La vista espiritual o doble vista

animaisGabrielDelanneLa vista espiritual, vulgarmente llamada doble vista, lucidez, clarividencia o finalmente, telesthesia, y ahora criptesthesia, es un fenómeno menos raro de lo que generalmente se cree; muchas personas tienen esta facultad y no se dan cuenta de ello; lo único que ocurre es que está más o menos desarrollada, y es fácil asegurarse de que es extraña a los orígenes de la visión, puesto que se ejecuta sin ayuda de los ojos durante el sonambulismo natural u provocado. En ciertas personas existe en el estado normal más perfecto, sin la menor prueba aparente de sueño o éxtasis. A este propósito he aquí un testimonio de Allan Kardec. (1)

Leer más

Otros testimonios

grabiel_delannePara los que creen en la inmortalidad del alma, es cierto que si se puede comunicar con los espíritus, debe ser colocándose en una posición que se aproxime en todo lo posible a la que se tendrá después de la muerte. Por lo tanto, el sonambulismo, en ciertos sujetos, parece eminentemente apropiado para producir este resultado.

El espíritu, momentáneamente desprendido, por lo menos en parte, del lazo fisiológico, se encuentra en un estado vecino al que será permanente un día. Además, si se admite que las almas desencarnadas se comunican entre sí, lo que parece evidente, está claro que deben poder manifestarse a los sonámbulos cuando éstos están en el sueño magnético. Es lo que la mayoría de los magnetizadores se han visto obligados a reconocer.

Leer más

Los primeros cristianos

Gabriel  DelanneEs, por lógica, obligado explicar la acción del alma sobre la envoltura física, en la cual han creído los primeros cristianos, creyendo además en la existencia de una sustancia mediadora. Por demás es incomprensible que el espíritu sea puramente inmaterial; pues entonces no tendría punto alguno de contacto con la materia física, y cuando no estuviese ya individualizado en el cuerpo terrestre, no podría existir.

El individuo está siempre determinado en el conjunto de las cosas por sus relaciones con otros seres; en el espacio, por la forma corporal, en el tiempo, por la memoria.

Leer más

Los relatos de Chardel

delanneHe aquí varios extractos de Chardel, que nos instruyen a la vez acerca de las relaciones de los sonámbulos con el mundo fluídico y acerca del estado del alma del sujeto durante el sonambulismo.(1)

(1) Chardel, Physiologie du Magnétisine

“Un día que la sonámbula Lefrey dictaba a su magnetizador algunas prescripciones terapéuticas, le dijo, con tono singular:

“- ¿Comprendéis bien que él me lo ordena?

Leer más

La energía y los fluidos

delanneHasta ahora la ciencia oficial ha negado la existencia de los estados imponderables de la materia. Actualmente la negación no es posiblemente tan absoluta, pues toda una categoría de fenómenos nuevos ha venido a mostrarnos a la materia revestida de propiedades que se estaba lejos de suponerle. La materia radiante de los tubos de Crookes revela las energías intensas que parecen adheridas a las últimas partes de la sustancia; los rayos X, que tienen origen en el sitio donde los rayos catódicos vienen a herir el vidrio de la botella, son aún más singulares, puesto que se propagan casi a todos los cuerpos y tienen propiedades fotogénicas sin ser visibles por sí mismos. En fin, los experimentos espiritas de Wallace, de Beattie y de Aksakoff, nos muestran fotografiados esos estados de la materia invisible que concurren en la realización de los fenómenos espíritas.

Leer más

La enseñanza de los espíritus

delanneSi la cuestión del hombre espiritual ha permanecido tanto tiempo en estado de hipótesis, es porque faltaban los medios de investigación directa. Lo mismo que las ciencias no han podido desenvolverse seriamente sino después de la invención del microscopio, del telescopio, del análisis espectral, de la fotografía, de la radiografía, etc.., del mismo modo el estudio del espíritu ha adquirido un vuelo prodigioso con la hipnosis y, sobre todo, desde que la mediumnidad nos permite someter a estudio al espíritu desprendido de la materia corporal.

Leer más

La vidente de Prévorst

Gabriel  DelanneEl magnetismo fue el primero que vino a suministrar un medio de penetrar en este dominio inaccesible del mañana de la muerte. El sonambulismo, descubierto por M. de Puységur, fue el instrumento de investigación de este mundo nuevo. Los sonámbulos, sometidos a este estado nervioso, han podido entrar en relación con las almas desencarnadas, describirlas minuciosamente, para convencer a los asistentes de que hablaban verdaderamente con los espíritus.

El Dr. Kerner, tan reputado por su saber como por su perfecta honradez, ha escrito la biografía de la señora Hauffe, más conocida bajo el nombre de La vidente de Prévorst (3) Dicha Sra. no tenía necesidad de estar dormida para ver a los espíritus; su naturaleza, delicada y refinada por la enfermedad, le permitía percibir formas, invisibles para las otras personas presentes. Su primera visión tuvo lugar en una cocina del castillo de Lowenstein. Era un fantasma de mujer que volvió a ver algunos años más tarde.

Leer más

Fotografía de una exteriorización

Gabriel  Delanne“De los ensayos con un aparato fotográfico, ensayos que voy referir, según mi registro de experimentos:

“30 de julio de 1892.

He fotografiado a Mme. Lux, primero despierta, sin ser exteriorizada; seguidamente, dormida, y exteriorizada teniendo cuidado de servirme, en este último caso, de una placa que había hecho permanecer algunos instantes contra su cuerpo, en su châssi, antes de llevarla al aparato.

Leer más

Físicos producidos por los espíritus de los encarnados

delanneHe aquí otra experiencia en la cual el doble ha podido atestiguar su presencia por una acción física. Es debido a Mme. Morgan, la esposa del profesor al que se debe el libro From matter to spirit (De la materia al espíritu). Esta señora tuvo ocasión de tratar frecuentemente, por el magnetismo, a una joven, y varias veces se sirvió de ella aprovechando sus facultades de clarividente para hacerla ir, en espíritu, a diferentes sitios.

Leer más

Mecanismo de la materialización

delanneNos es rigurosamente imposible imaginar que el alma esté desprovista después de la muerte de un organismo cualquiera, pues entonces no podría pensar, en la acepción que damos a esta palabra. No puede verse libre de las condiciones de tiempo y de espacio sin dejar de existir; si así ocurriera, sería algo absolutamente incomprensible para nuestra razón. El estudio nos enseña que hay leyes a las que todos los seres pensantes están sometidos.

Leer más