Desespero

Cuando el amor hijo-madre fue frustrante e inquietador, el adulto transfiere para otras personas la carencia que se torna mórbida, apasionada, insegura, aprisionadora. Permanece incapaz de realizar vinculaciones de respeto y de intercambio afectivo, por proyectar el conflicto en otro, para que lo solucione, cayendo en desespero.

La inseguridad, que resulta del amor no vivenciado, conduce al comportamiento de autodestrucción, en el cual se busca huir de la realidad por medio de mortificaciones y angustias, fobias e inestabilidad emocional, que siempre desestructuran la personalidad. Esa inmadurez psicológica aturde, produciendo estados de depresión o de exaltación del ego, que se siente traicionado y no dispone de apoyo emocional para mantenerse en equilibrio.

Procesos naturales de resentimiento asaltan al paciente y él se desarticula interiormente, pasando a experimentar los más torpes conflictos. Sin seguridad interior, agrede y hiere desordenadamente, al mismo tiempo en que, desinteresado de la propia existencia, todo ve conforme el trastorno de que se siente víctima.

Leer más

Lucha por la vida

La lucha es el elemento indispensable para el crecimiento interior del ser humano, el desarrollar sus aptitudes adormecidas, el recurso precioso para su engrandecimiento.

A través del esfuerzo y de los desafíos que proporciona, divide la concha primitiva en que se encarcelan los valores elevados y le faculta el desarrollo y el alcance de la plenitud. Fue a través de la lucha por la vida que los especímenes más fuertes vencieron a aquellos más débiles que quedaron en el pasado…Y cuando esa fuerza no provenía del volumen o del peso del cuerpo, el desarrollo de la inteligencia creó los mecanismos de superación de dificultades mediante astucia y técnica que colocaron al ser humano en la parte superior de la escala animal.

Leer más

Desafíos que afligen

Lucha por la vida. Desespero. Miedo a la vejez.

Existir es un desafío psicológico que nadie puede evitar. Haber alcanzado la etapa de la razón constituye la más notable saga del proceso de la evolución en el cual está situada la vida.

Paso a paso, el psiquismo se desarrolla en el ser embrionario, arrastrando las experiencias anteriores y tornándolas estímulos para la continuidad, mediante fenómenos automáticos que alcanzan la plenitud de sus funciones a partir del momento en que conquista el nivel de la consciencia. Alcanzada esta etapa, cada realización se inscribe en las profundidades del ser como fuerza para más audaces conquistas o permanencia en la retaguardia, en la cual se demora el problema no solucionado.

Leer más

La otra mejilla

Considerando el grado moral en que transitan incontables criaturas humanas, por los caminos del planeta terrestre, padeciendo aún los instintos agresivos, es comprensible que las relaciones no siempre se realicen de manera pacífica. Predominando la naturaleza animal en detrimento de la espiritual, el orgullo se arma de mecanismos de defensa, resultantes de la prepotencia y de la argucia, para reaccionar ante los acontecimientos amenazadores o que sean interpretados como tales… La acción recurrente del raciocinio y de la lógica, cede lugar a los impulsos agresivos y se establecen los conflictos, cuando deberían preponderar el entendimiento y la comprensión. En razón de la fase más primitiva que racional, cualquier situación desagradable asume proporciones inadecuadas, que no se justifican, porque los recursos morales de la bondad sucumben ante la cólera que se instala y lleva a la alucinación. En cierta manera, al quedar aún remanentes de los comportamientos arbitrarios de existencias pasadas que no fueron dominados, fácilmente la ira rompe el delicado envoltorio de la gentileza y acontecen los lamentables pesares, que deben y pueden ser evitados.

Leer más

Falta de amor

De importancia fundamental para la vida es el amor, sin el cual el ser humano permanecería en el principio de los fenómenos biológicos.

El amor está vigoroso en todas las expresiones de la Naturaleza, incluso cuando no identificado bajo esa denominación, como ocurre en las Leyes que rigen la Creación, expresando armonía y orden.

A medida que el ser abandona las franjas iniciales del proceso de la evolución, los instintos en predominio en su naturaleza se inmiscuyen en las expresiones del amor que tienen origen divino y transforman ese sentimiento en conflicto, en reacción, generando dificultad de comportamiento y de crecimiento emocional.

Lentamente pues, el amor rompe las amarras en que se encuentra detenido y se expresa a través de incontables recursos que terminan por comandar las aspiraciones, las palabras y los actos de las criaturas.

Leer más

En reconocimiento y confianza

Señor:

Somos aquellos trabajadores de última hora, necesitados de Tu cariño y de Tu compasión. Estamos dispuestos a la labor del bien, no obstante nos encontramos en la dependencia de muchos factores que proceden del pasado espiritual. Tu prometiste que, en el momento en que dos o más personas se reúnen en Tu nombre, Tú te harías presente entre ellas. Henos aquí, entrelazando emociones, procurando el camino seguro para llegar a la fuente inexorable de Tu misericordia.

Compañero sublime, que nunca nos dejas a solas. Vivenciando Tu mensaje conforme a nuestras limitaciones, aguardamos que Tu condición de Pastor nos lleve al divino aprisco aunque nuestra retentiva siga en la retaguardia.

Leer más

El miedo y sus varios aspectos

El instinto de conservación de la vida induce al individuo a mantener recelos en torno a todo cuanto le es desconocido, que se le presenta como amenazador.

La necesidad de seguridad, teniendo en vista la propia y la sobrevivencia de la prole, induce al miedo de las ocurrencias imprevistas, que se pueden presentar de manera desastrosa. Sin embargo, ese fenómeno se encuentra ínsito en la criatura humana como consecuencia de las experiencias anteriormente vivenciadas, otros tipos de miedo se presentan como resultado de trastornos psicológicos, de atavismos ancestrales, de ansiedades mal contenidos, de convivencias perturbadoras. De ese modo, se manifiesta de forma normal o patológica, cuando, en el último caso, se experimentan alteraciones emocionales y físicas que conducen al pavor, responsable de graves consecuencias en el comportamiento.

Leer más

Conflictos de culpa y de vergüenza

Dos factores esenciales se hacen responsables por la conducta mórbida de quien carga culpa y siente vergüenza de ser humano, de presentarse conforme se encuentra, y no consonante a la fantasía mental al respecto de cómo le gustaría estar.

El esfuerzo por la evolución es continuo y marcado por experiencias de variada orden, que constituyen conquistas libertadoras. El primero de ellos es al respecto de los registros en el inconsciente profundo, resultantes de comportamientos inadecuados o destructivos en otras existencias o en la actual, que encarcelan al ser en reminiscencias perturbadoras que se encuentran actuantes. En ese caso, sentimientos controvertidos se mezclan en los procesos normales de las actividades patológicas, generando situaciones de desconfianza y rebeldía, resentimientos e inseguridad.

Leer más

Sentimientos tumultuosos

Conflictos de culpa y de vergüenza. El miedo y sus varios aspectos. Falta de amor.

Los sentimientos son conquistas paulatinas del ser humano, que los desarrolla conforme los factores ancestrales que predominan en su naturaleza, en la condición de herencia genética y por consecuencia de las condiciones ambientales: familia, educación, sociedad.

Afirman algunos psicólogos que la heredietariedad responde siempre por la criatura, sus actos, su existencia, todo cuanto le acontece internamente en el área de la salud física, emocional – en el comportamiento – y psíquica.

En algunos casos, indudablemente se encuentran con razón, no cuando consideran que los condicionamientos sociales y la educación en casi nada contribuyen para alterar el cuadro anteriormente definido por los códigos genéticos. Sin duda, el ser humano es resultado de su comportamiento anterior cuando, en existencia pasada, modeló el futuro que lo aguarda.

Leer más