La luz de la oración

Siempre que sea posible báñate con la luz de la oración.

Haz espacios mentales y busca las fuentes de la vida, donde hallarás energías puras y paz.

Todos los santos y místicos que alteraron el ritmo moral de la Humanidad para mejorar, en Oriente como en Occidente, son unánimes en aconsejar la oración como el recurso más eficaz para preservarse o conquistarse la armonía íntima.

Jesús mantenía la convivencia amiga con los discípulos y el pueblo, sin embargo, reservaba momentos para conversar con Dios a través de la oración, exaltando la excelencia de esos coloquios sublimes.

Leer másLa luz de la oración

Encuentro con la verdad

El concepto sobre la verdad es rico de propuestas relativas. Sin embargo, todo cuanto es exacto, real y confiere con la razón puede ser así considerado. Bajo el punto de vista psicológico, sería el comportamiento saludable, emocional, proporcionado de bienestar, de armonía.

La búsqueda del Self de alguna forma, redundará en el encuentro con la verdad, con la Vida en su sentido más profundo, con la iluminación, la liberación de todos los atavismos y complejidades perturbadoras. Para que el encuentro sea legítimo, es necesario que sean elaboradas motivaciones interiores, así como instrumentos de utilizaciones y perspectivas de posibilidades.

Leer másEncuentro con la verdad

Terapia desobsesivas

Conforme se presente el cuadro de alienación, también varían los recursos terapéuticos. Se sabe que el agente es un ser que piensa y actúa movido por una razón que le parece justa, cualquier política de engaño aparente de la honestidad se vuelve ineficaz, aumentando la hostilidad y la tenacidad del perseguidor.

El principal motivo, debe ser el de concentrar todas las atenciones en el enfermo desencarnado, tratándolo con bondad y respeto, aunque no se esté de acuerdo con lo que hace. La principal urgencia es la de conquistar al agente infeliz para la íntima renovación, ya que toda mala acción siempre procede de quien no está bien, por más que éste oculte o disimule los sentimientos y su propio estado.

Leer másTerapia desobsesivas

Indulgencia permanente

Escasea, cada vez más, en el comportamiento humano, la indulgencia. Es relevante para el éxito de la criatura en sí misma y en la relación al prójimo, el pragmatismo negativo de los intereses inmediatos viene, poco a poco, desacreditándola, dejándola al margen. Sin la indulgencia en el hogar, ante actitudes infelices de los familiares o en referencia a sus equívocos, se instala la malevolencia; en la oficina de actividades comerciales, produce la desconfianza; en el trato social propicia el desconfort moral y responde por la competición destructiva…

Intentando sustituirla, las criaturas imprevisoras colocan en los labios la mordacidad en el trato con el semejante, la falsa superioridad, la ofensa frecuente, la hipocresía en imitaciones de tolerancia. La indulgencia para con las faltas ajenas es perfecta comprensión de la propia fragilidad, se refleja en el error de otro, entendiendo que todos necesitan de oportunidad para recuperarse, y facultando sin asumir rígido comportamiento de censor o injustificable postura de benefactor.

Leer másIndulgencia permanente

Reforma intima

La reforma íntima es una lucha constante que el hombre no abandona hasta el fin de su vida. Por ser la imperfección la nota predominante en el hombre miremos algunos requisitos para vencer la imperfección. ¡La reforma intima!

Cuantos poderes, posterga la práctica del mal hasta el momento que las personas vencen esa fuerza insalubre que te empuja para el abismo. Provocada por la perversidad, que campea suelta, actúa en silencio, mediante la oración que te resguarda en la tranquilidad. Instigado por los deseos inferiores, que se propagan estimulados por la onda creciente del erotismo y de la vulgaridad, gasta tus energías excedentes en actividad fraternal. Empujado para el campeonato en la competición, en el área de la violencia, acelera el paso y reflexiona, asumiendo la postura de la resistencia pasiva. Desconsiderado en las ansias nobles de tus sentimientos, cultiva la paciencia y aguarda la bendición del tiempo que todo lo vence. Acusado por la injusticia o sitiado por la calumnia, prosigue con el compromiso abrazado, sin desanimarte, confiando en el valor del bien.

Leer másReforma intima

Necesidad de la culpa

La culpa siempre se graba en el inconsciente como una necesidad de castigo, a través de cuyo mecanismo el ego se libera del delito.

Originada en la conceptuación ancestral de pecado – herencia atávica del pecado original, que sería la desobediencia de Adán y Eva, los arquetipos ancestrales del ser humano, al respecto del Árbol de la sabiduría del Bien y del Mal – ha sido, a través del proceso de la evolución, un agente cruel punitivo, que viene desequilibrando su mecanismo psicológico. De ese modo, la consciencia de culpa se torna tortura lúcida o no para la emocional, generando tormentos que podrían ser evitados si otros procesos hubiesen sido elaborados para facultar la reparación del error. Por eso mismo, en vez de pecado o culpa, surgen el concepto de responsabilidad, mediante la cual la cosecha se deriva de la siembra, sin ninguna expresión castradora del discernimiento ni fatalista del sufrimiento. No obstante, el consentimiento con esa contribución psicoterapéutica valiosa, la culpa lúcida, bien absorbida, se transforma en elemento positivo en lo que toca al acontecimiento malogrado.

Leer másNecesidad de la culpa

He aquí el hombre

Su presencia molestaba. Su pureza y el absoluto desinterés por las nimiedades humanas, Lo habían tornado antipático a los poderosos, y Su autoridad moral aterraba a los débiles que se habían investido de falsa fuerza. A medida que crecía Su realidad entre las personas, más aumentaba la ola de odios y resentimientos contra Él. No se sometía a los dominadores de Roma y de Jerusalén, y no los respetaba porque conocía sus miserias, pero no los combatía. Ellos eran necesarios para sus contemporáneos, que se les asemejaban. Sería breve el curso de Su realización, y Él lo sabía. Por eso, no se detenía ante nada, dando la impresión de que quería que todo sucediera para que llegase Su Muerte, a fin de que triunfase la Vida.

Leer másHe aquí el hombre

Libre Albedrío

A cada momento el Espíritu está haciendo, modificando, renovando su destino. Los pensamientos y los actos son sus agentes importantes, responsables de las alteraciones que le concernirá vivir en el suceder de los días. Y esto es porque a cada acción, le corresponde una reacción equivalente. No obstante el destino feliz que a todos nos está reservado por las leyes divinas, el avanzar, estacionarse en el camino o retrasar el momento de disfrutar, de beneficiarse con la felicidad, depende del ser, de su decisión. Destinado a la gloria espiritual determinismo irreversible, el ser marcha por la senda que más le place, dado que adquirió el discernimiento el libre albedrío.

Leer másLibre Albedrío

La obsesión y el destino de la humanidad

Entrevista con Divaldo Pereira Franco

Diario- Con relación al legado de Freud sobre la sexualidad, el deseo y la histeria…

Divaldo-Para nosotros, Freud, estudiando las cuestiones sexuales, fue uno de los mayores misioneros en el área de la Psiquiatría, pues, penetró en lo más profundo del inconsciente humano. Aunque fue Jung quien interpretó mejor el inconsciente individual y el colectivo. Freud estableció que la raíz de cualquier trastorno del comportamiento era oriunda de determinados desvíos sexuales. Estableció la lívido como fuerza básica de los conflictos del individuo. Para nosotros, él exageró, al considerar al ser humano apenas como un animal sexual. Es la dictadura del sexo.

Leer másLa obsesión y el destino de la humanidad

Sub-personalidad (El problema de los yos)

La psicosíntesis se refiere a la existencia de un yo personal y de un Yo superior, en constante lucha por el dominio de la personalidad. El yo persona es, muchas veces, confundido con la personalidad, siendo él mismo, el punto de autoconsciencia pura, conforme lo define Roberto Assagioli.

Corresponde al ego, al centro de la consciencia individual, diferendo expresivamente de los contenidos de la propia consciencia, tales las sensaciones, los pensamientos, las emociones y sentimientos.

El Yo superior corresponde al Espíritu, al Self, también pudiendo ser denominado como Superconsciente. El yo personal es consciente, sin embargo, deja de tener lucidez, cuando se adormece, cuando se es víctima de un traumatismo craniano y se desfallece, cuando se está en trance natural o bajo acción hipnótica o medicamentosa, reapareciendo cuando del retorno a la consciencia lúcida, que transcurre naturalmente de otro Yo, ciertamente superior, que rige la organización y la actividad de la consciencia.

Leer másSub-personalidad (El problema de los yos)

El incorruptible servidor de la Verdad

Las luchas habían sido arduas, y continuaban con intensidad, a pesar de que el colosal monumento de la Doctrina Espírita estaba concluido. Se habían superado sucesivas etapas desafiantes, repletas de sospechas, descrédito y pesimismo, con insanas y crueles persecuciones.

Se habían superado sucesivas etapas desafiantes, repletas de sospechas, descrédito y pesimismo, con insanas y crueles persecuciones. Calumnias bien urdidas se habían arrojado sobre el Mensaje liberador y sus comunicadores, sin que el desánimo afectara los campos emocionales de la irrestricta confianza en Dios y en sus Embajadores. Redes tendidas por la astucia y la deshonestidad habían sido elaboradas para perjudicar a los devotos obreros que pugnaban por la Era Nueva, pero sin que lograran envolverlos en sus ruinosas tramas. Estuvieron sometidos a todos los riesgos imaginables, pero no abandonaron los ideales ni disminuyeron la potencia de la realización superior.

Leer másEl incorruptible servidor de la Verdad

Autorrealización

El desafío de la autorrealización se radica en el esfuerzo que todo deben emprender mediante el desarrollo de la voluntad, que ejerce preponderancia en cualquier actividad humana. Para ese cometido, es necesario que sea hecho un análisis al respecto de las circunstancias y problemáticas del ser contemporáneo y a los procesos rápidos de transformación y madurez de la personalidad.

El hombre moderno enfrenta la decadencia de los postulados rígidos y absolutos que heredó del pasado, en referencia a los problemas humanos; la diversidad de la conceptuación sobre lo que es realmente ético en relación con el comportamiento psicológico, que abre espacio mental para el entendimiento de la complejidad de los conflictos y la liberación sexual, rompiendo las viejas compuertas de la ignorancia en torno a su legitimidad, entre muchos otros factores, constituyen motivaciones para las fugas espectaculares de la realidad, para el surgimiento de perturbaciones que dominan largas franjas de la emotividad.

Leer másAutorrealización