Instante de la muerte

Allan Kardec, el Codificador del Espiritismo, preguntó a los Espíritus: ¿Cuál es el sentimiento que domina a la mayoría de los hombres en el momento de la muerte: la duda, el temor, o la esperanza? Los Benefactores respondieron: La duda, en los incrédulos; el temor, en los culpables; la esperanza, en los hombres de bien.

En todos los tiempos, el hombre se preocupó con su futuro para el Más Allá de la tumba y eso es muy natural. Cualquiera que sea la importancia que dé a la vida presente, no puede él dejar de considerar como es corta la vida. Y, sobre todo, precaria, pues a cada instante está sujeta a interrumpirse, ninguna certeza siéndole permitida acerca del día siguiente.

Leer másInstante de la muerte

Un teléfono diferente…

¿Qué sucede cuando nuestros amores cruzan la puerta abierta de la muerte?

Aquellos de nosotros que estamos seguros de que la vida nunca termina, lloramos y oramos. Oramos por el bienestar de ellos. Oramos por nosotros mismos, para que las vibraciones de la oración nos traigan alivio al anhelo. Sin embargo, aquellos que no tienen el apoyo de la creencia en la inmortalidad, sufren mucho más. ¿Será que los amores siguen viviendo? Si continúan viviendo, ¿ellos nos ven, nos oyen, pueden comunicarse con nosotros? Y el dolor de la incertidumbre se suma al dolor del anhelo, haciendo difíciles los días.

En marzo de 2011, parte de la costa noroeste de Japón fue devastada por un fuerte terremoto, seguido de un violento tsunami. Murieron unas dieciséis mil personas y dos mil quinientas desaparecieron. Entre las víctimas, más de cuatrocientos residentes del pequeño pueblo de Otsuchi. Incluso hoy, en medio de las ruinas y obras de la reconstrucción del lugar, los residentes viven el duelo por la pérdida de sus seres queridos.

Leer másUn teléfono diferente…

La obsesión

¿Qué es la obsesión?

La obsesión es el dominio que algunos Espíritus adquieren sobre otros, sean encarnados o desencarnados, provocándoles desequilibrios psíquicos, emocionales y físicos. Es una especie de constreñimiento moral de un individuo sobre otro. Puede ser de encarnado para encarnado, encarnado para desencarnado, desencarnado para encarnado y desencarnado para desencarnado. Esa influencia negativa es irracional, trae para las personas problemas diversos, lo que las tornan enfermas del alma, necesitando de cuidado, como toda enfermedad. Normalmente se hace tratamiento de las obsesiones en centros espiritas Kardecistas serios.

Leer másLa obsesión

Son momentos difíciles

Todos nosotros hemos pasado muchos días, o semanas enteras, sin recibir ningún gesto de cariño del prójimo.

Son momentos difíciles, cuando el calor humano desaparece, y la vida se reduce a un arduo esfuerzo por sobrevivir.

En esos momentos en que el fuego ajeno no le da calor a nuestra alma, debemos revisar nuestro propio hogar. Debemos agregarle más leña y tratar de iluminar la sala oscura en la que nuestra vida se transformó.

Leer másSon momentos difíciles

Reencarnación y la evolución humana

Supongamos una ciudad que tenga 1.000 niños en la edad propia para entrar en la escuela. El municipio tiene sólo 50 plazas para ofrecer. El primer día los admitimos, sólo en la cantidad de las plazas, tienen el uniforme, de un modelo exclusivo de la escuela, son presentados al profesor, José Antonio, que estará con ellos todo el año.

Bueno, ese profesor recibe, a mitad de medio año, la visita de un amigo que vive en una ciudad grande muy lejos de allí. Ese amigo visita a los alumnos de José Antonio y analizándolos nota que aprendieron algunas cosas, pero no muchas. Al año siguiente, un nuevo grupo es admitido. Vuelve ese amigo del profesor y le dice a él que los alumnos no aprendieron nada más allá de lo que ya sabían el año pasado, estaban casi exactamente en el mismo punto que el año anterior. Es más o menos esa la visión de los que quieren combatir la reencarnación usando el argumento de que el mundo no evoluciona.

Leer másReencarnación y la evolución humana

El Rey Solar

Él fue predicho por los profetas de Israel durante siglos. Fue esperado como el Libertador, el Mesías, el Ungido del Señor. Los mensajeros celestiales han testificado en otros escritos, que Él es el único ser perfecto que la Tierra haya conocido.

Él es el Maestro, el Cristo. Gobernador planetario, llegó a los hombres, tomó un cuerpo de carne y vivió entre nosotros durante casi treinta y tres años. Hijo de un carpintero, ejemplificó la lección de humildad al permitir que Su padre le ofreciera los primeros versos de la Torá, según la tradición judía. También se permitió aprender de la experiencia de Su padre en el trato con la madera, convirtiéndose igualmente en un carpintero. Las manos que habían moldeado las formas terrenales en la cooperación divina de la creación de nuestro planeta, se aplicaron para moldear la madera, dándole las más variadas formas y usos.

Leer másEl Rey Solar

La violencia en la visión espírita

“No hay en el Espiritismo, en su cuerpo de doctrina, rigurosamente, una doctrina criminológica que pueda explicar el origen de la violencia. Es verdad, aunque, que sus tesis cardenales inciden fundamentalmente, inevitablemente, sobre algunas tesis de la Criminología y de la Psicología Social. Una de ellas, por ejemplo, es la del criminoso nato. La filosofía espírita afirma que la predisposición criminal, o la disposición para el acto violento, viene del espíritu y no de las glándulas, o de condición instintiva de la criatura, lo que revelaría una condición de imperfección del Creador”.

Leer másLa violencia en la visión espírita

Padres e hijos

La paternidad y la maternidad son siempre resultado de vínculos pretéritos. El triángulo constituido por padre, madre e hijo siempre resulta de una continuidad necesaria para todos los envueltos en la nueva constelación familiar, donde también hermanos y parientes próximos son, normalmente, uniones de encarnaciones anteriores. Nuestras deudas se hacen, muchas veces, dentro del núcleo familiar y retornamos para corregir los antiguos desamores, en el mismo medio. Nuestros hijos son espíritus. Son espíritus con los cuales ya tuvimos anteriormente importantes vínculos. Con relación a la naturaleza de estos vínculos, podremos clasificarlos en vínculos de afectos y de discordia.

Leer másPadres e hijos

Pensamientos de Descartes

Mas recientemente, en el siglo XVII de la era actual, el eminente pensador francés, René Descartes (1596-1650), centraba sus reflexiones en el ser inmaterial actuante en su organismo. Reconoció que el ser humano estaba formado de cuerpo y alma, dos principios completamente distintos, uno material y el otro espiritual, y que el pensamiento está relacionado a su yo espiritual. Tuvo, así, la percepción de su yo espiritual, independiente de sus atributos físicos, llegando a la famosa conclusión, todavía no contestada: «Pienso, luego existo».

Según él, el cuerpo se manifiesta a través de sus atributos físicos y el alma por el pensamiento y por la voluntad. Hay, sin embargo, una perfecta armonía entre ambos, como puede ser observado en las sensaciones y en los sentimientos, en que el alma recibe los estímulos de las impresiones corporales y, a su vez, la voluntad impulsa la dinámica del cuerpo.

Leer másPensamientos de Descartes

¿Existe amor en los animales?

El mundo parece volver su atención para los animales dándole la debida importancia que merecen. Científicos de varias regiones del planeta se empeñan en desvelar los secretos que envuelven a los seres llamados inferiores de la naturaleza. Hechos y acontecimientos registrados a lo largo de numerosas investigaciones revelan actitudes y comportamientos sorprendentes en el reino animal. ¿Cómo evaluar los sentimientos de esos seres maravillosos? ¿Serán sentimientos semejantes a los de los humanos? ¿Cómo explicar los celos, la depresión y otros disturbios de comportamiento presente en algunas especies animales? Asistiendo al canal Discovery, acompañé una investigación realizada por una científica americana, cuyo nombre no recuerdo, la cual acompañó un grupo de chimpancés durante algunos años, registrando el comportamiento colectivo e individual de sus componentes. Lo que más me impresionó fue el caso de una madre chimpancé y de su bebé que reveló desde edad tierna un «amor» obsesivo por ella. Ese sentimiento lo dominó hasta tal punto que, en el momento en que su madre quedó nuevamente preñada y, obedeciendo al instinto, inició el proceso natural de distanciamiento echándolo de su convivencia y de su dependencia, demostró una reacción diferente de los otros chimpancés de su edad: rehusó distanciarse de su madre. Para el chimpancé madre, ese comportamiento se volvió un gran problema, pues asediada durante el día por el hijo, acabó teniendo dificultades en el desenvolvimiento del embarazo dejando de alimentarse con lo necesario para suplir sus necesidades que ahora eran mayores en función de su estado. Consecuentemente, esto acabó comprometiendo su salud. Pero, aun así consiguió parir un nuevo hijo.

Leer más¿Existe amor en los animales?