Don Celestial

Dios hizo al hombre para vivir en sociedad y, entre todas las otras facultades necesarias para la vida de relación, le dio una facultad especial, la palabra. Solo el hombre la posee, en este planeta extraordinario. ¿Por qué la utilizamos tan mal, sembrando infortunios, cuando sólo podríamos crear alegría y felicidad? ¿Por qué, tan a menudo, nos servimos de ella para la calumnia, la mentira, esparciendo las semillas de la desconfianza y de la maldad?

Leer más

La fe que nos conduce

La fe es la confianza del ser en su destino. Es el sentimiento que nos eleva al Creador, la certeza que estamos en el camino que nos conduce hacia la verdad. En general, para adquirir la fe inquebrantable, pasamos por tribulaciones de la duda y angustias que nos estorban el camino. Si buscamos respuestas, si cuestionamos, tendremos como resultado una fe profunda, porque estará basada en todo lo que nuestra razón acepta como coherente. La razón, decía el apóstol Pablo, es Dios en nosotros. Es un reflejo de la razón eterna.

Leer más

¿Existe Dios?

La pregunta todavía está en la mente de muchas personas. Seres que se dicen agnósticos, los no creyentes de Dios. Personas que tienen sus propias ideas sobre la Creación, como si la armonía que gobierna todo no nos dijera, en altos clamores, que una idea directriz comanda el Universo. Pero, para aquellos que tienen ojos para ver, es suficiente dar una mirada a la naturaleza para concluir la existencia del Creador increado, perfección sin igual. ¿De qué otra manera se podría admirar los campos de lavanda, perfumados y coloridos?

Leer más

Miedos inexplicables

Hay niños que tienen miedos inexplicables. Sin que nadie los haya asustado con figuras monstruosas, con la oscuridad o con que se ahogan, ellas demuestran temer la oscuridad, el mar, el río, las armas. Se les ponen los pelos de punta y corren a la falda de los padres, o se quedan paradas, llorando alto, frente a determinadas situaciones. Hay incluso bebitos que duermen tranquilos en la falda materna. La madre los acuesta en la cunita, los besa dulcemente y los cubre, llena de cariño. Sin embargo, cuando se retira de la habitación y apaga a luz, ellos se despiertan gritando, con tremendo pavor, y demoran para calmarse posteriormente.

Leer más

Unos por los otros

La foto de un niño de cuatro años junto a un Papá Noel, ambos arrodillados, rezando, conmovió a muchos, en la Navidad de 2015. El momento capturado por la lente motivó varias acciones en las redes sociales. Es lo que llaman viral, un virus del bien, podemos decir. El niño, el pequeño Preston Barnette, en una cita con el Papá Noel del centro comercial, en Estados Unidos, en lugar de pedir juguetes, como era de esperar, deseó que su regalo de Navidad fuera la salud de un bebecito enfermo, al que ni siquiera conocía en persona.

La fotografía capturó el momento en que ambos, arrodillados, rezaron por la recuperación del recién nacido, enfermo terminal, en una UCI neonatal. Preston se enteró del estado del bebé a través de su abuela, que mantiene un grupo de oración en una red social. No tuvo ninguna duda que eso era lo que le pediría a Papá Noel cuando lo encontrase: que el bebé quedase bien. La abuela comentó que él se conmovió tanto, cuando vio la foto del niño hospitalizado, que quiso hacer algo por él. Y lo hizo.

Leer más

Señales de los años

Les pasa a todos los que no mueren prematuramente, en el verdor de los años. Cierto día, nos miramos en el espejo y descubrimos diferentes señales en el mapa facial. Son pequeños pliegues. Surcos de expresión, que surgen como resultado de ciertos movimientos faciales repetidos como, por ejemplo, fruncir el ceño. Ellos señalan nuestro proceso de envejecimiento. Más importante que eso, son el registro vivo de la historia de nuestra vida, de los eventos que han constituido alegría, preocupación o tristeza a lo largo del tiempo.

Leer más

Renacer con las mañanas

Cuando Jesús le habló al doctor de la ley, Nicodemo, sobre nacer de nuevo, no estaba hablando sólo acerca de las nuevas existencias materiales. Es necesario renacer del agua y del Espíritu – dijo el Maestro, poético.

El agua representa el elemento material. Los antiguos tenían la creencia de que toda la vida había surgido de las aguas. Por lo tanto, el agua representa nuestro elemento material, los renacimientos en nuevos cuerpos físicos. Sin embargo, Él habló también de renacer del Espíritu y, con eso, abrió nuevos horizontes a los ya amplios conocimientos de aquel jefe de los judíos.

Jesús habló de renovarse a sí mismo. No es suficiente volver al escenario terrestre innumerables veces. Es necesario modificarse, esculpir el alma, mejorarse. Y para eso, el Creador nos ofrece grandiosas oportunidades y mensajes muy claros. Veamos algunos ejemplos: cada vez que reencarnamos, regresamos como si fuera nuestra primera vida, con esta frescura de renovación, con nuevas oportunidades, olvidando el pasado, ganando un nuevo ropaje carnal.

Leer más

El otro lado del camino

La muerte no es nada. Sólo he pasado para el otro lado del camino. Yo soy yo, vosotros sois vosotros. Lo que fui para vosotros, seguiré siendo. Dadme el nombre que siempre me habéis dado, hablad conmigo como siempre lo habéis hecho. Vosotros seguís viviendo en el mundo de las criaturas, yo estoy viviendo en el mundo del Creador. No uséis un tono solemne o triste, continuad riendo de lo que nos hacía reír juntos. Rezad, sonreíd, pensad en mí. Rezad por mí. Que mi nombre sea pronunciado como siempre lo ha sido, sin ningún énfasis, sin ningún rastro de sombra o tristeza.

Leer más

La tarea de los padres

Cuando se anuncia la llegada de un nuevo miembro en la familia, hay gran alegría. Los padres se desdoblan en complejos preparativos. Por ocasión del nacimiento, hay arrobos de ternura. La Sabiduría Divina viste los Espíritus que regresan a la carne con encantador ropaje. Frágiles y graciosos, inspiran cuidados y afecto. Es con enternecimiento que los padres acompañan el crecimiento de sus pequeños retoños. Deseosos que sean muy felices, toman innúmeras providencias. Les ponen en las mejores escuelas, cuidan de su salud, les defienden de todo y de todos. Es bueno y natural que sea así, pues la tarea de los padres envuelve el cuidado y el preparo de sus hijos para los quehaceres de la vida. Sin embargo, esa tarea es mucho más vasta. Todo niño que nace representa un antiguo Espíritu que regresa al escenario terrestre.

Leer más

El Cuidado de Dios

Él vivía muy bien con su esposa e hijos. La vida le sonreía y se sentía realizado profesionalmente. Entonces, un cáncer agresivo se manifestó y comenzó su martirio: cirugías, quimioterapia y radioterapia. Una trayectoria de dolores, anhelos y sufrimientos. También un tiempo de aprendizaje, desarrollo del autoconocimiento, paciencia y humildad. Siempre había sentido un fuerte apoyo de la Espiritualidad aunque, en tiempos más recientes, carecía de la debida armonía interior para percibir realmente ese apoyo espiritual.

Leer más