Doctrina de luz y amor

La reencarnación y la ley de causa y efecto representan conocimientos de los más importantes que la humanidad jamás recibió. Conociéndolas, podemos entender el porqué de nuestras luchas, enfermedades, sufrimientos y frustraciones.

Descubrimos que todo lo que estamos viviendo ahora es el resultado de nuestras acciones, en esta y en las vidas pasadas, y que hoy estamos construyendo nuestro futuro, así, alargar la vista para los horizontes de porvenir, en la verde luz de la esperanza.

Leer másDoctrina de luz y amor

Orgullo

Casi todas las personas en la tierra tienen orgullo. Ese es un valor negativo que se instala en el alma como el cemento que asegura los tochos de la autoafirmación. En verdad, es señal de inmadurez espiritual.

Nosotros vivimos aquella fase de la evolución en que estamos construyéndonos como individuos. Por eso sentimos tanta necesidad de destacarnos delante de los otros, como alguien que puede superarlos, o por lo menos, asemejarse a ellos. Pero, conforme vamos evolucionando comenzamos a comprender la futilidad de tales actitudes.

Leer másOrgullo

Envidia

Vamos a hablar en este capítulo sobre una cosa muy común y cuyos efectos todos conocen: la envidia. La envidia es resultado de nuestra mezcla de pensamientos y del sentimiento mezquino de alguien que no se contenta con lo que posee y está deseando lo que no le pertenece. ¿Pero cómo combatir las cargas de energía negativa que el envidioso lanza sobre nosotros? Creando fuerzas positivas, magnetismo de elevado tenor.

Cuando vibramos en una frecuencia de elevado tenor, estamos creando en torno de nosotros un aura capaz de defendernos, no solo de la envidia sino también de otros maleficios. Es una energía que generamos a través de nuestra vivencia fraterna y por el cultivo de los valores del optimismo, de la confianza, de la fe, y de todas aquellas virtudes que el Cristo enseñó. Una voluntad positiva y fuerte también es fundamental para nuestra defensa.

Leer másEnvidia

Humor

¿Cómo es tu humor, amigo lector? ¿Ya te hiciste esta pregunta alguna vez? ¿Ya te ocupaste de analizar tu habitual estado de espíritu?

Si eres una persona normalmente bien humorada da gracias a Dios y continúa cultivando esa actitud tan benéfica, tanto como puedas. Es la mejor receta para una buena salud y también para la prosperidad material, esto, cuando no hay mayores dificultades de naturaleza kármica.

Leer másHumor

La oración

Dijo Jesús en cierta ocasión que llegaría el día en que no serían necesarios templos para adorar a Dios, pues las criaturas aprenderían que Él, siendo espíritu, debe ser adorado en espíritu y verdad, y no en actos externos. De hecho, el mejor de todos los templos para adorar al Padre es el templo del corazón, la iglesia del alma, donde augusto silencio de la meditación y de la oración podemos sintonizar con franjas más elevadas y recibir las más sublimes bendiciones de lo Alto.

A través de las revelaciones y explicaciones del Espiritismo, comenzamos a comprender que la verdadera oración a Dios consiste en buscar hacer Su voluntad.

Leer másLa oración

Mirad las aves del cielo

En uno de los más bellos pasajes del Evangelio, delante de la multitud de personas sufridoras, viendo sus angustias y aflicciones, Jesús les dijo: “No os aflijáis tanto por el día de mañana. A cada día bastan sus aflicciones. Mirad las aves del cielo, que no siembran ni siegan, ni guardan en los graneros…Sin embargo, no les falta lo necesario porque el Padre Celestial sustenta a todas ellas. Mirad los lirios del campo, que no hilan y ni tejen… Sin embargo, os digo que ni Salomón, en toda su grandeza, jamás se vistió como cualquiera de ellos”.

Que bonitas palabras del Maestro. Como calan a fondo en nuestros corazones en esta época que las crisis, las amenazas ecológicas, climáticas, de guerras atómicas, biológicas o tantas otras vienen oscureciendo nuestros horizontes.

Leer másMirad las aves del cielo

La mansedumbre y la humildad

En cierta ocasión Jesús dijo a sus seguidores: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”. Dijo también: “Bienaventurados los mansos porque ellos heredarán la Tierra”. Esto fue dicho hace dos mil años, pero continuamos aun siendo agresivos y orgullosos. Si alguien nos da un encontronazo en la calle o nos cierra nuestro coche, actuamos con violencia. Si el hijo del vecino incomoda al nuestro, enseñamos a nuestro hijo a actuar de forma agresiva. Creyendo que la persona debe defenderse, respondemos en la misma medida a las agresiones que recibimos y, a veces, hasta con mayor agresividad. Esto, cuando no estamos temiendo por nuestra integridad física. Pero el Maestro enseñó que debemos perdonar siempre, ser mansos y humildes de corazón.

Leer másLa mansedumbre y la humildad

El perdón

Todo cristiano sabe que el perdón es la base del cristianismo porque viene introducido en aquel mandamiento más importante, el del amor, pues quien ama, perdona. Y el Espiritismo viene entonces a esclarecer sobre el “porqué” de la necesidad del perdón, mostrando como es de beneficioso para quien lo práctica.

Cuando perdonamos verdaderamente todas las ofensas, quedando en paz con la vida; nos relajamos, eliminando las tensiones, porque el odio, el rencor, los resentimientos y tristezas quedan girando en la mente y en las emociones, transmitiendo tensión para todo el cuerpo. Más allá de eso, generan residuos energéticos de tenor negativo que van acumulándose en el cuerpo espiritual, produciendo zonas de fragilidad en el cuerpo carnal.

Leer másEl perdón

Crecimiento interior

¿Por qué se habla tanto en los medios espiritas sobre la reforma interior? Porque es necesaria para mejorar el mundo; transformarlo en un lugar habitable. También es importante para nuestro bienestar interno. Si las condiciones externas son importantes para nuestro bienestar, las internas lo son mucho más. Esto porque las externas se modifican, son transitorias.

En un momento podemos estar muy bien, con salud, familia, profesión y recursos materiales, todo en armonía con nuestros deseos. Pero no hay ninguna garantía de que esto no pueda cambiar de un instante para otro.

Leer másCrecimiento interior

Fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad es la primera llave de ser usada por quien desea crecer, sea espiritual, sea materialmente. La ciencia espirita, que es la ciencia de la propia Vida, nos enseña que la salud y la enfermedad, la felicidad y la tristeza son producidas por nosotros mismos. Esa no es una cuestión mística, sino científica.

Lo que nos enferma son las energías negativas que generamos y almacenamos en nuestro organismo espiritual, tanto en esta, como en las pasadas encarnaciones. Esas energías se materializan en el cuerpo carnal en órganos más vulnerables, o de acuerdo con ciertas afinidades, produciendo dolencias.

Leer másFuerza de voluntad

Desarmonía

En todas las situaciones de beligerancia, cuando nos encontramos enfadados, irritados, disgustados, ofendidos… es importante recordar que estos son estados de espíritu muy negativos. En esos casos, y siempre que la desarmonía se instala en tu interior, procura cambiar urgentemente ese cuadro.

Puedes conseguirlo con el siguiente ejercicio: Respira hondo algunas veces, calma y compasadamente, buscando relajarte. Piensa en la paz, en la armonía… Busca armonizarte con todo y con todos.

Leer másDesarmonía

¿Qué es Dios?

Dios ha sido visto por el mundo cristiano con aquella imagen que el Viejo Testamento le dio, o sea, un viejito vanidoso, un tanto ingenuo, incompetente, cruel, vengativo y siempre irritado, más allá de lo arrepentido de su propia obra. Pero esa es una imagen absolutamente incompatible con la inimaginable grandeza del Soberano Señor, Creador y mantenedor del universo, de la vida y de las leyes que gobiernan todo. Si no somos siquiera capaces de entender el infinito, en las dimensiones del tiempo y del espacio, no debemos tener la pretensión de querer definir a Dios.

En la codificación de la Doctrina Espirita, Kardec preguntó a los espíritus superiores que respondían sus indagaciones:

Leer más¿Qué es Dios?