Desobsesión

El amigo menos feliz de la Espiritualidad, al cual tantas veces grabamos con el peyorativo de “obsesor”, es siempre un afecto que se transformó en la retaguardia, metamorfoseando amor en odio y simpatía en desacuerdo.

Es siempre la criatura que unimos al distrito espiritual de nuestros propios intereses y esperanzas.

No se transformará en definitiva por fuerza de palabras que podamos pronunciar, y ni se anestesiará al contacto con promesas que vayamos a formular.

Es siempre la criatura que nos observará, en cuanto a las ideas y planes de mejoría y elevación que anunciamos.

Leer másDesobsesión

Llamada

(…) Nosotros fuimos llamados por Jesús para tornar el mundo mejor.

No fue por acaso que en la última hora la voz del Divino Pastor llegó hasta nosotros. No nos encontramos en el mundo marcados apenas por los delitos y los errores pretéritos, somos los siervos del Señor en proceso de perfeccionamiento para servirlo mejor. Ni la jactancia de los presuntuosos, ni la subestima de los prefieren la acomodación.

Servir, hijos míos, con la instrumentalidad de la que dispongamos es nuestro deber. Observamos que la siembre crece, pero los trabajadores no se multiplican geométricamente como sería de desear, porque estamos aferrados a los hábitos enfermos, que en el momento de la evolución antropológica, nos sirvieron de base para la transformación del instinto en emoción edificante. La manera más segura de preservar los valores del Evangelio de Jesús en nosotros es a través de la vinculación mental con nuestro Conductor.

Leer másLlamada

Los tiempos actuales

Los tiempos actuales son de dificultades y desafíos, pero la obra del bien permanece y precisa ser sustentada.

Los discípulos de la verdad deben permanecer fieles, viviendo los principios que los guían, con lo que obviaran los obstáculos externos e internos del Movimiento Espírita. Así como no podemos imponer el Mensaje libertador de la Doctrina, no debemos aceptar las imposiciones de procedencia variada. “La gran lucha de este momento se sustentará en el país de la conciencia de cada discípulo de Jesús.”

Necesitamos mantener la serenidad, por mayor que sea la debilidad a nosotros dirigida. La actuación persistente en el bien es la garantía para que el Mensaje Espírita auténtico sea llevado a todas partes, conforme nos legaron los Espíritus Superiores.

Leer másLos tiempos actuales

Oración

¡Señor!

Antes de agradecer, deseamos proseguir pidiendo. Invariablemente, las rogativas de la Tierra son dirigidas a Tu corazón, suplicando a favor de los que sufren. Permítenos pedirte, en este momento, por aquellos que promueven el sufrimiento. Es común que Te roguemos por los que son perseguidos, ahora deseamos suplicarte por los perseguidores. La gran mayoría pide por los que pasan hambre, y nosotros queremos rogar a Tu magnanimidad a favor de los fomentadores de la miseria.

Hay mucho dolor en el mundo y nuestro corazón se compadece de aquellos que, en su alucinación, generan todas esas desdichas que se acumulan en la psicoesfera terrestre. La violencia alcanza índices casi insoportables de dolor, y es por eso que Te suplicamos por los adeptos de la agresividad que se complacen en desencadenar los conflictos y los dolores acerbos.

Leer másOración

En los servicios de cura

No basta rogar ayuda para sí. Es indispensable el auxilio a los otros.

No vale la revelación de humildad en la indefinida repetición de los pedidos de socorro. Es preciso no reincidir en las faltas.

No hay gran mérito en solicitar perdón diariamente. Es necesario desocupar con sinceridad las ofensas ajenas.

No hay seguridad definitiva para nosotros sí solo hacemos luz en la residencia de los vecinos. Es imprescindible encenderla en el propio corazón.

Leer másEn los servicios de cura

Directriz insuperable

La renovación de actitudes en la edificación de una nueva mentalidad requiere un inevitable cambio cultural en nuestros ambientes doctrinarios. El repudio al debate y la aversión a confrontar opiniones son expresiones de institucionalismo que aún están presentes en el psiquismo humano, muchas veces realimentado por organismos y oradores respetables.

Cuando Jesús convocó a sus discípulos al servicio del amor “les dio poder”, conforme afirma el texto de Mateo. Reeditar ese hecho es fundamental, con el fin de que logremos mejores condiciones morales al movimiento espirita. Conferir poder es propiciar respuestas, caminos, horizontes, alternativas pedagógicas para instrumentar y capacitar a alguien para alguna tarea.

Leer másDirectriz insuperable

Caminando

… La experiencia en la Tierra, en muchas ocasiones, puede ser comparada al viaje de un hombre, a través de la selva inconmensurable.

Es necesario comprender la necesidad de vigilancia para que los peligros no se conviertan en desastres y para que la expectativa no se transforme en angustia.

Encendamos la lámpara viva de la oración y caminemos, adelante, a la búsqueda de Cristo y en servicio de Él, nuestro Divino Maestro, al pie de los semejantes.

Leer másCaminando

Comunicación de Bezerra de Menezes

¡Hermanos amigos, dedicados obreros de la siembra de Jesús!

Abrazándolos en nombre de los trabajadores del lado de acá, rogamos al Maestro Amigo bendiciones de paz para todos.

Los nuevos tiempos en transcurso en el plano físico anuncian una era de transformaciones necesarias a la implantación del proceso evolutivo del ser humano. Los dos planos de la vida se hermanan y lazos de solidaridad se estrechan, con miras a los acontecimientos previstos.

Leer másComunicación de Bezerra de Menezes

Jesús, sol de primera grandeza

¡Tu eres nuestro Sol! Ven a nosotros Jesús, porque si contigo nos debatimos en la aflicción y caminamos en la ignorancia, sin Ti nos sumergiremos en el caos.

Abríganos Señor, para que seamos dignos de tu inefable amor.

Espíritas del mundo aquí reunidos: tened como templo el universo, llevad a Jesús en vuestros corazones, en vuestras palabras, en vuestros actos. Sembrad la claridad inapagable de la Doctrina Espírita donde fuereis.  Dejad que ella brille por vuestro intermedio. Sois ahora mensajeros de la Luz del Mundo.

Leer másJesús, sol de primera grandeza