Mediumnidad y Jesús

Cap. VI – Ítem 7

Quien en la actualidad se burla de la mediumnidad en nombre del Cristo, se olvida naturalmente de que Jesús fue quien más la honró en este mundo, hasta elevarla al más alto nivel de expresión y revelación, a fin de sentar las bases de su doctrina eterna entre los hombres.

De tal modo comienza el apostolado divino, mediante la santificación de su importancia con la clariaudiencia y la clarividencia entre María e Isabel, José y Zacarías, Ana y Simeón, a fin de instalar la Buena Nueva. Seguir leyendo “Mediumnidad y Jesús”

En plena era nueva

Cap. XVIII – Ítem 9

Algunos seres humanos han dejado en la Tierra, como único rastro de la vida vigorosa que usufructuaron en la carne, sus mausoleos olvidados en un rincón yermo del cementerio.

Ningún recuerdo útil. Ninguna reminiscencia sobre bases de fraternidad. Ningún acto que evoque actitudes como modelo de fe. Ningún ejemplo edificante en los currículos de sus existencias. Ninguna idea que superara la barrera de la mediocridad. Ningún gesto de amor que atrajera sobre sus nombres el rocío de la gratitud. Seguir leyendo “En plena era nueva”

Nuestra marcha continúa

eurípides barsanulfoA los compañeros de Ideal. Nuestra marcha continúa y, como siempre, hermanos míos, confirmo la promesa de seguir con vosotros hasta la suprema victoria espiritual. Los años corren incesantemente, la muerte establece apreciables modificaciones, los paisajes se transforman; sin embargo, nuestra confianza en Dios permanece inalterable.

Somos una caravana numerosa al servicio de las realizaciones divinas. Viejos amigos nuestros, oyendo mis palabras, sentirán los ojos humedecidos por la emoción del reencuentro. Para vosotros que aún permanecéis en la Tierra la travesía de los obstáculos parece más dolorosa. Seguir leyendo “Nuestra marcha continúa”

Al compañero de Cristo

vidLa cepa de vid es el emblema del trabajo del Creador, en ella se reúnen todos los principios materiales que mejor pueden representar el cuerpo y espíritu. La cepa es el cuerpo, el licor es el espíritu; y el espíritu unido a la materia, es el grano.

Hablarás con ternura a todos los que te ostentan el látigo de la hostilidad. Trae dentro de ti el ímpetu de la rebeldía y sientes el pecho encendido en la brasa de la indignación muestras la frente sudorosa, clavada por los espinos de la incomprensión, y tus lágrimas te revelan el fuego aflictivo que te consume por dentro. Seguir leyendo “Al compañero de Cristo”

Volver arriba