El cuarto Rey mago

Preciosa esta historia para los niños y también para los mayores.

Cuenta una leyenda rusa que fueron cuatro los Reyes Magos. Luego de haber visto la estrella en el oriente, partieron juntos llevando cada uno sus regalos de oro, incienso y mirra. El cuarto llevaba vino y aceite en gran cantidad, cargado todo en los lomos de sus burritos. Luego de varios días de camino se internaron en el desierto.

Leer más

El tren equivocado

Un conductor ferroviario una mañana comenzó su trabajo como de costumbre, cuando se encontró con una situación anormal. El primer pasajero que se montó en el tren tenía el boleto equivocado.

«Lo siento mucho señor», dijo el conductor, «pero usted está en el tren equivocado. Tendrá que cambiar de tren en la próxima estación».

Leer más

El Modelo Perfecto

No esté inquieto, querido hermano,
vence la incerteza con la paz en el corazón.

No esté insegura, querida hermana,
en el Espiritismo esta la fe Cristiana.

No guarde penas, ni odie a nadie,
solo es feliz quien vive para el bien al semejante.

Ayude siempre, sea tolerante,
jamás regrese al insulto ignorante.

Leer más

El Sueño de Lutero

Cuéntase que cierta vez Lutero soñaba que: Se hallaba en los umbrales de los tabernáculos externos. Interrogó entonces, impaciente, al ángel de la guarda que allí estaba:

-¿Están allí los protestantes?

-No, aquí no se encuentra, ni siquiera un protestante.

-¿Qué me dices? ¿! Los protestantes no alcanzaron la salvación, mediante la sangre de Cristo?!

Leer más

El sabio y el turista

Se cuenta que en el siglo pasado, un turista americano fue a la ciudad de El Cairo con la finalidad de visitar a un famoso sabio. El turista se sorprendió al ver que el sabio vivía en un cuartito muy simple y lleno de libros.

Las únicas piezas de mobiliario eran una cama, una mesa y un banco.

–¿Dónde están sus muebles?–preguntó el turista.

Leer más

El Regalo

Era el día del cumpleaños de la madre de Rogerio. Él salió de su casa, temprano, a fin de buscar un regalo para darle a ella. En el camino, Rogerio encontró a Doña Gallina y le dijo:

– ¡Buen día, Doña Gallina!

– ¡Buen día, Rogerio!. ¿En que puedo servirte ?

– ¿La Señora no tendría alguna cosa que yo pudiera darle a mamá? Hoy es su cumpleaños.

Leer más

Falsas señales de santidad

Un hombre decidió buscar a un maestro de quien poder aprender tanto de su conocimiento como de su ejemplo.

Un amigo se enteró de sus intenciones y se prestó a ayudarlo:

-Yo conozco a un hombre santo que vive en la montaña; si quieres, te acompañaré a visitarlo.

Ambos iniciaron el camino en medio de una nevada y, a media jornada, se sentaron a descansar al lado de una fuente. El buscador preguntó a su amigo:

Leer más

Cuando no se entiende la enseñanza

Un maestro se dirigió a un discípulo y le dijo:

-Ve al claro del bosque, saca la enseñanza de la escena que contemplarás y en adelante actúa en consecuencia.

Hacia allí se encaminó el discípulo y, efectivamente, pudo observar a un lobo que estaba tumbado con las patas rotas. Minutos después, vio cómo un tigre se acercaba al lobo con una pieza recién cobrada. Después de que el rey de la jungla se alimentara, dejó comer al animal lisiado un buen pedazo de carne sobrante.

Leer más

El buscador

Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador. Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que encuentra. Tampoco ese alguien que sabe lo que está buscando. Es simplemente para quien su vida es una búsqueda.

Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención. Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña de madera lustrada…

Leer más