El laboratorio del mundo invisible

Cómo ya ha sido demostrado, el fluido cósmico universal es la materia elemental primitiva y sus modificaciones y transformaciones constituyen la gran variedad de los cuerpos de la naturaleza. El principio elemental del Universo posee dos estados diferenciados: el de eterización, o imponderabilidad, es decir que no puede ser pesado o precisado, al que podemos considerar su estado normal y primitivo, y aquello otro que vemos y comprobamos llamados de materialización o ponderabilidad, que sería consecutivo del primero. Cada uno de estos dos estados produce fenómenos especiales: al segundo pertenecen los del mundo visible, al mundo físico y al primero los del Mundo Invisible, al fluídico. Unos, denominados fenómenos materiales, son del dominio específico de la ciencia, y los otros, llamados fenómenos espirituales o psíquicos, se relacionan en especial con la existencia de los Espíritus y están dentro del dominio del Espiritismo. Pero, como la vida espiritual y la vida corporal se hallan constantemente en contacto, los fenómenos de ambos órdenes se presentan a menudo de forma simultánea.

Leer más

Comentarios sobre mediúmnidad

Ciertas personas consideran, equivocadamente, la mediúmnidad como un fenómeno de los tiempos modernos, cuando en realidad pertenece a todos los siglos y a todos los países.

Desde las edades más remotas han existido relaciones entre el mundo de los vivos y el de los espíritus. Si interrogamos a los vedas de la India, si observamos los templos del Egipto, los misterios de la Grecia, los recintos de piedra de la Galia, los libros sagrados de los grandes pueblos, en todas partes, en los documentos escritos, en los monumentos y en las tradiciones, encontraremos la afirmación de un hecho que ha subsistido a través de las vicisitudes de los tiempos, y este hecho es la creencia universal en las manifestaciones de las almas libertadas de sus cuerpos carnales.

Leer más

“Contemplad las aves del cielo”

Hablar hoy de algo que es tan antagónico a la forma de vida en la que estamos inmersos casi todos, donde raro es el día en que un nuevo acontecimiento emerge y lo que es más sorprendente, ya no nos llama la atención, es traer un poco de “oxígeno” a nuestras mentes, que a veces pierden la ilusión y la esperanza del mañana, viendo y observando nuestro alrededor físico.

Es por ello que deseando despertar a aquellos que aun hoy, aunque sea por unos momentos, permanecemos influenciados por el entorno, nos acercamos a esta enseñanza de Jesús, que el capítulo XXV del Evangelio según el Espiritismo nos dice…”

Leer más

No creáis a todos los espíritus

Hemos hablado en diversas ocasiones de la influencia de los Espíritus en nuestras vidas y en nuestras decisiones. El tema es tan amplio y puede adquirir una dimensión tan grande que en un pequeño artículo no se puede abarcar todos los conceptos a los que estarían sometidos.

La actuación de los Espíritus es determinante también sobre los médiums y hoy es el momento de tratar sobre ello. Recordando una vez más que todos somos médiums, que tenemos esta facultad, unos más que otros y que se desarrolla de forma más activa en determinadas personas.

Leer más

Comprendiendo el periespíritu

Los biólogos, los bioquímicos, los biofísicos y los ingenieros genéticos, en este momento evolutivo del mundo, han empezado ya, imponiéndose a los diferentes pensamientos, a realizar el trabajo de descubrir los llamados secretos de Dios. Y han sido secretos mientras no hemos tenido posibilidades intelectuales de conocerlos, de penetrar en ellos. Pero el libro de Dios ha estado abierto siempre para todas las mentes, esperando a su vez que las mentes estuvieran listas para ello.

¿Qué ha ocurrido entonces?

Leer más

El temor a la muerte

Dentro de nuestra actividad doctrinaria acostumbramos a impartir conferencias y charlas relacionadas con los temas del Espíritu. Cierto día, después de una exposición, una joven, en el tiempo dedicado al coloquio, preguntó:

¿Por qué tengo tanto miedo a la muerte?

– Por el desconocimiento sobre la realidad espiritual – contestamos.

Efectivamente, los pueblos occidentales carecemos en general, por desgracia, del conocimiento suficiente para saber que el alma es inmortal, que la vida continúa después de la muerte física.

Leer más

Las llagas del alma

Acostumbramos a atender individualmente a través de la “Asistencia Fraterna” que realizamos en nuestra Asociación, a personas que se encuentran desarmonizadas psíquicamente, así como a otras que atraviesan situaciones de perturbación espiritual, debido a sus capacidades mediúmnicas, es decir, que sienten, ven y escuchan a los espíritus, pensando que están viviendo una etapa alterada, incluso algunas de ellas han visitado al médico buscando solución.

Es cierto que la vida, en sí, está llena de problemas y obstáculos que sin tener el conocimiento que nos aporta la Doctrina Espírita, es muy difícil adaptarse a las situaciones por las que debemos pasar, enfrentándonos siempre a aquellos que pensamos que son los responsables de nuestra posición.

Leer más

Los mensajeros Espirituales en la biblia

De la Historia Sagrada se desprende que los documentos primarios son los escritos por los profetas, por los que se comunica la divina revelación y los textos legislativos en los que esa revelación toma cuerpo para obrar sobre la vida del pueblo, sus vicisitudes, sus guerras, deportaciones, caídas, y resurgimientos religiosos, en los que, como importantes actores de la historia, intervienen los ministros de la revelación.

Es bien conocida la diferencia entre un Profeta y un Mensajero.

Leer más

¿Hablamos de la obsesión?

La obsesión es el resultado de una imperfección moral que atrae a los espíritus inferiores. En cierto modo es un término genérico por el cual se designa esta clase de fenómeno cuyas principales variedades son: Obsesión simple, fascinación y subyugación.

Es una enfermedad de  difícil erradicación, ya que es la acción persistente que un espíritu ejerce sobre otro individuo mediante la transmisión de cerebro a cerebro, siendo un síndrome alarmante. Presenta caracteres muy diferentes, desde la simple influencia moral, sin signos exteriores, hasta el desequilibrio completo del organismo y de las facultades mentales.

Leer más