Como deben conducirse las esposas

Buenas tardes: Dios nos bendiga a todos, hermanas y hermanos. Os doy la bienvenida a todos y muy especialmente a vosotras, porque siempre la presencia femenina adorna el ambiente, anima el espíritu, mueve el sentimiento y afirma la hermandad y la armonía que debe reinar en estas reuniones.

Todo es consecuencia de que en vuestras almas anida la virtud y la tolerancia para las faltas de los demás. Casi siempre sois protagonistas de hechos que dejan rasgos de luminosidad, aunque en ellos actúe alguna presión egoísta que está muy justificada por vuestra sensibilidad de esposas y madres que desean lo mejor para ellos. Hagamos un parangón de estos rasgos que distinguen a la mujer, con una singular planta:

Nace una bella, fragante y vigorosa planta, que es el sentimiento. Al crecer, empieza a ramificarse, que son las irradiaciones que el sentimiento emite por doquier. En el final de las ramificaciones comienza a formarse una flor. Seguir leyendo “Como deben conducirse las esposas”

La libertad

El alcance posible de la vida, el ser realizándose por la conciencia crítica, observando, interactuando, participando, siendo el mismo. Al alma percibiendo, imaginando, haciendo esfuerzos, ingresando en la academia del conocimiento, de la sabiduría. El silencio, la frecuencia espiritual, el mensaje latente, la sensibilidad para alcanzar la eternidad. La escolaridad de la tierra, los contactos, la interacción, las dificultades, las pruebas, lo aprendido, las valoraciones, la forja del dolor, la transformación moral. El estudio, la pesquisa, la disciplina, el vencer el analfabetismo, el miedo, lo desconocido, el ser haciendo identidad. La verdad, los caminos tortuosos, las experiencias, los llamamientos, el material y lo espiritual, la calidad y la cantidad, la visión mayor de la vida. La caridad, las necesidades humanas, la decadencia, el sufrimiento, las manos extendidas, el amor, la sobriedad, el hombre haciendo el camino de la evolución. Seguir leyendo “La libertad”

Autocritica de un reformador

Guárdeos Dios, hermanos: Se me ha permitido venir a vosotros para referiros una fase de una vida mía, la cual dejó huella imperecedera entre la humanidad, porque los grandes acontecimientos de la tierra se perpetúan y se transmiten de generación en generación, cuando están basados en las verdades religiosas, científicas o artísticas. Sabéis que está decretado que el hombre muera y después sea juzgado, y yo pregunto: ¿Qué nos pasa a todos una o dos horas después de haber «muerto»? ¿Qué hace el espíritu? ¿Cómo se desenvuelve? ¿Cómo actúa para desembarazarse de la nebulosa que le envuelve y poder definirse a sí mismo? Vosotros y nosotros conocemos que esta situación varía en armonía con la conducta llevada a cabo en aquella encarnación. Os voy a contar la mía, si no os resulta insustancial y monótona.

—No, hermano, te oiremos con mucho gusto.

—Encarné en épocas turbulentas, confusiones políticas, enfrentamientos de ideas, anormalidades de gran volumen en las religiones. Predominaba por doquier la injusticia y la tiranía de los poderosos hacia los débiles. Seguir leyendo “Autocritica de un reformador”

La disciplina es acción

No debemos dejar que el problema que nos aflige, nos llene, tomando todos los momentos de nuestra existencia. Pues si tal acontece, estaremos perdiendo nuestro propio dominio como persona, como ser racional, debilitándonos mental, emotiva, física y, lo más grave, espiritualmente.

El más poderoso factor para la resolución de cualquier problema es tener certeza de la existencia de Dios, de la inmortalidad del espíritu, saber bien como discernir lo cierto de lo errado, no entregándose a la ira, los deseos de venganza, la ingratitud, la envidia, los celos. Seguir leyendo “La disciplina es acción”

La caridad es amor

Queridísimos hermanos: La Paz de Dios y el amor de Jesús sea con nosotros.

Os hemos hablado en otras ocasiones de las excelencias de la plegaria. Hoy os vamos a dirigir unas palabras para exaltar otras de las virtudes que adornan a las almas: la caridad y el amor. Cuando el ser práctica la caridad y siente en lo más profundo de su alma el amor a todo y a todos, se sublimiza y emite radiaciones que llegan a las regiones celestes más elevadas, impregnándose de luz y de bienestar incomparables. Seguir leyendo “La caridad es amor”

La esperanza

Yo me llamo la Esperanza; sonrío a vuestra entrada en la vida; yo os sigo paso a paso, y no os dejo sino en los mundos donde se realizan, para vosotros, las promesas de felicidad que oís, sin cesar, murmurar a vuestros oídos. Yo soy vuestra fiel amiga; no rechacéis mis inspiraciones: yo soy la Esperanza.

Soy yo quien canta por la voz del ruiseñor y que lanza a los ecos de las florestas esas notas de lamento y cadenciosas que os hacen soñar con los cielos: soy yo quien inspira a la golondrina el deseo de calentar sus amores al abrigo de vuestras moradas; yo juego en la brisa leve que acaricia vuestros cabellos; yo derramo a vuestros pies los perfumes suaves de las flores de vuestros canteros, ¡y es con dificultad que dais un pensamiento a esta amiga que os es tan dedicada! No la repeléis: es la Esperanza. Seguir leyendo “La esperanza”

Emocionante historia de un marino

-Buenas noches en el nombre de Dios. Sabéis, hermanos, que cuando os reunís con los elevados propósitos que lo hacéis vienen a oíros y oírnos infinidad de seres del espacio que están sedientos de conocer y estudiar las inspiradas palabras que Dios pone en boca de sus hijos. Ese es el caso de esta noche. Entre los muchos de estos hermanos que asisten esta noche hay uno que tiene algo de luz, de sabiduría y mucho de fe y entendimiento, que os suplica hagáis la caridad de oírle unos momentos, ya que lo que os quiere contar está relacionado con el estudio del poder de la intuición y la plegaria que estabais desarrollando. Seguir leyendo “Emocionante historia de un marino”

La fe en los momentos difíciles

Es arduo, difícil, resolver los problemas que se presentan delante del ser humano de hoy. Sin embargo, no debemos olvidar que la solución no sobrepasa nunca la capacidad crítica del hombre.

Fue en los tiempos de incertezas, angustias, que se registraron en la historia humana las más notables realizaciones.

El valor educativo es terapéutico, el trabajo es innegable, representa la fuerza del equilibrio del hombre en lo social, en lo político, en lo económico, en lo cultural y en lo espiritual. Seguir leyendo “La fe en los momentos difíciles”

Es una obligación propagar la verdad

Queridos hermanos: Yo me permitiría haceros unas observaciones, siempre atenuadas, para que vosotros, si a bien os parece, las tengáis presentes en vuestras actuaciones: Lo que hayáis obtenido en estas comunicaciones, de ningún modo y en lugar alguno, regatearlo al conocimiento de los demás, pero en todo momento prudencial y metodizadamente según el dictado de vuestra conciencia. Seguir leyendo “Es una obligación propagar la verdad”

Como deben dirigirse las plegarias al Padre

-Dios nos guarde a todos y nos perdone si no fuésemos dignos de Su bendición.

-Hemos estado oyendo atentamente el artículo que habéis leído sobre el modo de pedir a Dios en favor de la humanidad, mediante oraciones literales, etc. Nosotros tenemos la buena costumbre de sacar de todas las cosas lo bueno que tienen y aconsejaros, si hubiese lugar, lo que creemos más beneficioso. Seguir leyendo “Como deben dirigirse las plegarias al Padre”

El principio espiritual y fisiológico del superhombre lo poseemos todos

-Que la luz del Todopoderoso ilumine nuestras inteligencias para que podamos coordinar y dar luz a nuestras sencillas y humildes palabras.

La vida espiritual es siempre un oído muy atento a todo cuanto hacéis, pronunciáis y a veces pensáis. Por ello siempre nos congratula que tengáis ánimo, fervor y el prurito de querer saber, porque esas condiciones naturales en vosotros os elevan, dan fuerza adquisitiva al espíritu, apuntáis la imaginación hacia temas que debéis analizar y aprender firmemente. Seguir leyendo “El principio espiritual y fisiológico del superhombre lo poseemos todos”

Emocionadas palabras de aliento

Emocionadas palabras de aliento y apoyo a cuantos en perfecta unión elevan sus pensamientos a Dios.

Por el grupo se entabla una animada charla, en la que se exponen algunas de las leyes de Dios, cuyos alcances y perfección se tratan de analizar. En tan homogéneo ambiente, el médium cae en trance inopinadamente, y dice, con gran emoción:

– ¡¡Arriba, arriba, vuestros pensamientos se proyectan en el infinito y hacen impacto allí donde se grava e imprime todo lo que es perfección, estudio y anhelo de superación!! Seguir leyendo “Emocionadas palabras de aliento”

Navegación de entradas

1 2 3 4 7 8 9
Volver arriba