Educación para un mundo mejor

Al trabajar el contenido de lo que sería conocido como “la codificación espírita”, los Espíritus superiores anunciaron a Allan Kardec, el Codificador del Espiritismo, que la Tierra se encaminaba hacia una nueva era: la de la regeneración. En aquel entonces, y hasta hace poco tiempo, el Planeta pasaba por un período de transición desde la condición de expiación y pruebas hacia la nueva etapa. Ahora, la gran transición está en plena ejecución: nuestro Globo inicia los primeros pasos en la anunciada regeneración, en donde los cambios no son tan acentuados, por lo menos en sus comienzos, porque, así como la Naturaleza no da saltos en sus procesos evolutivos, los Espíritus, encarnados y desencarnados, ligados al Orbe, no evolucionan de un momento a otro. Así que, en el comienzo de la nueva era, siguen en situación de pruebas y con necesidades de espiar sus equívocos del pasado, o sea, de reparar, en nuevas oportunidades reencarnatorias, el mal que han producido en vidas anteriores.

Leer másEducación para un mundo mejor

Espiritismo y Sociedad

La filosofía espiritista, sin cualquier posibilidad de dudas, informa que el ser humano debe vivir y ser útil dentro de la sociedad a la cual pertenece. No hace parte de sus enseñanzas el alejamiento de un miembro de la sociedad por cualquier razón que sea, pues entiende el Espiritismo que es en la misma sociedad que el hombre tiene la oportunidad de aprender y vivir el que ha aprendido en contacto con sus semejantes, al enfrentarse con los desafíos que le harán desarrollar sus potencialidades y capacidades.

Ese es uno de los motivos del Espiritismo de no poseer una jerarquía sacerdotal con destaque de algunos hombres especiales en relación a otros. Los que se dedican al estudio, práctica y divulgación de la Doctrina Espiritista son seres humanos comunes, sin privilegios o distinciones, pues no pertenecen a una clase especial. El que les caracteriza es su dedicación al prójimo por amor fraternal y al estudio serio y continuado.

Leer másEspiritismo y Sociedad