Defensa segura

Las pruebas, que en el mundo nos examina la fe, aparecen todos los días. Se identifican por nombres variados, a la manera de materias profesadas en la escuela, a beneficio de nuestro propio perfeccionamiento.

– Tribulaciones.

– Desencantos.

– Obstáculos.

– Incomprensiones.

Leer más

Casamiento

No basta casarse. Imperioso es saber para qué. Dirás probablemente que la respuesta es obvia, que las criaturas abrazan el matrimonio por amor. El amor, sin embargo, reclama cultivo. Y la felicidad en la comunión afectiva no es plato hecho y sí construcción del día a día.

Las leyes humanas casan a las personas para que las personas se unan según las Leyes Divinas. Si desposaste a alguien que te constituía el más bello de los sueños y si encuentras en ese alguien el fracaso del ideal que deseaste, es llegado el tiempo de trabajar más intensivamente en la edificación de los planes que ideaste de inicio.

Erguiste el hogar por amor y tan sólo por el amor conseguirás conservarlo. No será exigiendo tiránicamente eso o aquello de quien te comparte el techo y la existencia que te excusarás de los compromisos a que te empeñaste.

Leer más

De madrugada

«Y en el primer día de la semana María Magdalena fue al sepulcro, de madrugada, siendo aún oscuro, y vio la piedra removida del sepulcro.» — (Juan, 20:1.)

No debemos olvidar la circunstancia en que María de Magdala recibe el primer mensaje de la resurrección del Maestro. En el seno de perturbaciones y desalientos de la pequeña comunidad, la gran convertida no pierde tiempo en lamentaciones estériles ni procura el sueño del olvido. Los compañeros habían quebrado el patrón de confianza. Entre el remordimiento de su propia defección y la amargura por el sacrificio del Salvador, cuya lección sublime aún no conseguían aprender, se confundían en actitudes negativas.

Leer más

Dominar y hablar

Dominas el fuego, esclavizándolo a la discusión casera.

Tallas la piedra, arrancándole obras maestras.

Conquistas los metales, plasmando en ellos complicadas expresiones de servicio.

Amansas animales feroces, haciendo de ellos cooperadores en la economía doméstica.

Disciplinas el vapor y el combustible, anulando las distancias.

Diriges tractores pesados, transfigurando el aspecto de la tierra.

Leer más

Despacio, mas, siempre

«Mas aunque nuestro hombre exterior se corrompa, el interior, con todo, se renueva, de día en día. “- Pablo (II, Corintios,-4:16.)

Observa el espíritu de secuencia y gradación que prevalece en los mínimos sectores de la Naturaleza.

Gránese la espiga de grano en grano, desarróllese el árbol, milímetro a milímetro.

Nada se realiza a saltos y, en la pauta de la Ley Divina, no existe privilegio en parte alguno.

-Nace la floresta de simientes insignificantes. Se levanta la construcción, pieza a pieza.

Leer más

Desciende elevando

Desciende, elevando a aquellos que conviven contigo, para que la vida alrededor suba igualmente de nivel.

Si sabes, no hieras al ignorante. Ofrécele apoyo para que se libere de la sombra.

Si puedes, no oprimas al débil. Ayúdale, de alguna manera, a fortalecerse para que se haga más útil.

Si atesoraste la virtud, no humilles al compañero que el vicio ensandece. Extiéndele la bendición del amor como adecuada medicación.

Si te sientes correcto, no censures al hermano perdido en desajustes del espíritu. Dale el brazo fraterno para que se renueve.

Leer más

Cuanto pudieres

Cuanto pudieres, no te separes del hogar, aun cuando el hogar te parezca inquietante horno de fuego y aflicción.

Cuanto te sea posible, soporta a la esposa incomprensiva y exigente, aun cuando surja ante tus ojos como estorbo a la felicidad.

Cuanto estuviere a tu alcance, tolera al compañero áspero o indiferente, aun cuando comparezca a tu lado, por adversario de tus mejores esperanzas.

Cuanto pudieres, no abandones al hijo impermeable a tus buenos ejemplos y a tus sabios consejos, aun cuando se te figure modelo acabado de ingratitud.

Leer más

Curas

«Y curad a los enfermos que en ella hubiere y decidles: A llegado a vosotros el reino de Dios.»

Jesús. (Lucas, 10:9.)

Realmente Jesús curó muchos enfermos y los recomendó, de modo especial, a los discípulos. Sin embargo, el Médico Celestial no se olvidó de requerir al Reino Divino a cuantos se restauran en las deficiencias humanas. No nos interesa sólo la regeneración del vehículo en el que nos expresamos, sino, por encima de todo, el correctivo espiritual. Que el hombre común se libere de la enfermedad, mas, es imprescindible que entienda el valor de la salud. Pero existe tanta dificultad para que comprendamos la lección oculta de la molestia en el cuerpo, cuanta se verifica en asimilar el llamado al trabajo santificante que nos es dirigido por el equilibrio orgánico.

Leer más

Prevenciones negativas

Mantengamos la idea clara y positiva del bien para que la prevención negativa no nos perturbe. No mentalices sufrimientos susceptibles de surgir mañana, porque tal vez jamás acontezcan.

¿Enfermedad en casa o en ti mismo? La aflicción no sustituirá providencia o tratamiento que exigen serenidad para el debido éxito.

¿Pruebas de familiares y amigos? Lamentación no hará lo que la fortaleza de ánimo y el coraje podrán realizar en favor de ellos con tu palabra iluminada de confianza y comprensión.

¿Parientes difíciles? Quejas y reproches no tomarán el lugar de la bondad y de la aceptación con que se te hará posible auxiliarlos y mejorarles la vida.

Leer más