Reglas de salud

1-Guarde el corazón en paz, al frente de todas las situaciones y de todas las cosas. Todos los patrimonios de la vida pertenecen a Dios.

2- Apóyese en el deber rigurosamente cumplido. No hay equilibrio físico sin armonía espiritual.

3- Cultive el hábito de la oración. La plegaria es luz a defensa del cuerpo y del alma.

4- Ocupe su tiempo disponible con el trabajo provechoso, sin olvidar el descanso imprescindible al justo restablecimiento. La sugerencia de las tinieblas llega hasta nosotros a la hora vacía.

Leer más

Cuestiones para meditar

Usted dominará siempre las palabras que no dijo, con todo, se subordinará a aquellas que pronuncie.

Vele por la tranquilidad de su conciencia, sin descuidar su presentación exterior.

En lo que se refiere a la alimentación, es importante recordar la afirmación de los antiguos romanos: “hay hombres que cavan la sepultura con su propia boca”.

Tanto como sea posible, en cualquier obligación a cumplir, esté presente, por lo menos die minutos antes, en el lugar del compromiso a que usted debe atender.

Leer más

Divergencias

Recuerde que las otras personas son diferentes y, por esto mismo, tienen maneras propias de actuar.

Esclarecer en base de entendimiento fraterno, sí, de polémica, no.

Contrariar sistemáticamente es un proceso justo para ganar aversiones.

Usted puede claramente discordar sin ofender, una vez que hable apreciando los derechos del opositor.

Leer más

Recurso divino

El Evangelio Según el Espiritismo. Cap. XXVII, punto 23.

Imaginaste el hogar de tus sueños y erguiste el santuario de ternura cimentado con abnegación y sacrificio, cuando la tempestad de incomprensiones cayó sobre tu rincón de paz, confinándote en la cueva oscura de la soledad. Entretanto, en vez de darle fuerza a la rebeldía, busca en la oración el perdón y la calma para que puedas constituir de nuevo tu nido de amor, convencido de la Bondad Divina.

Recibiste la bendición de la maternidad y cultivaste en los jardines del alma la flor cuidada con calidez, emoción y esperanza, cuando la mano helada de la muerte te arrebató de los brazos al hijo más querido, arrastrándote al mar revuelto de la aflicción. Con todo eso, en vez de sumergirte en la amargura, procura en la oración la resignación y la fe, para que vuelvas a sentir la alegría de vivir, consciente de la misericordia de Dios.

Leer más

Deber y trabajo

El compromiso del trabajo incluye el deber de asociarse la criatura al esfuerzo de equipo en la obra a realizar.

Obediencia digna tiene el nombre de obligación cumplida en el diccionario de la realidad.

Quien ejecuta con alegría las tareas consideradas menores, espontáneamente se promueve a las tareas consideradas mayores.

La cámara fotográfica nos retrata por fuera, pero el trabajo nos retrata por dentro.

Quien escarnece de alguna obra que el honra la existencia se desprestigia a si mismo.

Leer más

Desencarnación

– ¿Podemos considerar a la desencarnación del alma, en plena infancia, como una punición de las Leyes Divinas, en la mayoría de los casos?

– Muchas existencias son frustradas en la cuna, no por simple punición externa de la Ley Divina, sino porque la misma Ley Divina funciona en todos nosotros, dado que todos existimos en el hálito del Creador. Frecuentemente, a través del suicidio, completamente voluntario, o de los mismos desarreglos, operamos en nuestra alma calamitosos desequilibrios, cual tempestades ocultas que desencadenamos, por obcecación, en el campo de nuestra naturaleza íntima. Cargas venenosas, instrumentos perforantes, proyectiles fulminantes, ahogamientos, ahorcamientos, caídas calculadas de una gran altura y diversidad de vicios con que las criaturas responsables arruinan su propio cuerpo o lo aniquilan, imponiéndole la muerte prematura, con la plena desaprobación de su conciencia, determinan procesos degenerativos y desarmonías en los centros esenciales del psicosoma, notadamente en aquellos que gobiernan la corteza encefálica, las glándulas de secreción interna, la organización emotiva y el sistema hematopoyético.

Leer más

Saber vivir

Toda Ley Divina revela una serena imparcialidad. Evadir la responsabilidad no disminuye nuestras obligaciones. No adelantas deteniendo tu reloj, puesto que las horas marcharán siempre independientemente de él y de ti…

Toda transformación moral ha de ser profunda. Una renovación aparente no produce en el Espíritu ninguna mejoría…

El corte del cabello o el uso del sombrero no modifican los pensamientos en el interior de la cabeza…

Leer más

Disculpar

Disculpe y usted comprenderá.

Donde existe amor no hay lugar para resentimientos. Al colocarse en la condición de quien yerra, sea cual sea el problema, de inmediato, usted notará que la compasión nos disuelve cualquier sombra de crítica.

La existencia humana es una colección de pruebas en que la Divina Sabiduría nos observa, con miras a nuestra habilitación para la Vida Superior; quien hoy condena al prójimo, no sabe que tal vez mañana esté enfrentando los mismos problemas de aquellos compañeros presentemente en dificultades.

Leer más

En torno a la profesión

Su profesión es privilegio y aprendizaje.

Si usted pone amor en lo que hace, para hacer felices a los demás, su profesión, en cualquier parte, será siempre un río de bendiciones.

Su cliente, en cualquier situación, es semejante al árbol que produce, en su favor, respondiendo siempre en la pauta del tratamiento que recibe.

Toda tarea correctamente ejercida es escalón de promoción.

En todo lo que usted haga, en la actividad que el Señor le haya concedido, usted está colocando su retrato espiritual.

Leer más

Olvida y recuerda

Olvida el polvo y el viento.
Recuerda que la luz del Sol y la pureza del agua son gratuitas.

Olvida el pesimismo y el augurio nefasto.
Recuerda que la marcha del progreso es inexorable.

Olvida la palabra hiriente.
Recuerda que te escuchan y te observan.

Olvida la enemistad.
Recuerda que el compromiso de la fraternidad nos atañe a todos.

Leer más