Convivencia

La vida viene de Dios, la convivencia viene de nosotros. Aquellos compañeros que comparten con nosotros la experiencia de lo cotidiano, son los mejores que la Divina Sabiduría nos concede, en favor de nosotros mismos. Si usted encuentra a una persona difícil en su intimidad esa es la criatura exacta que las leyes de la reencarnación le traen al trabajo de perfeccionamiento propio.

Las personas que nos comprenden son bendiciones que nos alimentan el ánimo de trabajar, entretanto, aquellas otras que aún no nos entienden son pruebas que la Vida igualmente nos ofrece, a fin de que aprendamos a comprender.

Leer másConvivencia

Deseos

Deseo es realización anticipada.

Queriendo idealizamos; idealizando actuamos; actuando atraemos; y atrayendo realizamos.

Como usted piensa, usted cree, y como usted cree, será. Cada uno tiene hoy lo que deseó ayer y tendrá mañana lo que desea hoy.

Campo de deseo, en el terreno del espíritu, es semejante a campo de cultivo en la labranza del mundo, en la cual cada cultivador es libre en la siembra y responsable en la cosecha.

Leer másDeseos

Del joven

Moderar las manifestaciones excesivas de entusiasmo, ejercitándose en el examen relativo a las luchas de cada día, sin dejarse intoxicar, con todo, por la circunspección sistemática o la sombra del pesimismo.

El culto de la templanza aparta del desequilibrio. Controlar la medida de sus fuerzas en lo que respecta a las directrices y a los pasos fundamentales de su propia existencia, consultando siempre a los corazones más maduros en el aprendizaje terrestre y previniéndose, con ello, de probables desvíos.

Vigilancia olvidada, desastre seguro.

Leer másDel joven

Consejos del evangelio

Destaca el lado bueno de las personas y las cosas. «Analiza todo y conserva lo mejor».

No asignes valor a los errores. «Derrota al mal con el bien».

Auxilia sin exigir. «Perdona setenta veces siete veces».

Elude la impertinencia. «No se quejen unos contra otros, para que no sean condenados».

No te irrites. «Haz todas las cosas sin protestas ni discusiones».

Leer másConsejos del evangelio

Conducta afectiva

– ¿Cuál es la conducta afectiva entre las almas ennoblecidas?

– Cuanto más elevado es el grado de perfeccionamiento del alma, más reclamará de sí misma, espontáneamente, la necesaria disciplina de las energías del mundo afectivo, solamente empleándolas en el circuito de fuerzas en que se completa con el alma a la que se halla unida, o bien en la entrega a una tarea noble, a través de la cual opera la disipación de las cargas magnéticas de sus impulsos genésicos, transfiriéndolas al trabajo en que se proyectan su sensibilidad y su inteligencia. Eso sucede, en el plano físico, entre aquellos cuyo sistema psíquico ya se alejó suficientemente de las emociones vulgares, ligándose, en complementación ideal fluídica, con las almas hermanas unidas en matrimonio.

Leer másConducta afectiva

Decisión

Somos exigidos constantemente por problemas y circunstancias de la vida a esforzar nuestra voluntad. Aunque dispongamos de muchas formas para tomar una actitud determinada o desarrollar una cierta acción, casi invariablemente estamos obligados a optar por un solo camino para expresar los proyectos que han de construir nuestro destino realmente avanzando paso a paso.

Necesitando caminar mil leguas, sólo adelantaremos. De ahí la importancia de la existencia terrena, temporaria y limitada en distintos aspectos, más rica y promisoria como oportunidades que nos facultan a automatizar el bien en nosotros mismos, mediante la posibilidad de ser buenos y útiles para con los demás.

Leer másDecisión

Diez maneras de amarnos a nosotros mismos

1 – Disciplinar los propios impulsos.

2 – Trabajar, cada día, produciendo lo mejor que podemos.

3 – Atender los buenos consejos que trazamos para los otros.

4 – Aceptar sin rebeldía la crítica y la reprobación.

5 – Olvidar las faltas ajenas sin disculpar las nuestras.

6 – Evitar las conversaciones inútiles.

7 – Recibir en el sufrimiento el proceso de nuestra educación.

Leer másDiez maneras de amarnos a nosotros mismos

Ante los pequeñuelos

El niño es una edificación espiritual de los responsables por él. No existe niño –ni uno solo- que no solicite amor y auxilio, educación y entendimiento. Cada pequeñuelo, aunque sea, por lo general, un espíritu adulto, trae el cerebro extremadamente sensible por el hecho de estar recomenzando el trabajo de la reencarnación, tornándose, por eso mismo, un observador riguroso de todo lo que usted habla o hace.

La mente infantil nos dará de vuelta, en el futuro, todo aquello que le demos ahora. Todo niño es un mundo espiritual en construcción o reconstrucción, solicitando material digno a fin de consolidarse.

Ayude a los niños de hoy a pensar con acierto dialogando con ellos, dentro de las normas de respeto y sinceridad que usted espera de los otros, con relación a usted.

Leer másAnte los pequeñuelos

Contrastes

Existen contrastes que expresan desigualdades. Muchos son los seres encarnados que desean huir de la vida humana; sin embargo, las filas de la reencarnación congregan millones de candidatos ansiosos por volver a nacer…

Legiones de trabajadores desdeñan el trabajo; no obstante, hay siempre multitudes de desempleados en busca de ocupación…

Numerosos alumnos son negligentes con sus estudios; aún así son incontables los jóvenes que no tienen oportunidad de acceder a las casas de estudio, aunque lo deseen fervientemente…

Leer másContrastes