El dirigente de las tinieblas

Esta es una figura frecuente en los trabajos de desobsesión. Comparece para observar, estudiar las personas, sondear al esclarecedor, sentir más de cerca los métodos de acción del grupo, a fin de poder tomar sus “providencias”. Fue generalmente un encargado poderoso, que ocupó posiciones de mando.

Acostumbrado al ejercicio de la autoridad incontestada, es arrogante, frío, calculador, inteligente, experimentado y violento. No dispone de paciencia para el diálogo, pues está habituado apenas a expedir órdenes y no a debatir problemas, aún más con seres que considera inferiores e ignorantes, como los pobres componentes de un grupo de desobsesión. Se sitúa en un plano de olímpica superioridad y nada viene a pedir; viene a exigir, ordenar, amenazar, intimidar. Seguir leyendo “El dirigente de las tinieblas”

El materialista

Este no constituye problema difícil, en el trabajo de esclarecimiento. Vive, en la carne, convencido de que más allá de la materia nada existe; de que, más allá de la muerte, sólo hay el silencio y la oscuridad del no ser.

A veces, tales posiciones fueron meramente filosóficas, esto es, platónicas. A despecho de la descreencia en cualquier tipo de realidad póstuma, no fueron intrínsecamente malos, apenas desencantados, indiferentes, desorganizados íntimamente, no obstante, en la apariencia, seguros y tranquilos. Son más accesibles, y más prontamente aceptan la nueva realidad. Otros, no obstante, son de aquellos que, descreyentes de la vida espiritual, se entregaron de cuerpo y alma al culto desenfrenado de la materia. Seguir leyendo “El materialista”

Momento sagrado

herminio_mirandaUn amigo espiritual recordaba hace poco que, a rigor, el Cristo no necesitaría venir personalmente a traernos sus enseñanzas; bastaría transmitirlas por medio de un buen médium. Así como aconteció cuando las entidades tutelares del pueblo judío decidieron utilizarse de los recursos mediúmnicos de Moisés, para transmisión del Decálogo y de numerosas instrucciones a lo largo del tiempo. Fue bajo la orientación de ese equipo espiritual, a la cual, ciertamente, no estaría ausente el propio Cristo, que los hebreos fueron retirados de la esclavitud en Egipto para el status de nación libre y consciente de su identidad.

Como recuerda el amigo espiritual mencionado anteriormente, Jesús tuvo buenas razones para decidirse por el penoso sacrificio de vivir entre nosotros por algún tiempo. Seguir leyendo “Momento sagrado”

Momento sagrado

herminio_mirandaUn amigo espiritual recordaba hace poco que, a rigor, Cristo no precisaría venir personalmente a traernos sus enseñanzas; bastaría transmitirlos a través de un buen médium. Fue lo que aconteció cuando las entidades tutelares del pueblo judío decidieron utilizarse de los recursos mediúmnicos de Moisés para transmisión del decálogo y numerosas instrucciones a través del tiempo.

Fue bajo la orientación de ese equipo espiritual, del cual, ciertamente, estaría siempre presente el propio Cristo, que los hebreos fueron retirados de la esclavitud en Egipto para el status de nación libre y consciente de su identidad. Seguir leyendo “Momento sagrado”

Vanidad y orgullo

soberbiaMuy ligado al problema del poder está el de la vanidad, y también el del orgullo. Vimos cómo se entrelazan, en el caso de la reina indiana. La vanidad se presenta bajo muchos aspectos y esta claro que no siempre está asociada al ejercicio del poder. A veces, se limita a los cuidados con la apariencia “física”, las vestimentas, o a la inteligencia.

Muchos son los que nos visitan, en las sesiones mediúmnicas, en estado de exaltación vanidosa. Hay los que se juzgan muy bellos (o bellas), los que ostentan condecoraciones, joyas, mantos, séquitos de servidores y acólitos, así como los que alardean conocimientos intelectuales estupendos. Uno de esos fue enfático. Seguir leyendo “Vanidad y orgullo”

Volver arriba