Finalidad de la Reencarnación

En El Libro de los Espíritus, respectivamente, ítem 115 y 132, Allan Kardec explica que «Dios creó todos los Espíritus simples e ignorantes y les impone la encarnación con el fin de hacerlos llegar a la perfección. Aunque la vida en la Tierra pueda ser muy corta, ella tiene, para cada uno, una connotación importante. El alma precisa de la experiencia en las dificultades que pueda encontrar, a fin de promover su progreso en la escala evolutiva. Depende de cada uno utilizar su libre albedrío, su voluntad, para aceptar los trastornos que le ocurren, mantenerse en el buen camino y apartarse de las acciones que puedan perjudicar su bienestar, tanto en esta vida como en vidas futuras. En verdad, la vida de cada uno, aunque pueda ser transitoria, cuando es conducida según la ley de Amor tiene el significado de una ascensión humanitaria. Nadie nace por casualidad, sino para realizar un destino, promover su perfeccionamiento físico, mental, emocional y espiritual, y para colaborar para la mejoría de las personas y del ambiente en que se encuentra.

Leer másFinalidad de la Reencarnación

La nave espacial

Las películas de ciencia ficción ya han mostrado, con mucha riqueza, escenas de naves espaciales inmensas cruzando el Cosmos a velocidades espantosas. Dentro de ellas, pequeñas ciudades. Salas, habitaciones, restaurantes, lugares de ocio, todo lo que se pueda imaginar. Además, una enorme tripulación llevando una vida normal, como si estuviera en un planeta cualquiera. Ni parece que estuviera cruzando el espacio velozmente. ¿Una visión futurística? ¿Un futuro lejano? La verdad, no.

Curiosamente, vivimos una realidad exactamente como esa, sin darnos cuenta. Somos pasajeros de una gran nave que se desplaza rápidamente por el espacio. Se llama Tierra. El planeta gira alrededor del Sol a una velocidad altísima, cerca de ciento siete mil kilómetros por hora. Además, todo nuestro sistema solar gira alrededor del centro de la galaxia a una velocidad de cerca de setecientos setenta y ocho mil kilómetros por hora.

Leer másLa nave espacial

La pereza

(Disertación moral dictada por San Luís a la señorita Ermance Dufaux ) – 5 de Mayo de 1858 .

– Un hombre salió de madrugada y se dirigió hacia la plaza pública para contratar obreros. Ahora bien, vio allí a dos hombres del pueblo que estaban sentados de brazos cruzados. Se acercó a uno de ellos y, abordándolo, le dijo “¿Qué haces aquí?” Y este le respondió: “No tengo trabajo”; aquel que busca obreros le dijo: “Toma tu azada y ven a mi campo, en la ladera de la colina donde sopla el viento del sur; cortarás el brezo y removerás la tierra hasta que llegue el atardecer; la tarea es ruda, pero tendrás un buen salario”. Y el hombre del pueblo cargó su azada sobre los hombros, agradeciéndole de corazón. Al oír esto, el otro obrero se levantó de su lugar y se aproximó, diciendo: “Señor, dejadme también ir a trabajar en vuestro campo”; y habiéndole dicho a ambos para seguirlo, el señor marchó adelante para mostrarles el camino.

Leer másLa pereza

El mundo digital

La escena es común en estos días: reuniones sociales y profesionales, en las que las personas se quedan gran parte del tiempo conectadas a sus teléfonos móviles. Cuando llegan a los lugares, en seguida depositan en la mesa el accesorio y a partir de ahí, queda dividida la atención. Es un ojo en el ambiente y el otro en la pantalla del aparato. Incluso parece que tiene un poder magnético, pues las personas son capaces de mirar más hacia él que unas a otras.

Estando solos, la impresión que se tiene es que el referido instrumento es capaz de hacer compañía al individuo, sustituyendo la presencia física de un amigo. Cuando funcionaban simplemente como teléfonos, no eran tan invasivos, pero hoy su uso está muy ampliado. En el anhelo de mantenerse conectados con el mundo, a veces nos olvidamos de quién está a nuestro lado. Priorizamos la necesidad de recibir una noticia importante, de enviar o recibir algún mensaje o hacer una consulta para aclarar dudas. Son los nuevos hábitos sociales.

Leer másEl mundo digital

¿Qué es el viaje astral?

Wagner Borges, uno de los más conceptuados investigadores espiritualistas, habla, en una entrevista exclusiva, sobre proyección de la conciencia.

-Wagner, ¿qué es el viaje astral?

Es la capacidad parapsíquica que todas las personas tienen de proyectar temporalmente su conciencia espiritual fuera del cuerpo físico. Esa capacidad viene siendo llamada, a lo largo de los milenios, de acuerdo con las diversas doctrinas que trabajan la espiritualidad por nombres diferentes. Entonces, tenemos viaje astral, que es lo más popular, en cuanto que experiencia fuera del cuerpo o proyección de la conciencia son nombres más técnicos. En el espiritismo es común llamado de desdoblamiento espiritual, emancipación del alma o desprendimiento espiritual. Independientemente del nombre que usemos, es una capacidad humana, latente en nosotros, pues somos espíritus, y ocupamos un cuerpo físico aquí en la tierra por un cierto tiempo. Por tanto, a la noche, cuando dormimos, el cuerpo se relaja, nuestro metabolismo está más tranquilo, y los lazos energéticos que atan al periespíritu al cuerpo se aflojan y el cuerpo espiritual (periespíritu) es temporalmente proyectado para fuera del cuerpo físico. Es esa proyección que lleva el nombre de viaje astral.

Leer más¿Qué es el viaje astral?

Hacia la evolución

El primer capítulo de La Génesis Según el Espiritismo, nos habla de los «Caracteres de la Revelación Espírita». Por definición, la palabra revelar significa manifestar lo oculto o, en su aceptación más generalizada, dar algo a conocer. Y como toda revelación, debe ser verdadera, pues si no lo es, ya no es una revelación. Teológicamente, la revelación se cierne a los aspectos espirituales que el hombre no puede conocer por sí solo, a través de sus sentidos, y cuyo conocimiento le es revelado por los mensajeros de lo alto.

En todas las religiones ha habido reveladores, aunque a veces los mensajes pudieron haber sido corrompidos o interpretados erróneamente. Aunque la causa de ello, la encontramos en la naturaleza imperfecta y corruptible del ser humano. Una revelación importante tuvo lugar en la época del nacimiento del Espiritismo: podíamos comunicarnos con los seres del mundo espiritual. En realidad, este conocimiento no era algo nuevo, pero había permanecido oculto para la humanidad, que se mantuvo en la ignorancia en relación a los seres del «más allá».

Leer másHacia la evolución

¿El Espiritismo es religión?

El Espiritismo tiene un triple aspecto, es ciencia como tal estudia el origen, naturaleza y destino de los espíritus y la relación con el mundo corporal. Es filosofía ya que estudia de dónde venimos, porque estamos aquí, y hacia dónde vamos. Es Religión ya que nos acerca a Dios y nos ayuda a ser mejores. Veamos entonces según el diccionario que significa la palabra RELIGIÓN. La palabra «religión» viene del latín Religio viene del verbo religare formado de re (de nuevo) y ligare (ligar o amarrar) Sufijo ión (acción y efecto) En resumen es volver a unir a los hombres a Dios.

El Espiritismo (afirma Allan Kardec) es, como todas las doctrinas espiritualistas, una doctrina filosófica con consecuencias religiosas, por lo que forzosamente acude a los aspectos fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura. Sin embargo no es una religión constituida, pues no tiene culto, ritos, ni templos, y ninguno de sus adeptos adoptó o recibió el título de sacerdote o sumo sacerdote. (1)

Leer más¿El Espiritismo es religión?

Manos ocupadas

En un gran centro comercial, una niña se dispuso a hacer un juego sencillo con las personas que pasaban. Sentada en un cochecito de paseo, estiraba uno de los brazos intentando alcanzar las manos de quien venía en sentido contrario, proponiendo un rápido saludo. Bastaría que el extraño tocara en una de sus palmas y ella estaría contenta. Y allá se fue, sumergida en la multitud, en la planta baja de las personas, alegre y entusiasmada.

Empezó a ver que algunos se desviaban, otros tenían recelo, otros ni siquiera la miraban, pues estaban en una especie de piso superior del mundo. Y la mayoría de ellos estaba con las manos ocupadas.

¡No quedaron manos para mí! – Debe haber pensado.

Leer másManos ocupadas

Vegetarianismo y Espiritismo

El estudio de la Doctrina Espírita nos amplía progresivamente la comprensión de la Ley Natural, ayudándonos a evolucionar moral y espiritualmente. En el camino de la evolución, nuestra moral y espiritualidad. Necesidades morales y espirituales aparecen paralelamente a la conciencia moral y espiritual, siendo casi nulas en el ser primitivo y predominantes en el espiritualizado. La cuestión del vegetarianismo es ampliamente tratada en la doctrina espírita desde la óptica del ser. Desde esta visión, el estudio de la doctrina espírita adquiere una perspectiva más amplia, más universal, no solo humana, que lleva a considerar la evolución espiritual de todos los seres en su camino evolutivo hacia Dios.

El Libro de los Espíritus (ELDLE) y el vegetarianismo

Leer másVegetarianismo y Espiritismo

La gente necesita de gente

La señora llegó a la consulta sola. Con sus siete décadas de vida, era totalmente independiente. Sin embargo, a pesar del aparente vigor físico, el rostro se mostraba marchito, como una flor que había perdido la frescura de las mañanas.

Empezada la consulta, tras la descripción de los pequeños males que la incomodaban, el médico decidió ahondar más. ¿Por qué esa mirada tan apagada, como si los días ya no tuvieran brillo? Por eso, de forma sutil, fue preguntando a la paciente, con el fin de que le dijera cómo trascurrían sus días, cómo era su vida. Ella le dijo que era viuda. El marido se había ido hacía algunos años. Ella vivía sola. Había tenido cinco hijos. Todos habían cursado la universidad y ejercían sus profesiones con carreras exitosas. Cuatro de ellos se habían casado y tenían hijos. La más joven, sin embargo, no lo había hecho. Se había preocupado en atender sus sueños académicos y, al perseguirlos, había dejado de lado al matrimonio.

Leer másLa gente necesita de gente

El Milagro de Jesús

En la Codificación Espírita, principalmente en el libro El Genesis en su capítulo XV, hay muchas explicaciones para los llamados “milagros” de Jesús. En la literatura espírita y en la Internet, encontramos varios artículos acerca de estos acontecimientos. Yo voy ahora describir algunas situaciones que para mí, son los verdaderos milagros.

Primero, tendremos que hacer un esfuerzo para situarnos en la época de Jesús y entender la situación del pueblo. Palestina era el país, la región en que Jesús nació. Este país estaba dividido en regiones o provincias: Galilea, Samaria, Judea y Perea. En el norte de Palestina estaba Galilea. Allí estaban las ciudades de Nazareth, donde Jesús pasó su infancia y juventud, Caná (donde los Evangelios hablan de unos de los milagros de Jesús – el vino de las bodas de Caná), Cafarnaúm, y el mar da Galilea, palco también de la pesca milagrosa. En el sur de Palestina estaba la provincia de Judea. Allí se ubicaba la ciudad religiosa más importante, Jerusalén y el famoso Templo de Salomón. También en Judea es adonde estaban ubicadas las ciudades de Belén (ciudad del nascimiento de Jesús), y otras de gran importancia en la vida de Jesús, como Emaús, Jericó y Betania.

Leer másEl Milagro de Jesús

Transición Planetaria

Todos aquellos que habitamos la Tierra, debemos conocer y comprender que vivimos en un mundo de expiaciones y pruebas, que se encuentra habitado, salvo excepciones, por espíritus comprometidos por nuestros pasados, pero con la esperanza de evolucionar hacía el bien para colaborar en un mundo de regeneración ajustándonos a la Ley de la Evolución. Encontramos en la Génesis, de Allan Kardec, en el Capítulo XVI-II, (27/28), en su destacado “La nueva generación” lo siguiente:

«Para que los hombres sean felices sobre la Tierra es preciso que sólo buenos Espíritus, encarnados y desencarnados, la habiten, los cuales únicamente anhelan el bien. Ese momento ha llegado; actualmente se lleva a cabo una gran emigración entre sus habitantes; quienes hacen el mal por el mal mismo y a quienes el sentimiento del bien no alcanza, no son dignos de la Tierra transformada y, por lo tanto, serán excluidos, porque de lo contrario volverían a traer la confusión y el desorden al planeta y serían un obstáculo para el progreso.

Leer másTransición Planetaria