La relación de la Génesis y la Ciencia actual

En el comienzo de La génesis – los milagros y las predicciones según el espiritismo (1) encontramos la siguiente afirmación:

La doctrina espírita es el resultado de la enseñanza colectiva y concordante de los Espíritus. La ciencia está llamada a constituir la génesis de acuerdo con las leyes de la naturaleza. Dios prueba su grandeza y su poder a través de la inmutabilidad de sus leyes, y no mediante su derogación. Para Dios, el pasado y el futuro son el presente.

Tanto la ciencia tradicional como la ciencia espírita actúan en la búsqueda de la verdad. A veces escuchamos o leemos que no es posible al alguien aprender la verdad porque ella es relativa. Pero, más acertado será decir que relativa es nuestra capacidad de entendimiento. La verdad, para ser verdad, necesariamente tiene que ser absoluta. No podemos ignorar, entretanto, la relatividad con la cual tiene que lidiar el ser humano, habitante de ese pequeño globo, insignificante en tamaño y expresión si es comparado con lo que existe en el universo conocido. ¡Imagínese ante lo desconocido!

Leer másLa relación de la Génesis y la Ciencia actual

Espiritismo en el siglo XX

En ese trabajo, invito a los interesados a observar que hay avances de la ciencia que provocan profundas reflexiones en el campo de la ética, involucrando todas las ramas del conocimiento humano. Por otro lado, algunos de esos avances indican nuevas formas de trabajo con liberación de tiempo, poniendo las personas en el rumbo de la solidaridad al revés de la competencia. Dentro de ese contexto, vale destacar la contribución del Espiritismo como factor definitivo en el auxilio del Espíritu inmortal que necesita enfrentar el desafío de concienciarse cuanto a su papel en la implantación definitiva del mundo de regeneración que empieza en este Siglo XXI.

Ciencia en el Siglo XXI

Desde la ruptura entre la Ciencia y la Religión en el Siglo XVI, la Ciencia avanzo mucho y pudo auxiliar a la humanidad de diversas formas. Pero esa dicotomía generó una “desproporción entre conocimiento, tecnología y valores humanos; el materialismo, la ciencia y la ética; lo sagrado y lo profano; la productividad y la humanidad; el orden y el caos; el placer y la felicidad”.

Leer másEspiritismo en el siglo XX