Notas de irritación

La cólera, en la mayoría de las veces, puede ser definida por situación de calamidad en el mundo íntimo. En la vida práctica, el hombre posee la prevención contra incendios, el control de la energía eléctrica, el servicio inmunológico en la preservación de la salud y la señal roja en los códigos de tránsito, evitando accidentes.

¿Por qué no establecer en nosotros mismos, en las horas difíciles, el minuto de silencio o de oración, inhibiendo la explosión de la acidez? Semejante impacto de fuerzas desorientadas es susceptible de conturbar el ambiente que necesitamos para vivir, tanto como es capaz de arrasar muchas plantaciones de esperanza alrededor de nuestro amor.

Leer másNotas de irritación

Mensajeros divinos

Nos será siempre fácil discernir la presencia de los mensajeros divinos a nuestro lado, por la ruta del bien a la que nos induzcan. Aunque todavía traigan consigo el fulgor solar de la Vida Celeste, saben acomodarse a nuestro sencillo grado en las lides de la evolución enseñándonos el camino de la Esfera Superior. Y aunque todavía se eleven a culminaciones sublimes en la ciencia del Universo, ocultan su grandeza para guiarnos en el justo aprovechamiento de las posibilidades en nuestras manos.

Sin herirnos siquiera, hacen luz en nuestras almas a fin de que veamos las llagas de nuestras deficiencias, para que las sanemos en la lucha del esfuerzo propio. Nunca se prevalecen de la verdad para aplastarnos en nuestra condición de espíritus deudores, usándola sencillamente como medicina dosificada para enfermos, para que nos elevemos al nivel de la redención, ni se valen de la virtud que adquirieron para condenar nuestras flaquezas, empleándola tan sólo en la paciencia inconmensurable en nuestro favor, para que la tolerancia no nos desampare al frente de aquellos que sufren dificultades de entendimiento mayores que las nuestras.

Leer másMensajeros divinos

Delante de la ley

El espíritu concienzudo, creado a través de los milenios, en los dominios inferiores de la naturaleza, llega a la condición de la humanidad, después de haber pagado los tributos que la evolución le reclama. En vista de esto, es natural que comprendas que el libre arbitrio establece una determinada posición para cada alma, por lo tanto, cada persona se debe a sí misma la situación en que se coloca.

Posees lo que diste.

Cultivarás lo que vienes dando.

Leer másDelante de la ley

Jesús y libre albedrío

En materia de respeto al libre albedrío, fijémonos en la conducta de Cristo, junto a aquellos que comparten su marcha.

Compañero de Juan Bautista, no le tuerce la vocación. En circunstancia alguna encarcela espiritualmente a los discípulos en actitudes determinadas. Ayuda sin pedir adhesiones. Enseña sin formular exigencias.

Escarnecido en Nazaret, donde había fijado su morada, no busca evidenciarse. Renueva a María de Magdala, sin obligarla. No amenaza a Nicodemo, porque el doctor de la ley no comprenda enseguida su palabra.

Leer másJesús y libre albedrío

Colaboración

En su condición de movimiento renovador de las conciencias, la Nueva Revelación viene a despertar al hombre para que ocupe el lugar determinado que la Providencia le confiere, y lo esclarece por sobre todo acerca de que el egoísmo, hijo de la ignorancia y responsable de los desvaríos del alma, es una peligrosa ilusión. Nos trae la llave de los principios religiosos, viene a impulsarnos a que respetemos las leyes más simples de la vida, así como nos revela la obligación de colaborar a la que no conseguiremos huir. La vida, pródiga de sabiduría en todas partes, nos demuestra el principio de cooperación en todos sus planos. El gusano enriquece la tierra y la tierra sustenta al gusano.

Leer másColaboración

Obsesión y Jesús

Cristianos eminentes en variadas escuelas del Evangelio, afirman en la actualidad que el problema de la obsesión habría nacido en el culto de la mediúmnidad a la luz de la Doctrina Espírita, cuando la Doctrina Espírita es el recurso para la supresión del flagelo.

Se burlan de los médiums, hacen sarcasmo, condenan la psicoterapia en favor de los desencarnados sufridores y, a veces, llegan al disparate de afirmar que la práctica medianímica establece la locura. Se olvidan, sin embargo, de que la vida de Jesús en la Tierra fue una batalla constante y silenciosa contra obsesiones, obsesados y obsesores.

El combate empieza en el amanecer del apostolado divino.

Leer másObsesión y Jesús

Estudiando el dinero

No es la autoridad que solapa la elevación del alma. Es el abuso del poder

No es la inteligencia que destila el veneno intelectual. Es la maldad con que la movilizamos.

No es el tesoro verbalista que abre heridas en aquellos que nos oyen. Es el modo con que arrojamos el estilete de la palabra.

No es la belleza de la forma que genera la hiel del desencanto. Es la vanidad con que la malbaratamos en el desequilibrio.

Leer másEstudiando el dinero

Aplastamiento del mal

«Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás debajo de vuestros pies.» – Pablo. (Romanos, 16:20.)

En todas partes del planeta se podrá reconocer la lucha sin treguas, entre el bien y el mal. Se manifiesta el gran conflicto, bajo las más diversas formas, y, en el torbellino de sus movimientos, muchas almas sensibles, de modo invariable, se conservan en actitud de invocación a los genios tutelares para que estos vengan a la arena a combatir a los enemigos que los aturden, postrándolos para siempre.

Solicitar auxilio o recurrir a la ley de la cooperación representan actos loables del Espíritu que identifica su propia flaqueza, con todo, insistir para que otros nos sustituyan en el esfuerzo, que solamente a nosotros corresponde depender, demuestra falsa posición, susceptible de acentuarnos las necesidades.

Leer másAplastamiento del mal

Sociedad

La sociedad humana se puede comparar con el inmenso bosque de creaciones mentales, donde cada espíritu en el proceso de evolución y acrisolamiento, encuentra reflejos de sí mismo. Ahí dentro los principios de acción y reacción funcionan exactos. Las patrias, grandes matrices de progreso, constituyen notables fulcros de la civilización o expresivos reductos de trabajo, donde bastos grupos de almas se demoran en el servicio de autoeducación, mediante el servicio a la comunidad, emigrando, muchas veces, de un país para otro, conforme se les haga precisa esa o aquella adquisición en las líneas de la experiencia. El hogar colectivo, definiendo afinidades radicales e intereses del clan, es el conjunto de las emociones y de los pensamientos de aquellos que lo pueblan.

Leer másSociedad

Ellos están vivos

¡Aunque no lo reconozcas, de pronto, semejante verdad, ellos te ven y te escuchan!

En la medida de lo posible, ¡te siguen los pasos compartiendo problemas y angustias! ¡Compadécete de los que te precedieron en la Gran Renovación!

Aquellos que viste partir de manos desfallecientes en las tuyas, donándote los últimos pensamientos terrestres, a través de los ojos fijos en los tuyos, no están muertos. Entraron en nuevas dimensiones de existencia, pero prosiguen de corazón vinculado a tu corazón. Te señalan el afecto y te agradecen el recuerdo, sin embargo, casi siempre se amparan en tu fe, buscando en ti la fuerza precisa para la restauración espiritual que demandan.

Leer másEllos están vivos

Delante del Hogar

El hogar es el centro de nuestras actividades en el mundo. Efectivamente, la Tierra es nuestra residencia temporal en la vida y la Humanidad nuestro verdadero equipo familiar. Entretanto, en el microcosmo doméstico, tienes las lecciones y las bendiciones, la escuela y la estación de cura.

Es por eso que entre las cuatro paredes de la casa terrestre, encontramos, a través de la experiencia física, los más oscuros problemas. Allí adentro, en el reducido espacio de algunos metros, conocemos el asalto de los celos, el golpe de la maledicencia, la hiel de la incomprensión, la traba de la calumnia, el vinagre de la crítica, el frío de la indiferencia y el dolor del cansancio, recogiendo, muchas veces, piedras y espinos de manos queridas con las que desearíamos vivir en inextinguible ternura.

Leer másDelante del Hogar

Diferente

“Crees que hay un sólo Dios: haces bien. También los demonios lo creen, y se estremecen”. (Santiago, 2:19).

La advertencia del apóstol es de esencial importancia en el aviso espiritual. Esperar beneficios del Cielo es actitud común a todos.

Adorar al Señor puede ser trabajo de justos e injustos.

Admitir la existencia del Gobierno Divino es trazo dominante de todas las criaturas.

Aceptar al Supremo Poder es propio de buenos y malos.

Leer másDiferente