Autorrealización

El desafío de la autorrealización se radica en el esfuerzo que todo deben emprender mediante el desarrollo de la voluntad, que ejerce preponderancia en cualquier actividad humana. Para ese cometido, es necesario que sea hecho un análisis al respecto de las circunstancias y problemáticas del ser contemporáneo y a los procesos rápidos de transformación y madurez de la personalidad.

El hombre moderno enfrenta la decadencia de los postulados rígidos y absolutos que heredó del pasado, en referencia a los problemas humanos; la diversidad de la conceptuación sobre lo que es realmente ético en relación con el comportamiento psicológico, que abre espacio mental para el entendimiento de la complejidad de los conflictos y la liberación sexual, rompiendo las viejas compuertas de la ignorancia en torno a su legitimidad, entre muchos otros factores, constituyen motivaciones para las fugas espectaculares de la realidad, para el surgimiento de perturbaciones que dominan largas franjas de la emotividad.

Leer másAutorrealización

Pérdida del sentido ético existencial

El individuo tiene, incluso que inconscientemente, el germen del sentido ético de la existencia terrena.

Chispa del Psiquismo Divino que es, lleva en su interior del Yo profundo ese embrión que se desarrolla en la razón directa en que el conocimiento y la emoción predominan sobre los instintos primarios, abriendo espacio para la razón, el discernimiento, la evolución. Como su marcha es ascensional, cada paso dado significa experiencia nueva que se le incorpora, facultándole experimentar nuevos desafíos.

Desarrollando más la personalidad que la individualidad que es, se ve compelido en mantener la apariencia que torna sus conflictos desapercibidos de los demás miembros del grupo social, sin que los solucione o decida enfrentarlos de manera objetiva, consciente de su existencia.

Leer másPérdida del sentido ético existencial

Cansancio y desánimo

El desánimo, como ocurre con el cansancio, puede ser resultado de varios factores: enfermedad orgánica, generando pérdida de energía y, por consecuencia, de entusiasmo por la vida; estrés consecuencia de la agitación o de tensiones continuas; frustraciones profundas que retiraron la máscara de cómo eran considerados los objetivos acogidos, dejado al paciente delante del vacío existencial, y efecto del descubrimiento del canal de unión entre el Yo y el ego, de los diferentes niveles del consciente y del super-consciente, facultando la inundación por casi desconocida claridad, que modifica el rumbo existencial.

No pocas veces la personalidad se siente imposibilitada de asimilar y retener las alteraciones impuestas por el curso de los acontecimientos, produciendo un choque entre el intelecto y la emoción.

Leer másCansancio y desánimo

Suicidio ¿Qué sucede después de la muerte?

¿Divaldo, por qué decir no al suicidio?

El suicidio puede ser clasificado como un crimen hediondo. Expresando la gran cobardía moral de su víctima, tanto como la manifestación de un egoísmo enfermizo, el paciente, cuando se encuentra dominado por cualquier problema o desafío, sin poder descargar la ira en aquel que lo perturba, se vuelve contra sí mismo, en el intento inútil de anular la existencia, lanzándose al abismo de sufrimientos indescriptibles. En ese momento y en el lamentable estado de alucinación en el que se encuentra, deseando huir del enfrentamiento, no se acuerda de aquellos que lo aman, hiriéndolos cruelmente con su gesto infeliz. Por otro lado, casi siempre se encuentra en estado de conciencia alterada, sufriendo un trastorno depresivo o una perversa obsesión espiritual. Por lo tanto, suicidarse, jamás.

Leer másSuicidio ¿Qué sucede después de la muerte?

¿Por qué auto descubrirnos?

Perturbada por las preocupaciones a las que presta demasiada importancia la opinión de otros, la apariencia, la conquista de las cosas externas, la convivencia social y disputas insignificantes, la persona se descuida a sí misma y permanece ignorando su realidad profunda, sus potencialidades latentes. Como considera con óptica pesimista que sólo la suya es una existencia laboriosa y difícil, pierde los parámetros del equilibrio para un análisis correcto sobre los acontecimientos y resbala en el abismo de la autocompasión, de las depresiones, de la desdicha. Su autoestima se desvanece y vaticina la ruina de la jornada. Es por eso que no se esfuerza por revertir el orden de los pasatiempos pesimistas que vitaliza durante largos períodos de ocio físico y mental.

Leer más¿Por qué auto descubrirnos?

La otra cara

Considerándose el estado moral en que se encuentran incontables criaturas humanas por los caminos del planeta terrestre, aun vivenciando los instintos agresivos, es comprensible que los relacionamientos no siempre se realicen de manera pacífica. Predominando la naturaleza animal en detrimento de la espiritual, el orgullo se arma de mecanismos de defensa, resultantes de la prepotencia y de la argucia para reaccionar ante los conocimientos amenazadores o que sean interpretados como tales…

La acción proveniente del raciocinio y de la lógica cede lugar a los impulsos agresivos, y se establecen los conflictos cuando deberían prosperar el entendimiento y la comprensión. En razón de la fase más primitiva que racional, cualquier acontecimiento desagradable asume proporciones inadecuadas que no se justifican, porque los recursos morales de la bondad sucumben ante la cólera que se instala y lleva a la alucinación.

Leer másLa otra cara

Torbellino social y soledad

Llevado por el movimiento incesante de la globalización de los intereses, de las luchas, de los comportamientos dictados por los Medios alucinado por la automatización propuesta por el sistema vigente en la sociedad, el individuo se ve empujado para donde y con quien no mantiene ningún trazo de afinidad o pensamiento común, atendiendo más a las imposiciones arbitrarias de la situación que a la autosatisfacción a que aspira.

Sintiéndose la personalidad agredida por los valores que le son impuestos sin conveniente libre lección, la cual le proporcionaría equilibrio, el trastorno comportamental se le instala, frente a la dicotomía entre aquello que siente y lo que debe demostrar, de forma para estar en armonía con el grupo social siempre exigente y extravagante.

Leer másTorbellino social y soledad

La búsqueda

Torbellino social y soledad. Cansancio y desánimo. Pérdida del sentido ético existencial.

La vida moderna, excesivamente tecnológica, con sus consecuencias deshumanas, lentamente transforma al ser humano en un verdadero robot, desnaturalizandole los sentimientos, que se convierten en automatismos repetitivos, sin que las emociones sean parte de su agenda diaria de realizaciones.

Todos los acontecimientos en los días actuales transcurren con celeridad, no pudiendo ser impresos en el interior del ser, excepto aquellos que chocan por la violencia o por la vulgaridad en constante renovación, a fin de saciar la sed de placeres de los sentidos, en un crecimiento asustador.

Leer másLa búsqueda

La ayuda de Dios

Nos gustaría contar como la Divinidad nos ayuda, al hacernos receptivos. En un bello artículo de Selecciones del Reader’s Digest, el autor dice que todos estamos bajo el apoyo de la mano de Dios y cuenta algunas experiencias que tuve la oportunidad de anotar. De entre algunas: La familia había recibido la visita de dos sobrinas pequeñas. La misma estaba constituida por el matrimonio y dos hijitas, y, ante la circunstancia inesperada, resolvieron que las dos sobrinas durmieran en la habitación de las niñas: las hijas en una litera las sobrinas en otra. Se acostaron.

Leer másLa ayuda de Dios

La decisión de ser feliz

Empéñate al máximo para hacer tu vida agradable a ti mismo y a los otros. Es importante que todo lo que hagas presente un significado positivo, motivador de nuevos estímulos para proseguir tu existencia, que debe estar caracterizada por experiencias enriquecedoras. Si las personas que te rodean no concuerdan con tu opción de ser feliz, no te descorazones y, sin agresión alguna, continúa generando bienestar. Eres la única persona con la que contarás para estar contigo desde la cuna hasta el túmulo, y después de él, como resultado de tus actos….

Leer másLa decisión de ser feliz