obra del hombre y no de Dios.»

– ¿Esta desigualdad desaparecerá algún día?

«Solo las leyes de Dios son eternas. ¿No ves cómo cada día se borra poco a poco? Semejante desigualdad desaparecerá junto con el predominio del orgullo y del egoísmo, y no subsistirá más que la desigualdad de mérito. Día vendrá en que los hombres de la gran familia de los hijos de Dios no se mirarán como de sangre más o menos pura. Solo el espíritu es más o menos puro, y esto no depende de la posición social.»

Leer más

Desigualdad de aptitudes

804 ¿Por qué no ha dado Dios a todos los hombres las mismas aptitudes?

«Dios ha creado iguales a todos los espíritus; pero cada uno de ellos ha vivido más o menos, y por consiguiente ha adquirido más o menos. La diferencia proviene de su grado de experiencia y de su voluntad que es el libre albedrío. De aquí que unos se perfeccionan más rápidamente, lo cual les da aptitudes diversas. La mezcla de aptitudes es necesaria, a fin de que cada uno pueda concurrir a las miras de la Providencia, en el límite del desarrollo de sus fuerzas físicas e intelectuales. Lo que no hace uno lo hace otro, y así es como cada uno tiene su misión útil. Además, siendo los mundos solidarios unos a otros, preciso es que los habitantes de los superiores, y que en su mayor parte fueron creados antes que el vuestro, vengan a habitar a éste para daros ejemplo.» (361)

Leer más

Igualdad natural

803 ¿Todos los hombres son iguales ante Dios?

«Sí; todos tienden a un mismo fin, y Dios ha hecho sus leyes para todos. Vosotros decís con frecuencia: El sol sale para todos, y decís una verdad más grande y general de lo que creéis.»

Todos los hombres están sometidos a las mismas leyes naturales; todos nacen igualmente débiles, están expuestos a los mismos dolores, y el cuerpo del rico se destruye lo mismo que el del pobre. Dios no ha dado, pues, a ningún hombre superioridad natural, ni en cuanto al nacimiento, ni en cuanto a la muerte. Todos son iguales ante él.

Allan Kardec

Leer más