Precipitación

La precipitación es la responsable de muchos males que afligen al hombre. Un comportamiento ansioso conduce a estados de perturbación que originan sufrimientos perfectamente evitables. Bajo el estigma de la ansiedad, las actitudes son incorrectas, fomentando resultados inadecuados para la edificación interior. Por eso mismo, es imprescindible la práctica de la calma para lograr una actitud armónica frente a las perplejidades que la vida moderna impone. La calma enseña a esperar los resultados de cualquier realización, que no pueden ser anticipados.

El ritmo del tiempo es inalterable y por esta razón los acontecimientos se suceden naturalmente dentro de lapsos que no pueden ser modificados. A instancias de la precipitación, el hombre oye y ve mediante una óptica deformada, que lo perturba más aún, ya que obnubila su discernimiento, precipitándolo en los despeñaderos del infortunio.

Leer másPrecipitación

Sublimación de la función sexual

El sexo, en el ser humano, en razón de su atavismo de instinto básico de la evolución, se constituye un espino clavado en las carnes del alma. Persistente y responsable por la reproducción animal, desempeña un papel fundamental en el complejo mente-cuerpo siendo responsable por incontables patologías psicofísicas y desintegración en el área de la personalidad.

Los estudios cuidadosos de Freud trajeron al conocimiento general los conflictos y torpezas, los tormentos y desaires, las aspiraciones y construcción de lo bello, de lo noble y de lo bueno, como también las tragedias de lo cotidiano que se encuentran enraizadas en el área de la función sexual, por milenios considerada degradante, corruptora, posteriormente pecaminosa e inmunda, recibiendo en todo lugar tratamiento cruel y mereciendo castigos salvajes, por ignorancia de la energía de que es portadora y del alto significado de que se reviste.

Leer másSublimación de la función sexual

Nuevos días

“De ahora en adelante, dijo Jesús, está prohibido amar con ansiedad de ser amado y de servir, con el propósito de recibir pago”. “Los rosales se asomarán por las ventanas de las casas sonriendo con pétalos exuberantes participando de la felicidad doméstica. Y los girasoles llenaran las orillas de las calles y de los campos donde florecen irguiéndose por las grietas de los hogares en fiestas, porque habrá tanta claridad en el refugio domestico que la estrella Solar será confundida con las constelaciones laminosas que explotarán, matizadas, en el reino familiar”

“Estará prohibido, también, que el pastel de la amistad, servido a los invitados, reciba el fermento de la sospechas” “A partir de entonces, ya no será necesario que se hable de justicia con las palabras frías de los códigos humano. Cada uno gozará del discernimiento con el cual respetará todos los derechos ajenos, entregándose a los deberes que a cada uno corresponde realizar.”

Leer másNuevos días

Práctica útil

El conocimiento que no pudiese ser aplicado en beneficio de quien lo posee o de su prójimo, resultaría inútil.

El medicamento cuyas propiedades curativas sean difundidas y no resuelva el problema de la enfermedad, será inocuo. De la misma forma, el Espiritismo no pasaría de ser una bella y vana filosofía, si sus postulados no pudiesen modificar las estructuras morales del hombre, cambiando la vida de la humanidad. Por lo tanto, el efecto más inmediato del conocimiento espirita es la transformación moral del individuo, con su consecuente compromiso en la acción renovadora de la sociedad.

Leer másPráctica útil

Educación y disciplina de la voluntad

La voluntad es una función directamente vinculada al Yo profundo, del cual suceden las variadas expresiones del comportamiento, que no siempre el ego expresa con el equilibrio que sería deseable.

Aun poco elucidada, ha permanecido en un campo neutro de consideraciones, expresándose mediante conceptos que se volvieron mecanismos de conducta, generando, por efecto, más graves consecuencias que beneficios. El primero de ellos es la inhibición, que se adopta mediante la violencia ante sus manifestaciones, como si el individuo estuviese delante de un animal a ser domesticado por el castigo y por el cabestro, impidiéndole de expresarse. El segundo, es el impulso dirigido por medio de la fuerza, como si estuviese tratando de una maquina trabada, que debe ser accionada sin la ayuda del motor, sufriendo empujones de brazos y músculos vigorosos. En uno como en el otro caso, la voluntad se encuentra bajo obligaciones perturbadoras, experimentando comportamientos agresivos que no contribuyen para su fijación, antes la impiden expresarse. Ese fenómeno volitivo se encuentra latente en todos los individuos, aunque algunos declaren que son destituidos de su presencia. Ocurre que, no siempre se procede a la disciplina y educación del acto de querer conforme debe ser realizado.

Leer másEducación y disciplina de la voluntad

Autoidentificación

El auto descubrimiento, resultado de la inmersión en el ser profundo, es meta prioritaria para que sea conseguida la autoidentificación. Se trata de un gran esfuerzo para vencer todo un contingente de imposiciones injustificables, que construirán en el mundo íntimo las máscaras para la convivencia en el grupo social, con lo que se puede vivir, pero de manera incompleta.

Considerándose todo el contingente de mitos que pasaron a habitar el panteón de la imaginación infantil, su influencia se torna mórbida, por ofrecer el exceso de fantasías, de ilusiones, en las cuales el ego se refugia, evitando el contacto con la realidad que parece cruel. En ese contexto del desarrollo emocional, surgen las expresiones de la sexualidad que, no habiendo sido anticipado por lúcidos esclarecimientos, lleva a comportamientos inconscientes de culpa, a viajes mentales imposibles de ser realizadas, los graves tormentos íntimos, que intentan ocultar la normal impuesta por las hormonas del proceso de crecimiento biológico.

Leer másAutoidentificación

Actividades libertadoras

La alegría es el mensaje más inmediato que caracteriza un ser saludable. Cuando se instala, todo el individuo se expresa en un flujo de energía que lo domina, que se mueve de los pies a la cabeza y de ella a la planta de los pies. Hay un continuum de vitalidad que irriga todo el cuerpo, demostrando que se está vivo, sin áreas muertas ni presiones psicológicas inquietadoras.

La infancia es el ejemplo natural de la verdadera alegría. Porque aún no tiene consciencia de culpa, toda ella resplandece en una sonrisa, se entrega a la espontaneidad, exulta en el contacto con las cosas simples, con los pequeños animales, con los juguetes, y hasta incluso con ocurrencias peligrosas. Se diría que esa actitud es resultado de la inocencia.

Leer másActividades libertadoras

Renovación vida y esperanza

Por muy grandes que sean los dolores, se ha de mirar desde la perspectiva, de que La Bondad Divina ubica la existencia del ser para que la vida renueve su esperanza. Todo es servicio, en todas partes. El tiempo trae la oportunidad de este día, mañana será el minuto portador para la gran transición, que la muerte impone ineludiblemente tanto a los justos como a los injustos… y en la gran transición el bien que se ha hecho muchas veces sobreponiéndote a sacrificios y tinieblas, será el roció fecundador después de la nube, el agua pura filtrada por la piedra, la rama lozana que se destaca del lodo y el fruto sabroso de un tronco desgarrado.

Leer másRenovación vida y esperanza

La tragedia del resentimiento

Las presiones psicosociales, socioemocionales, económicas y de otros orígenes generan disturbios variados, en los cuales se sumerge un amplio sector de la sociedad. Las presiones provocan miedo, ansiedad, amargura, desorganizan el sistema nervioso de los seres humanos, conduciéndolos a neurosis profundas que, casi siempre somatizadas, son responsables por enfermedades alérgicas, digestivas, del metabolismo en general, facilitando el inicio de procesos degenerativos.

Los hombres con temperamentos frágiles, bajo presión, buscan realizar mecanismos de fuga, cayendo en estados fóbicos y depresivos o recurren a la violencia como una forma de afirmarse y defender su personalidad.

Leer másLa tragedia del resentimiento

Sexolatría

Freud, con mucho acierto, descubrió en el deseo sexual la respuesta para muchos trastornos psicológicos y físicos, psiquiátricos y comportamentales que afligen al ser humano.

Basándose en las herencias antropológicas, el insigne maestro vienense estableció los paradigmas del psicoanálisis, fundamentados en los mecanismos del sexo y toda su gama de conflictos no exteriorizados.

Examinando la sociedad como víctima de la castración religiosa ancestral, consecuente de las inhibiciones, frustraciones y perturbaciones de sus líderes que, a través de mecanismos prohibitivos para el intercambio sexual, lo condenaban como instrumento de sordidez, abominación y pecado, tuvo el valor intelectual y científico de levantar la bandera de la liberación, demostrando que el problema se encuentra más en la mente del individuo que en el acto propiamente dicho.

Leer másSexolatría