La mujer más venerada

Una de las más bellas descripciones de la interferencia de los Mensajeros Celestiales, sea tal vez la conocida como la Anunciación. Según el Evangelista Lucas, al entrar el ángel donde estaba la joven María, dijo: Salve, llena de gracia. El Señor está contigo. Y le dice que ella concebirá y dará a luz un hijo, que se llamará Jesús. Predice que Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo y que su reino no tendrá fin.

María establece con él un diálogo, disipando sus dudas respecto a cómo todo eso habría de suceder. Al final, ella era conocedora de las profecías respecto del Mesías. De entre los cuatro Evangelistas, solamente Lucas, el redactor del tercer Evangelio, describe detalles no encontrados en los demás. Eso porque, siguiendo las orientaciones y los deseos de Pablo de Tarso, su Evangelio fue escrito a partir de muchas entrevistas con los que vivieron y convivieron con Jesús. Naturalmente, María, Su madre, fue la primera entrevistada. Justamente por esta razón, es que solamente él destaca su canto de gratitud y alabanza al Señor de la Vida, el Magníficat: Proclama mi alma la grandeza del Señor, y se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador, porque ha puesto Sus ojos en la humildad de Su sierva. Y entendiendo exactamente el alcance de la misión que le competía, y del Ser a quien ella ofrecería un cuerpo, completa: Por esto, desde ahora, todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

Leer másLa mujer más venerada

Problemas en la convivencia

Se cuenta, que hace muchos, muchos años, durante una era glacial, cuando parte de la Tierra estuvo cubierta por densas capas de hielo, muchos animales no resistieron el frio y murieron. Sin embargo, un gran grupo de cuerpo espines buscaron una manera diferente para enfrentar el frío y sobrevivir. Los animales concordaron en unirse, juntarse más y más con la intención de protegerse mutuamente. Así, cada uno podía sentir el calor del cuerpo del otro y, todos juntos, bien unidos, se agasajaban y se calentaban, enfrentando por más tiempo aquel invierno riguroso.

Leer másProblemas en la convivencia

La fuerza del ahora

El tiempo es solo una medida relativa de la sucesión de las cosas transitorias. La eternidad no está sujeta a ninguna medida desde el punto de vista de la duración. Para ella, no hay comienzo ni fin: todo es presente. Esta es una de las contribuciones del Espíritu Galileo Galilei, que se encuentra en el libro La Génesis, de Allan Kardec, publicado el año 1868. Comprender que todo es, de cierta forma, presente, cuando salimos de la esfera de las cosas transitorias, nos ayuda a ver los días de manera diferente.

Todo es ahora. Todo es este instante.

El tiempo es el resultado de un ahora que se une a otro sin solución de continuidad. Somos nosotros los que pasamos por el tiempo. Nosotros juntamos entre si las experiencias, las acciones, nuestros actos. El tiempo es solo una forma de medir la cantidad de ellos. Siempre somos nosotros los que pasamos por el tiempo.

Leer másLa fuerza del ahora

Reuniones y sociedades espíritas

Así titula Allan Kardec el capítulo XXIX del libro de los médiums, cuya amplia comprensión nos atañe a todos los que, de una manera o de otra, queremos formar parte en la construcción de la Gran Familia Espírita. Un capítulo que nos introduce en la realización de reuniones espíritas responsables y la constitución de sociedades unidas y armonizadas en la correcta vía de la renovación del pensamiento humano. El codificador expone este tema en la última parte del libro explicando claramente la importancia que adquieren las instrucciones que le han precedido.

Siendo cada reunión un todo colectivo, le incumben las consecuencias naturales de unas enseñanzas que debemos de conocer muy bien, así como aplicar la disciplina y la vigilancia que ellas mismas recomiendan. Comienza destacando las ventajas que presentan las reuniones espíritas, acreditando que las personas que participan de ellas se esclarecen mediante el intercambio de ideas, preguntas y observaciones, siendo estas, una riqueza para el crecimiento individual y colectivo.

Leer másReuniones y sociedades espíritas

Inconvenientes y peligros de la mediúmnidad

El problema de la mediúmnidad es el problema del ser humano. Demóstenes, quien fuera uno de los discípulos de Platón y padre de la oratoria, afirmó que no hay nada más fácil que el autoengaño; ya que lo que desea cada hombre es lo primero que cree. ¡Y es verdad porque sólo vemos aquello que queremos ver!

¿Conocen la historia de los seis sabios ciegos y el elefante? La contamos brevemente. En la antigua India habían seis sabios ciegos que dialogaban sobre cómo sería un elefante. Un buen día decidieron ir a tocar al animal con el fin de satisfacer sus mentes y poder comprobar verdaderamente cómo es un elefante. Cada uno de ellos se puso delante del animal por un lugar diferente. De esta forma, el primero, al chocarse con el lomo ancho y fornido del elefante, lo comparó con una pared de barro. El segundo alcanzó uno de los colmillos y dijo: ¡vaya, lo que tenemos aquí es muy cilíndrico y suave, esta maravilla de elefante es igual a una lanza! El tercero se acercó al animal por la trompa, la cual se retorció en sus manos; así que, audazmente, dijo: Yo veo que el elefante es igual que una serpiente. El cuarto extendió la mano, la posó sobre una de las patas y expresó: hasta el hombre más ciego puede decir a lo que esto se parece. Niegue el hecho quien pueda, este portento de elefante es igual a un árbol. El quinto alcanzó una de las orejas y dijo: está bastante claro que el elefante es semejante a un abanico. Y el sexto, en cuanto empezó a tantear al elefante, agarró su cola oscilante y replicó: Yo veo que el elefante es como una soga, vieja y delgaducha. Y aquellos sabios continuaron disputando larga y ruidosamente sobre lo que era un elefante. Como dudaron del testimonio de unos para con los otros, terminaron aferrándose cada uno a su propia opinión, pensando que los demás estaban muy equivocados.

Leer másInconvenientes y peligros de la mediúmnidad

Cristianismo primitivo y espiritismo

Estudiar los orígenes del cristianismo primitivo, así como su desarrollo y posterior oscurecimiento, nos puede ayudar a comprender el origen de nuestras principales creencias y las de nuestra sociedad actual. El cristianismo primitivo debemos estudiarlo dentro del marco de las tres grandes revelaciones que nos llegaron a occidente, que son la Ley de Moisés, la primera, las enseñanzas de Jesús, la segunda, y la Codificación Espírita de Allan Kardec, la tercera. La primera revelación nos trajo la Ley Natural condensada en el decálogo de los Diez Mandamientos. La segunda revelación de Jesús nos trajo las enseñanzas de la Ley de Amor y finalmente, la Codificación Espírita nos trajo el conocimiento espiritual necesario para comprender las enseñanzas de Jesús, libres, por fin, de dogmas y de interpretaciones literales.

La primera revelación no trajo al pueblo judío todos los conocimientos espirituales necesarios para la llegada de la segunda revelación. La historia nos demuestra que fue la mayor parte de las creencias espirituales llegaron a través de las civilizaciones colindantes como fueron los egipcios, griegos y babilonios.

Leer másCristianismo primitivo y espiritismo

¿Te acuerdas?

Cuando la sombra de la muerte desciende sobre un hogar y arrebata a un hijo querido, de inmediato nuestros pensamientos se vuelven hacia los padres.

¿Cómo soportará el dolor el corazón materno? ¿Cómo conseguirá ser fuerte el corazón paterno? Y, casi siempre, no nos acordamos de los hermanos del que ha partido. Si son pequeños, niños, parece que tenemos la idea de que, para ellos, aquello no es tan grave. Explican que el hermanito hizo un largo viaje, fue al encuentro de Jesús. O que se transformó en una estrella y está iluminando el cielo. O, también, que está viviendo con su ángel de la guarda. Sin embargo, los lazos que unen a los hermanos son, a veces, muy fuertes y llevan a los niños a pensar en su hermanito o hermanita, preguntándose:

Leer más¿Te acuerdas?

Por la paz del mundo

El papel de la mujer en la vida de los pueblos es inmenso. Hermana, esposa o madre, es la gran consoladora y la cariñosa consejera. Ella tiene el futuro de la Humanidad en sus manos. A través de la maternidad, ofrece al mundo los ciudadanos de hoy y del mañana. Es ella quien proporciona soldados a los cuarteles, ofrece los intelectuales para las academias, da al mundo los hombres extraordinarios que realizan las grandes transformaciones en el planeta en que vivimos.

La Historia nos la muestra, en diversas ocasiones, como la guerrera, al lado del hombre que ha elegido como pareja; o como la política sagaz que interfiere por el bien del pueblo.

Recordamos a nuestras heroínas María Quitéria, durante la independencia de nuestro país (Brasil); de Anita Garibaldi, del estado de Santa Catarina, que sirvió a dos países. También la encontramos como la intelectual, la artista, la ejecutiva eficiente. Sin embargo, entre todos estos papeles, con seguridad el que se sobresale es el de madre. Donde quiera que esté, ella es la dulzura transformada en cuidado para con el hijo.

Leer másPor la paz del mundo

Jesús en el Evangelio

El Espiritismo presenta a Jesús como el tipo más perfecto que Dios ha ofrecido al ser humano para que le sirviera de guía y de modelo. En el libro Camino de la luz, el Espíritu Emmanuel nos explica que Jesús forma parte de una comunidad de Espíritus puros que dirigen la vida y los fenómenos de todas las colectividades planetarias. Para que Jesús, un ser de tan sublime jerarquía espiritual, pudiera estar físicamente en la Tierra fue imprescindible que se adaptara, cumpliera y se sometiera a todas las leyes físicas que regulan la materia, en una gradual operación de reducción vibratoria, que le permitiera ajustar su psiquismo tan elevado al restrictivo metabolismo biológico de un simple cuerpo carnal, cuya naturaleza, siendo exactamente la misma que la de cualquier otro ser humano, estaría, inevitablemente, sujeta a reacciones distintas debido a las cualidades tan superiores del Espíritu allí encarnado, cuestión que se mostró a la largo de su vida física.

Leer másJesús en el Evangelio

Los trabajadores de la última hora

Muchos, si no todos, conocemos la parábola de los trabajadores de la última hora. En ella el Maestro nos cuenta que un padre de familia salió muy de mañana a buscar trabajadores para su viña y concertó con ellos el sueldo de un denario por el día de trabajo. Salió otra vez unas horas más tarde y volvió contratar trabajadores por el mismo sueldo. Finalmente, casi ya al final de la jornada, contrató algunos trabajadores que le dijeron que nadie les había dado trabajo. También a estos los mandó a su viña a trabajar, pese a que quedaba no más que una hora para finalizar la jornada. Como todas las parábolas que nos dejó Jesús, también esta, sobre los trabajadores de la última hora, nos convocan a desarrollar una mirada nueva sobre los hechos de la vida.

Nos invita el Maestro a reconsiderar nuestras posturas, sopesar nuestros valores  desarrollar concepciones renovadas ante situaciones que tal vez nos parecen obvias, pero no lo son, sí asumimos el prisma de la justicia divina o la inmortalidad del alma.

Leer másLos trabajadores de la última hora

El poder del pensamiento y de la oración

La neurociencia continua su camino, tratando de desentrañar los secretos moleculares, genéticos y neuronales del cerebro. Buscando crear un mapa completo con todas las neuronas y sus rutas (conectomas), y confiriendo al cerebro la capacidad de ser el generador de nuestros pensamientos. Pero, ¿estarán buscando el origen del pensamiento en el lugar adecuado?

Se han registrado algunos casos, de personas que han llevado una vida completamente normal, sin ninguna disfunción cognitiva, sin disponer sin embargo de masa encefálica, sin disponer de cerebro. Algunos como el curioso caso de un alumno de la Universidad de Sheffield, en Reino Unido. Acudió a un médico y profesor de la Universidad, el doctor John Lorber porque le dolía la cabeza. Al ver que era algo más grande de lo normal, el doctor, quiso averiguar la razón y le hizo un escáner. Lo que el doctor no esperaba encontrar, fue una cabeza prácticamente llena de líquido cefalorraquídeo. Este alumno, con un cociente intelectual en la frontera de la genialidad, mostraba un cuadro crónico de hidrocefalia que le había borrado casi por completo el cerebro.

Leer másEl poder del pensamiento y de la oración

¿Somos todos médiums?

Creo, por mis pesquisas y experiencias, que el intercambio mediúmnico no ocurre con la frecuencias que imaginamos. En general, lo que llamamos de mediúmnidad es solamente nuestra sensibilidad parapsíquica, o sea, nuestra percepción del mundo espiritual, de los espíritus y de las relaciones energéticas que establecemos con las cosas, ambientes y personas. Lo voy a explicar mejor.

Todos somos sensibles a las energías que nos rodean, así como somos sensibles a los pensamientos y emociones que muchos espíritus nos dirigen. Podemos, por ejemplo, sentir la presencia de un espíritu desequilibrado y tenemos, como reacción, una sensación desagradable, inexplicable… un dolor de cabeza, inquietud… o sentir irritación, angustia. Ese proceso, generalmente, es inconsciente. Claro que esas reacciones pueden ser de origen puramente fisiológico o anímico. Cada caso es un caso, no podemos generalizar…

Leer más¿Somos todos médiums?