Aborto

Practicar el aborto, más allá de las posibles persecuciones espirituales que puede acarrear, genera responsabilidad con la Ley Mayor, porque en ese acto se mata al cuerpo de alguien, aun en formación, frustrando su programación evolutiva. Muchos espíritus de abortados traen grandiosos compromisos con la colectividad o con aquellos que deberían ser sus padres en la tierra. Más allá de eso, provoca terribles sufrimientos al feto, cuyo cuerpecito es impiedosamente destrozado, generando karma negativo a los que lo practican.

El aborto, hoy, es largamente practicado en la tierra y, en muchos países, con respaldo de la ley. Solo que la mayoría de las mujeres que lo hacen no tienen plena consciencia de su verdadero significado.

Leer másAborto

Obsesión

En los últimos años la obsesión viene propagándose en la Tierra, cada vez más y más, causando perturbaciones y sufrimientos de los más variados. La obsesión, es ciertamente, una enfermedad, solo que es una enfermedad del alma, o mejor, nuestra alma es la que favorece las condiciones necesarias para que se puedan instalar. ¿Pero, que es una obsesión?  Es el dominio que un espíritu ejerce sobre alguien. Ese dominio ocurre en varios grados, desde los más leves hasta aquellos que van de la fascinación a la subyugación, pudiendo llegar a la posesión.

Conforme explica Allan Kardec, el codificador del Espiritismo, “La obsesión es una acción permanente que un espíritu malo ejerce sobre un individuo”. Es una acción permanente y no esporádica, en que el espíritu perseguidor permanece junto al obsediado, usando todos los recursos que conoce y de los cuales consigue lanzar mano, para alcanzar lo que pretende.

Leer másObsesión

Mediúmnidad

La mediúmnidad es un canal entre nosotros y el mundo espiritual. Podemos iluminarlo y por esa vía recibir infinitos beneficios a nuestro espíritu, o mantenerlo en la oscuridad, sumando sombra con sombra, cuyo resultado es sufrimiento.

El hecho de alguien ser médium no significa que sea una persona diferente, favorecida o desfavorecida por la vida. Pero todo aquel que comience a sentir síntomas que indican mediúmnidad, debe comenzar a pensar con mucha seriedad sobre el asunto.

Leer másMediúmnidad

Espíritus sufridores

En la escuela, al final de cada periodo lectivo, se procede a un examen, una evaluación del aprovechamiento que cada alumno tuvo durante aquella etapa.

La escuela de la vida planetaria también promueve evaluaciones periódicas y una de ellas ocurre de forma natural después del desencarne. Por eso decimos que la muerte es el encuentro con la verdad. En la dimensión espiritual vamos a encontrar lo que nosotros mismos creamos a través de nuestras acciones y también omisiones, cuando aquí en la Tierra.

Leer másEspíritus sufridores

Cielo e infierno

Cielo e infierno no existen, en la forma como han sido mostrados por las religiones. Existe, si, el mundo espiritual, con sus diversas franjas o dimensiones vibratorias. Cuanto más elevadas, más luminosas y felices. Cuanto más bajas, más oscuras y tenebrosas.

Nadie llega al Cielo, o sea, a los planos superiores del mundo espiritual, sin antes aprender aquí en la Tierra a perdonar, ser pacífico, humilde, fraterno, honesto, justo, desprendido de los bienes materiales y, encima de todo, amar. De la misma forma, nadie asciende espiritualmente sin adquirir los valores de la inteligencia y de la sabiduría, a través del estudio, del trabajo, de las luchas y dificultades de lo cotidiano.

Leer másCielo e infierno

Mundo Espiritual

Muchas personas después del desencarne permanecen aquí mismo en la costra de la Tierra, en los ambientes donde vivieron. Otros consiguen “desligarse” y son llevados o atraídos para regiones espirituales compatibles con su evolución y merecimiento. De esa forma, en cuanto algunos siguen para regiones o franjas vibratorias más altas, otras quedan en la Tierra o van para zonas del umbral y hasta incluso de las tinieblas.

El umbral, o los umbrales son regiones espirituales más cercanas a la costra de la Tierra, donde se localizan espíritus más atrasados o que no merecen elevarse a franjas más altas por causa de sus culpas y/u omisiones durante la vida. Son zonas de sufrimientos, desequilibrios y aflicciones; algo semejante al purgatorio del concepto católico.

Leer másMundo Espiritual

Vida después de la muerte

¿Hay vida después de la muerte? Las investigaciones científicas indican que sí, y las religiones también afirman que, de alguna forma, la vida continúa después de esta vida, aunque sea en estado latente, aguardando la resurrección de los muertos.

Solo que ahí surge una cuestión de la más alta importancia: si todos tenemos que morir algún día, ¿cómo estaremos en ese más allá de la vida? ¿Será que vamos a quedar almacenados en algún almacén celestial, aguardando el juicio final? ¿O quién sabe, postrados delante del trono divino, en adoración, para toda la eternidad? ¿O tal vez sentados a la vera de una nube tocando el harpa? ¿Será que una naturaleza dinámica como es la del ser humano iría a soportar un estado de inactividad, inocuo y vacío, para toda la eternidad?

Leer másVida después de la muerte

Reencarnación

“Nacer, vivir, morir, volver a nacer y progresar siempre, tal es la ley” (Kardec)

Hace casi dos mil años cuando Jesús vivía en Judea predicando el Evangelio y curando enfermos, cierto día un “Doctor de la Ley” llamado Nicodemo lo buscó para preguntarle:

– ¿Maestro, que necesito hacer para merecer el Reino del Cielo?

– Es necesario que nazcas de nuevo –respondió Jesús.

Leer másReencarnación

Las leyes

Nuestra humanidad puede ser comparada a un niño. Cuando pequeño, los padres le enseñan varias reglas de conducta: no puede golpear al hermanito, no debe quitar nada a los otros, no debe romper las cosas, ni poner el dedo en el enchufe; no debe decir nombres feos etc. Si no obedece, los padres lo castigan, a fin de corregirlo. Al crecer un poco más el niño ya comienza a seguir aquellas reglas para huir de los castigos, o para agradar a los padres, por amor a ellos. Al alcanzar la edad adulta, ya pasa a guiarse por las leyes comunes, no más por temer castigos o para agradar a los padres, sino por comprender que ese es su deber; que las leyes existen para cuidar sus propios derechos y preservar los ajenos.

En la infancia de la humanidad la administración espiritual de la Tierra envió a Moisés, que recibió en el monte Sinaí los Diez Mandamientos y creó una serie de leyes muy severas, propias para educar aquel pueblo orgulloso e indisciplinado.

Leer másLas leyes

Codificación del Espiritismo

La historia de la Tierra muestra que todo en ella está en permanente evolución. Antiguamente se ofrecían sacrificios humanos a los dioses. Era la mentalidad de la época, pero que fue cambiando con el lento progreso de la humanidad, cediendo lugar a ideas más civilizadas. El cristianismo trajo nuevas luces enseñando amor, perdón y serenidad en una época en que la violencia, odio y venganza eran parte de la naturaleza del hombre.

 ¿Será que hoy, en la era de la ciencia y de la tecnología el pensamiento religioso debe permanecer en el mismo formato en que vino a la luz, hace dos milenios?

Leer másCodificación del Espiritismo

El Consolador

La Doctrina Espirita recuerda las enseñanzas del Maestro al mundo cristiano, que los distorsionó al apoyarse en la premisa de que la sangre de Jesús o las prácticas religiosas salvan al pecador. Lo que el Maestro predicó, sin embargo, fue la necesidad del perfeccionamiento moral, que se expresa en la conducta (“Sed perfectos, como perfecto es vuestro Padre celestial”, “A cada uno según sus obras” etc. Mat. 16:27, Pedro, 1:17, Jer. 17:10).

Las informaciones y esclarecimientos que el Espiritismo ofrece no chocan con las enseñanzas de Jesús, muy al contrario. Es claro que en aquella época Él no podía dar explicaciones sobre reencarnación, las leyes de la evolución, de acción y reacción etc., porque no lo entenderían, pero prometió enviar al Espíritu de Verdad, en el debido tiempo, para decir toda la verdad y recordar al mundo sus enseñanzas.

Leer másEl Consolador

¿Quién inventó la reencarnación?

Si la teoría de la evolución a través de la reencarnación fue inventada por alguien, como dicen, ¿quién la inventó? ¿Fue Satanás? ¿Fueron seres humanos? Si fue Satanás, o incluso seres humanos, entonces, ellos serían más sabios y tendrían más elevado sentido de justicia y de amor que Dios. ¿Por qué? Por qué las explicaciones reencarnacionistas muestran la vida, el universo y los seres vivos siendo regidos por mecanismos increíblemente sabios y justos. Por esa tesis cada criatura racional es responsable por sí misma, por el propio crecimiento como ser cósmico, participe de la vida, de los tesoros que están a la disposición de todos, desde los intelectuales, artistas, culturales, hasta los afectivos y todas siempre recibiendo nuevas y renovadas oportunidades de reajuste ante las leyes mayores, pudiendo rescatar sus faltas y liberarse de los pesos y conciencias, de forma legítima. De otro lado, tenemos las tesis de las religiones que se guían por la Biblia, teniéndola como la palabra de Dios, interpretada al pie de la letra. Por ellas el sistema que gobierna la vida es terriblemente injusto, cruel y poco creativo. Conciben a un Dios todo envuelto en lo cotidiano humano, interesado y fácilmente engañable, más allá de parcial, tiránico, sádico, cruel e incompetente, por no saber conducir a sus criaturas por caminos más justos de crecimiento y perfeccionamiento.

Leer más¿Quién inventó la reencarnación?