Curas

«Y curad a los enfermos que en ella hubiere y decidles: A llegado a vosotros el reino de Dios.»

Jesús. (Lucas, 10:9.)

Realmente Jesús curó muchos enfermos y los recomendó, de modo especial, a los discípulos. Sin embargo, el Médico Celestial no se olvidó de requerir al Reino Divino a cuantos se restauran en las deficiencias humanas. No nos interesa sólo la regeneración del vehículo en el que nos expresamos, sino, por encima de todo, el correctivo espiritual. Que el hombre común se libere de la enfermedad, mas, es imprescindible que entienda el valor de la salud. Pero existe tanta dificultad para que comprendamos la lección oculta de la molestia en el cuerpo, cuanta se verifica en asimilar el llamado al trabajo santificante que nos es dirigido por el equilibrio orgánico.

Leer másCuras

Prevenciones negativas

Mantengamos la idea clara y positiva del bien para que la prevención negativa no nos perturbe. No mentalices sufrimientos susceptibles de surgir mañana, porque tal vez jamás acontezcan.

¿Enfermedad en casa o en ti mismo? La aflicción no sustituirá providencia o tratamiento que exigen serenidad para el debido éxito.

¿Pruebas de familiares y amigos? Lamentación no hará lo que la fortaleza de ánimo y el coraje podrán realizar en favor de ellos con tu palabra iluminada de confianza y comprensión.

¿Parientes difíciles? Quejas y reproches no tomarán el lugar de la bondad y de la aceptación con que se te hará posible auxiliarlos y mejorarles la vida.

Leer másPrevenciones negativas

Desligamiento del mal

Antes de la reencarnación, en el balance de las responsabilidades que competen, la mente, despierta ente la Ley, y no solo ve apenas los resultados de sus propias culpas. Reconoce, también, el imperativo de liberarse de los compromisos asumidos en los sindicatos de las tinieblas. Para eso efectúa estudios y hace planes referentes a la estructura del nuevo cuerpo físico que le servirá para el paso decisivo en el reajusta, y coopera, cuanto le es posible, para que sea efectivo el tallado de la cámara correctiva, en la cual se regenere y, al mismo tiempo, se aislé de las sugestiones infelices, capaces de arruinar sus buenos propósitos.

Patronos de guerra y del desorden, que expoliaban la confianza del pueblo, escogen el propio encarcelamiento de la idiotez, en las que se hagan desapercibidos de las antiguas comparsas de las orgías de sangre y locura, por ellos mismos transformados en lobos inteligentes, espías que tejieron intrigas de muerte y artistas que envilecieron las energías del amor, imploran ojos ciegos y estrechez de raciocinio, recelosos de volver a la convivencia con los malhechores que, un día eligieron por asociados y hermanos de lucha más íntima.

Leer másDesligamiento del mal

Depresiones

Si traes el espíritu agónico por sensaciones de pesimismo y tristeza, concédete ligera pausa, en el capítulo de tus propias aflicciones, a fin de razonar.

Si alguien te ofendió, disculpa.

Si heriste a alguien, reconsidera tu propia actitud.

Contratiempos del mundo estarán constantemente en el mundo, donde estés.

Parientes difíciles repuntan de todo núcleo familiar.

Leer másDepresiones

Pensamientos

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es que es justo, todo lo que es puro, todo lo que es amable, todo lo que es de bueno* verdadero, todo lo que es honesto, todo lo fama, si hay alguna virtud y si hay alguna alabanza, en eso pensad.” – Pablo. (Filipenses, 4:8).

Todas las obras humanas constituyen la resultante del pensamiento de las criaturas. El mal y el bien, lo feo y lo bello vivieron, ante todo, en la fuente mental que los produjo, en los movimientos incesantes de la vida.

El Evangelio consustancia la ruta generosa, para que la mente del hombre se renueve en los caminos de la espiritualidad superior, proclamando la necesidad de semejante transformación, rumbo a los planos más altos. No será tan sólo con los primores intelectuales de la Filosofa que el discípulo iniciará sus esfuerzos en realizaciones de ese tenor. Renovar pensamientos no es tan fácil como parece a primera vista.

Leer másPensamientos

Notas de irritación

La cólera, en la mayoría de las veces, puede ser definida por situación de calamidad en el mundo íntimo. En la vida práctica, el hombre posee la prevención contra incendios, el control de la energía eléctrica, el servicio inmunológico en la preservación de la salud y la señal roja en los códigos de tránsito, evitando accidentes.

¿Por qué no establecer en nosotros mismos, en las horas difíciles, el minuto de silencio o de oración, inhibiendo la explosión de la acidez? Semejante impacto de fuerzas desorientadas es susceptible de conturbar el ambiente que necesitamos para vivir, tanto como es capaz de arrasar muchas plantaciones de esperanza alrededor de nuestro amor.

Leer másNotas de irritación

Mensajeros divinos

Nos será siempre fácil discernir la presencia de los mensajeros divinos a nuestro lado, por la ruta del bien a la que nos induzcan. Aunque todavía traigan consigo el fulgor solar de la Vida Celeste, saben acomodarse a nuestro sencillo grado en las lides de la evolución enseñándonos el camino de la Esfera Superior. Y aunque todavía se eleven a culminaciones sublimes en la ciencia del Universo, ocultan su grandeza para guiarnos en el justo aprovechamiento de las posibilidades en nuestras manos.

Sin herirnos siquiera, hacen luz en nuestras almas a fin de que veamos las llagas de nuestras deficiencias, para que las sanemos en la lucha del esfuerzo propio. Nunca se prevalecen de la verdad para aplastarnos en nuestra condición de espíritus deudores, usándola sencillamente como medicina dosificada para enfermos, para que nos elevemos al nivel de la redención, ni se valen de la virtud que adquirieron para condenar nuestras flaquezas, empleándola tan sólo en la paciencia inconmensurable en nuestro favor, para que la tolerancia no nos desampare al frente de aquellos que sufren dificultades de entendimiento mayores que las nuestras.

Leer másMensajeros divinos

Delante de la ley

El espíritu concienzudo, creado a través de los milenios, en los dominios inferiores de la naturaleza, llega a la condición de la humanidad, después de haber pagado los tributos que la evolución le reclama. En vista de esto, es natural que comprendas que el libre arbitrio establece una determinada posición para cada alma, por lo tanto, cada persona se debe a sí misma la situación en que se coloca.

Posees lo que diste.

Cultivarás lo que vienes dando.

Leer másDelante de la ley

Jesús y libre albedrío

En materia de respeto al libre albedrío, fijémonos en la conducta de Cristo, junto a aquellos que comparten su marcha.

Compañero de Juan Bautista, no le tuerce la vocación. En circunstancia alguna encarcela espiritualmente a los discípulos en actitudes determinadas. Ayuda sin pedir adhesiones. Enseña sin formular exigencias.

Escarnecido en Nazaret, donde había fijado su morada, no busca evidenciarse. Renueva a María de Magdala, sin obligarla. No amenaza a Nicodemo, porque el doctor de la ley no comprenda enseguida su palabra.

Leer másJesús y libre albedrío

Colaboración

En su condición de movimiento renovador de las conciencias, la Nueva Revelación viene a despertar al hombre para que ocupe el lugar determinado que la Providencia le confiere, y lo esclarece por sobre todo acerca de que el egoísmo, hijo de la ignorancia y responsable de los desvaríos del alma, es una peligrosa ilusión. Nos trae la llave de los principios religiosos, viene a impulsarnos a que respetemos las leyes más simples de la vida, así como nos revela la obligación de colaborar a la que no conseguiremos huir. La vida, pródiga de sabiduría en todas partes, nos demuestra el principio de cooperación en todos sus planos. El gusano enriquece la tierra y la tierra sustenta al gusano.

Leer másColaboración

Obsesión y Jesús

Cristianos eminentes en variadas escuelas del Evangelio, afirman en la actualidad que el problema de la obsesión habría nacido en el culto de la mediúmnidad a la luz de la Doctrina Espírita, cuando la Doctrina Espírita es el recurso para la supresión del flagelo.

Se burlan de los médiums, hacen sarcasmo, condenan la psicoterapia en favor de los desencarnados sufridores y, a veces, llegan al disparate de afirmar que la práctica medianímica establece la locura. Se olvidan, sin embargo, de que la vida de Jesús en la Tierra fue una batalla constante y silenciosa contra obsesiones, obsesados y obsesores.

El combate empieza en el amanecer del apostolado divino.

Leer másObsesión y Jesús