En mi época era bueno

¿Cuántas veces has escuchado a alguien afirmar: En mi época era bueno…; en mi infancia tal cosa era mejor o ya no se hacen las cosas como antes…?

Posiblemente, hayas reaccionado con dudas frente a las maravillas o excelencias de ese tiempo pasado, tan diferente, mucho mejor. Por otra parte, puedes haberte mostrado con dudas frente a tanta cosa buena del pasado, cuando encuentras a personas tan difíciles, complicadas o negativas en el presente.

Leer másEn mi época era bueno

La felicidad de las madres

En el Día de la Madre, cuando ocurren tantos homenajes, una niña escribió: Toda mi vida he escuchado: “Si el hijo está feliz, la madre está feliz. ¡Todo lo que quiero es ver a mi hijo feliz!” Francamente, es imposible creer en eso. Si fuera verdad, yo habría podido comer toda aquella barra de chocolate. Eso me habría hecho muy feliz. Pero ella no me dejó. Cortó mi felicidad por la mitad.

Cuando quise pasar la noche en el videojuego, estaba en el apogeo de mi felicidad. Pero ella no me entendió. ¿Acaso ella pensó en mi felicidad? Por supuesto que no. Ella dijo que contaría hasta tres y me hizo apagar el televisor, en medio de la última fase del juego.

Leer másLa felicidad de las madres

Eso también pasará

Después de unos días, el benefactor regresó diciendo que tenía un mensaje de la madre de Jesús. Chico inmediatamente tomó papel y lápiz y se puso en posición de apuntar: Puedes hablar, tomaré nota de cada palabra. Emmanuel, el atento benefactor, le dijo:

Toma nota, Chico. María me pidió que trajera el siguiente mensaje: “Eso también pasará. Punto final.»

Chico tomó nota rápidamente y le preguntó al benefactor: ¿Eso es todo? Y él respondió: Sí, Chico. La Santísima Madre pidió que le dijera que eso también pasará.

Leer másEso también pasará

Miedos infantiles

Existen criaturas que tienen miedos inexplicables. Sin que nadie las haya amedrentado con figuras monstruosas, con la oscuridad o ahogamientos, ellas demuestran temer a la oscuridad, al mar, el rio, a las armas. Se atemorizan y corren asustadas para los padres, o quedan paradas, llorando escandalosamente, frente a determinadas situaciones. Hay hasta incluso bebes que duermen tranquilos en el regazo materno. La madre les deja dormiditos, los besa con dulzura y los cubre, llena de cariño. Mientras tanto, en cuanto ella sale del cuarto y apaga la luz, ellos despiertan en gritos, con tremendo temor, demorando para calmarse, en la secuencia. Algunas criaturas tienen dificultad con la oscuridad. No consiguen entrar en un lugar a oscuras, aunque estén acompañadas. Registran su descontrol agarrándose a las manos de quien están con ellas y aun así, lloran, piden con insistencia que se encienda la luz. Algunos padres, deseosos de que sus hijos crezcan sin miedo, los obligan a enfrentar tales situaciones, llamándolos maricas, bobos, y otros adjetivos aún más infelices.

Leer másMiedos infantiles

Males resultantes de la agresividad

Las acciones agresivas a los semejantes constituyen males que se expanden a todas las regiones de la Tierra, males que afligen a la humanidad. Su causa fundamental tiene relación con la imperfección humana, como enseña Allan Kardec, en el libro El Cielo y el Infierno, ítem 3º del Código Penal de las penas futuras:

“No hay una sola imperfección del alma que no lleve consigo sus consecuencias molestas e inevitables, ni buena cualidad que no sea origen de un goce”.

Leer másMales resultantes de la agresividad

Hacia las estrellas

Don Rufino Juanco tiene una biografía muy interesante desde sus primeros días de nacimiento, allá en la población de Garayoa, provincia en Navarra, España, el 16 de Noviembre de 1875. Cursa sus estudios en Pamplona. Tiene en su alma un sentimiento humanístico, una notable nobleza profunda que pugna por manifestarse en beneficio de la humanidad. Unas veces con mención honorífica en sus estudios, otras con felicitaciones y sin faltar algunas veces las réplicas de sus maestros que saben, es poseedor de dotes pocos comunes en los demás.

Leer másHacia las estrellas

Pruebas de la existencia de Dios

La prueba de la existencia de Dios se encuentra en esta máxima: «No hay efecto sin causa». Hay una inmensidad de efectos, cuya causa está por encima de la humanidad. Esos efectos no se producen al acaso, pues del más pequeñito insecto o semilla hasta la ley que rige a los mundos que circulan en el espacio todo atestigua una causa soberanamente inteligente. Partiéndose del principio de que todo efecto inteligente deriva de una causa inteligente, y no encontrando esa causa en la humanidad, ella debe derivar de una inteligencia superior, quiera que la llamemos por los nombres de Dios, Jehová, Alá, etc.

Leer másPruebas de la existencia de Dios

El Universo inexplorado

En el año 2016, el telescopio espacial Hubble avistó la galaxia que fue considerada la más distante que comprobadamente hemos observado. Un viaje en el tiempo, cuando el Universo tenía solo cuatrocientos ochenta millones de años, según los científicos. Lo más sorprendente es su distancia de la Tierra: más de trece mil millones de años luz. Algo inimaginable para nuestra comprensión actual. Sin embargo, este número pronto será superado. Cuando el Hubble se jubile, lanzaremos nuevos telescopios, más potentes, con tecnologías más increíbles y veremos aún más lejos. Veamos: en poco tiempo el hombre salió de las cavernas y está observando las galaxias distantes …

Leer másEl Universo inexplorado

Partida y llegada

Cuando observamos, desde la playa, un velero alejarse de la costa, navegando hacia el mar, impulsado por la brisa de la mañana, estamos ante un espectáculo de rara belleza. El barco, impulsado por la fuerza de los vientos, gana el mar azul y nos parece cada vez más pequeño. No tarda mucho y solo podemos contemplar un pequeño punto blanco en la línea remota e indecisa, donde el mar y el cielo se encuentran. Cualquiera que vea desaparecer el velero en el horizonte, seguramente exclamará: ya se ha ido. ¿Habrá desaparecido? ¿Se habrá evaporado?

No, ciertamente. Solo lo hemos perdido de vista.

Leer másPartida y llegada

El Artista Ignorado

Es natural y está garantizado por ley el derecho del autor sobre su creación. Por esta razón, los libros, paneles, discursos, todas las obras de arte llevan la firma de su autor. Al mirar los cuadros de los grandes maestros de la pintura, inmediatamente buscamos la firma, para asegurarnos de la autoría. Quienes se centran en el estudio del arte, comienzan a identificar los rasgos característicos de cada uno de ellos. Así también en la literatura. Después de leer varias obras del mismo autor, podemos identificar su estilo. ¿No es extraño que cada día contemplemos una gran obra de arte y no reconozcamos al Artista? Nos extasiamos con los colores vibrantes de una puesta de sol. Nos encantamos con el brillo de la luna, que a veces parece un inmenso lago plateado. Observamos las esbeltas araucarias, con sus brazos copados hacia lo alto, imponentes y nos preguntamos cuánto más crecerán.

Leer másEl Artista Ignorado

La bendita moneda

¡El dinero no trae felicidad! – La frase está en boca de muchas personas y se repite muchas veces. Ciertamente, el dinero, en sí mismo, no trae felicidad, de la misma manera que la belleza, el poder y muchos otros elementos en el mundo no constituyen la felicidad.

La felicidad tiene que ver con los propósitos de la vida, lo que elegimos para nosotros mismos, en términos de realización personal. Sin embargo, el dinero no es de ninguna manera prescindible. Su ausencia, casi siempre, se convierte en un factor de desequilibrio y miseria con el que las multitudes son atormentadas. Entonces, pensemos un poco más antes de repetir lo que muchos dicen.

Leer másLa bendita moneda