Relacionamientos con parejas o cónyuges

Los relacionamientos de cualquier naturaleza dependen siempre del nivel de consciencia de aquellos que están involucrados. Habiendo madurez psicológica y comprensión de respeto por el otro, fácilmente se profundiza los sentimientos, manteniéndose admirable comunión de intereses y afinidades, que más se intensifican, a medida que las circunstancias permiten armoniosa convivencia.

Cuando se trata de un relacionamiento que envuelve la comunión sexual y los intereses se mezclan con los deseos de posesión y de placeres hedonista, la convivencia tiende a desmitificar el encantamiento inicial, dando lugar a futuros desintereses, resentimientos y, no es raro, odios y deseos de venganza, lo que es siempre muy lamentable.

Leer más

Relaciones familiares

La familia es el laboratorio de vivencias de las más expresivas que necesita el ser humano, en su proceso de evolución, dado que, en el mismo clan, los individuos son conocidos, no pudiendo disfrazar los valores que los tipifican.

Aceptados o repudiados por motivos que proceden de existencias pasadas, el grupo familiar faculta el romper de los lazos del egoísmo, a fin de que la solidaridad y la legitima fraternidad se desarrollan efusivamente. En el receso de la familia renacen los sentimientos de afinidad o de rechazo que los Espíritus preservan de otros relacionamientos de felicidad o desventurados en reencarnaciones anteriores, refluyendo consciente o inconscientemente como necesidad de liberación de los conflictos, cuando son de esa naturaleza, o intensificación de la afectividad, que predisponen a las manifestaciones más significativas del amor más allá de la esfera doméstica.

Leer más

Relacionamientos humanos

Relacionamientos familiares. Relacionamientos con parejas o cónyuges. Relacionamientos sociales.

Todo proviene de la Unidad y vuelve a la Unidad. El Universo es Uno en su constitución, resultado del Psiquismo Divino, que a todo envuelve y dinamiza.

Las construcciones más complejas son resultado del relacionamiento de las partículas cuyas moléculas se identifican en la misma vibración de fuerza cósmica, siempre constituidas de microformas que se diluyen en la energía primitiva que constituye la Unidad básica.

Se relacionan todos los minerales, cuya fuerza de aglutinación de átomos resulta en la variedad infinita de formas a través de las cuales se presentan, poseyendo una vibración ciclópica y especial. De igual manera, los vegetales se relacionan intensamente, intercambiando vibraciones específicas y pólenes que los fecundan y vitalizan, en cuyo periodo desarrollan espontanea sensibilidad que capta las energías fomentadoras de la vida. El mismo fenómeno se da con los animales, ahora más intensamente en razón de los instintos que los propulsan a los impulsos vitales, sin los cuales se extinguirían, necesitándose recíprocamente, y, al mismo tiempo, preservando con los demás seres vivientes el ecosistema.

Leer más

Liberación del Ego

El restante de los instintos, de los impulsos del deseo y del placer, que proceden del Id exteriorizándose en la formadel Ego, permite el control y la comprobación consciente de la realidad, como herencia de los registros más profundos de la Psique.

Obviamente es resultado de las experiencias variadas de las reencarnaciones pasadas, cuando el ser despertaba en las formas primitivas, a través de las cuales serían desarrolladas los valores y las aptitudes que ahora constituyen sus elementos físicos y psíquicos del proceso evolutivo.

Frente al inmenso periodo de predominancia del instinto como guía del comportamiento hasta el momento en que surgen los pródromos de la razón y del discernimiento, se fijaron los caracteres más fuertes de las sensaciones, facultando campo para el poder – predominancia sobre los especímenes más débiles – y el placer, expreso en la voluptuosidad de los deseos inconscientes.  

Leer más

El Ser humano ante sí mismo

Para que exista una alegría expresiva y saludable en un comportamiento psicológico maduro, es esencial el auto encuentro.

Todas las conquistas del intelecto e incluso del sentimiento que no se integren en el cosmos del ser espiritual, se vuelven adornos de la personalidad sin influencia profunda en la emoción, que puede permanecer con riesgos de inseguridad o de crueldad, de miedo o de resentimiento. Todo conflicto no superado, consciente y emocionalmente, resurge con mascara diversa aprisionado a la misma matriz psicológica.

El inconsciente gobierna al yo consciente a través de automatismos muy bien elaborados durante todo el transcurso socio-antropológico, permaneciendo más en el área del instinto primario repetitivo que en el racional lúcido, bien delineado.

Leer más

Obsesión simple

El fundamento de la vida es el Espíritu, en torno de cuya realidad todo gira y se manifiesta. El temperamento de todo ser, junto a las imposiciones que componen el cuadro de su existencia, es una consecuencia natural de la suma de los valores que transitan por las múltiples reencarnaciones, transfiriéndose desde una a otra etapa carnal.

El Espíritu, programado por el fatalismo de la evolución hacia el progreso que lo conducirá a la perfección relativa, crece bajo la claridad del amor, normalmente estimulado por el aguijón del sufrimiento, que él se proporciona en razón de la rebeldía, como de la insatisfacción, que son las relevantes excrecencias del egoísmo. Al traer el germen de la divina presencia de donde se origina, adquiere mediante las experiencias que le complace vivir, los recursos para progresar, estacionar o retardar el desarrollo de las funciones que le son inherentes, de las cuales no se podrá deshacer por más que lo desee, si cae en la alucinación abrasadora de la desdicha en la que se detenga…

Leer más

Conflictos de los cotidiano

El conflicto personal que viene de la infancia, porque no fue resuelto, se transfiere con aspecto fantasmagórico para el relacionamiento social, que se torna enfermizo, hecho de desconfianza y resentimiento contra las demás personas, para las cuales es transferida la imagen del agresor, buscando a la víctima, de ese modo, huir de todo y de todos aquellos que aparentemente pueden amenazar su integridad física y emocional herida.

Frente al problema el grupo social asume la apariencia del ser lleno de odio que dilaceró sin compasión los sentimientos puros del niño, impidiendo su libertad y amenazándole, en el caso fuese a delatar la infamia de que fue víctima, incluso sin quererlo hacer. Otra consecuencia marcante de ese acto innoble es el miedo de la propia sexualidad, de que pasa a experimentar vergüenza y asco. En la violación de la inocencia y de la libertad hubo desestructuración del concepto de los valores humanos, que están aparentemente representados por los adultos, aquellos que más fácilmente expresan autoridad y comando, direccionamiento y conducta de los grupos sociales.

Leer más

Perfil de Jesús

Especial fue toda su vida. Anunciado por profecías, sueños y ángeles, Él fue esperado por la ansiedad del pueblo, por el orgullo nacional de raza y el despotismo de los dominadores políticos que lo deseaban guerrero arbitrario y apasionado. Cuando el silencio espiritual amenazaba en Israel, Él nació en el anonimato de una noche gentil, en un pesebre, cercado por animales domésticos y asistido por el amor de sus humildes padres, sin más testigos.

Sus primeros visitantes eran amantes de la naturaleza, pastores sencillos, luego seguidos por magos poderosos, en un contraste característico que siempre distinguiría su jornada entre los hombres. En los paisajes de Nazaret Él crecería desconocido, moviéndose entre la carpintería de su padre y las meditaciones en las verdosas campiñas, confundido con otros jóvenes, sin ningún destaque portador de conflictos antes del momento esperado.

Leer más

Encuentro con la armonía

Conflictos de lo cotidiano. El ser humano ante sí mismo. Liberación del Ego.

La infancia es caracterizada por dos cualidades especiales, que son la inocencia y la libertad.

Aunque el Espíritu, en sí mismo, haya experimentado muchas existencias corporales, el estado de infancia es de adquisición de conocimientos, de superación de conflictos antiguos, de preparación para el olvido. En esa fase, en que el proceso de la reencarnación se hace en mayor profundidad, muchos recuerdos planean nebulosas en el área del inconsciente, que lentamente se van apagando, a fin de facultar la adquisición de nuevos y valiosos recursos para el autocrecimiento moral e intelectual.

Leer más

Desconfianza

Ciertamente, un corazón que late con equilibrio es resultado de una conciencia pacificada. Para que tal cosa ocurra es indispensable que el hombre adquiera la sabiduría de la confianza. Gracias a ella, goza de tranquilidad intima, obrando con entereza moral y sin ninguna prevención.

La confianza deriva de una actitud siempre positiva en relación a la vida, a la criatura en sí misma y al prójimo. Educando la voluntad y corrigiendo la óptica para mejor observar los acontecimientos, se logra adquirir la confianza personal que es una forma de seguridad de conducta, eligiendo lo que hacer, como realizarlo y para que ejecutarlo.

Leer más